Luis Núñez: "Los pacientes con obesidad o sobrepeso requieren más ventilación mecánica"

Ocho de cada diez pacientes que ingresaron a CTI durante el mes de abril por covid-19 eran obesos, según información recopilada por la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI). Sobre el tema conversamos con el dirigente de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva, Luis Núñez.

Pacientes con obesidad o sobrepeso

Los datos se mantienen. Es una situación que se viene repitiendo en la mayoría sobre todo con los pacientes menores de 50 años, que vemos con más frecuencia de casos de covid grave con sobrepeso o obesidad.

En realidad hemos visto de todo. En principio y lo que más llama la atención y hay que tener en cuenta, pacientes con un sobrepeso que no llega a un rango de obesidad y solo con esa morbilidad ya es un factor de riesgo. Cuando bajamos a grados más severos a una obesidad mórbida ahí si son pacientes más graves y bastante más difícil el manejo en general. La oxigenación y las medidas farmacológicas que se pueden manejar son más complicadas.

Variante P1

Se juntan dos cosas, primero que la población más joven y la más afectada, sobre todo los menores de 50 años, la población que no está toda inmunizada en su mayoría. Eso se le suma que la variante P1 tiene más afectación en esta población y sobre todo también se ha visto que tiene más afectación en pacientes con sobrepeso o obesidad, eso se junta y se agrava la situación del paciente.

Afectación

Hay algunas que se manejan como teoría y hay otras que están comprobadas. Es claro que es un factor de riesgo tras múltiples de estudios. Van desde una predisposición de infección respiratoria más severa, eso se ha visto en varias inspecciones de áreas. Si el paciente por un lado es más propenso a una modificación en sus defensas, en el sentido de que son menos efectivas para convertir la infección viral, pero paradójicamente tienen una reacción inflamatoria mucho más severa, o sea, no combaten bien el virus y eso le genera más daño, más que nada a nivel pulmonar.

También hay problemas al momento de la ventilación, son pacientes que requieren más ventilación mecánica que el resto de la población, son más difíciles de ventilar por la anatomía del cuerpo. Es más difícil de poder adaptarlos a un respirador para que se entienda. Por otro lado, en muchos casos es difícil poder entubar a estos pacientes. La obesidad es un factor de riesgo para estos mecanismos y los dificulta. Hemos tenido varias situaciones de dificultades en entubaciones de estos pacientes.

Llegada de los pacientes

Son pacientes que tiene, requieren más ventilación mecánica que el resto. Son propensos a hacer cuadros muchos más graves. Agregan otras lesiones en otros órganos y hay que tener en cuenta, que mucha de la población obesa asocia a otras comorbilidades como la diabetes y determina un pronóstico más adverso.

Hemos vistos pacientes que pensando porque siendo joven termina con un cuadro de covid grave, lo único que vemos es por el sobrepeso. Es llamativo que muchos pacientes con solo sobrepeso ya ingresan a las unidades de cuidados intensivos.

Vacunación

Sin dudas podría incidir, a medida que van pasando la pandemia vamos encontrando y esto ha ido variando. El tema es que ver la logística de la cantidad de vacunas que hayan disponibles y ver dentro de todas las poblaciones que deben ser priorizadas cuál sería la con más prioridad. En condiciones ideales sería una población para inmunizar, sin dudas. Es mucho más difícil ubicar a estos pacientes que pacientes con patologías más reconocidas como la diabetes.

La mayoría de los pacientes que ingresan a CTI no están inmunizados. Eso es lo que predomina. Los que ingresan con alguna dosis de la vacuna o ingresan con una sola dosis, sabemos que no es suficiente para la inmunidad completa, hemos tenido con dos dosis, pero muy a pocos días del ingreso de CTI, o sea, que no se llegó a desarrollar la inmunidad en el paciente.

Moverse, hacer actividades físicas dentro la casa, comer solo cuando haya apetito y en porciones chicas son consejos para evitar que el aislamiento genere sobrepeso

La ansiedad puede llevar a comer en exceso alimentos de baja calidad.

Algunos aprovechan el confinamiento para alimentarse mejor o moverse, porque cuentan con un tiempo que antes no tenían.

Pero la mayoría parece ir por el camino contrario. Eso no es extraño, porque es un hecho que no se pude separar de lo emocional.

El primer consejo es diferenciar el apetito, del aburrimiento o la ansiedad.

El segundo es hacer alguna actividad dentro de la casa.

A la hora de comer, es mejor hacerlo despacio, en porciones chicas de cosas que nos gusten.

Se recomienda también comer en platos más chicos, y no llevar la fuente a la mesa.

El 39 % de los escolares uruguayos tiene sobrepeso y obesidad

Según un estudio llevado adelante por el Consejo de Primaria, los niños uruguayos consumen demasiados azúcares y sodio.

ANEP  lleva adelante una evaluación del estado nutricional de los escolares uruguayos de centros públicos y privados. Para esto se midió peso, estatura y circunferencia de la cintura en casi 5 mil niños de inicial 4 años, segundo y quinto año. Los resultados mostraron sobrepeso u obesidad en el 39 % de los casos.

"Casi el 40 % de los niños tienen obesidad o sobrepeso a partir de los cinco años. Este porcentaje es aún más alto en niños que asisten a instituciones privadas. Se diferencia entre un 17 % de obesidad y un 22 % de sobrepeso. Comienza tempranamente porque también hay un 10 % menores de cinco años que tienen sobrepeso", explicó Héctor Florit, consejero de Primaria.

En las escuelas públicas, Primaria lleva adelante un Programa de Alimentación Escolar que se ocupa de darle hasta tres comidas diarias a niños de escuelas de todo el país. Los colegios privados tienen autonomía en la implementación de sus programas alimentarios.

"Tiene un gran peso la ingesta doméstica y la que se provee en el Programa de Alimentación Escolar tiene impacto fundamentalmente en las escuelas de tiempo completo, donde los niños consumen tres ingestas diarias. Ahí se aprecia la escuela como un factor de salud y educación en lo que hace a hábitos alimentarios", sentenció Florit.

El foco del problema no está en la malnutrición de los escolares por falta de alimentos, sino en el exceso. El escaso consumo de frutas y verduras tiene como consecuencia un bajo aporte de fibras, que se agrava por un alto consumo de productos ultraprocesados y con exceso de azúcar, sodio y ácidos grasos. Por eso la alfabetización nutricional es parte del programa escolar.

"Construir una cultura alternativa al hábito familiar del pan con grasa, de la manteca, del exceso de sales y de ese porcentaje de alimentos híper azucarados que hace que el consumo de azúcar prácticamente duplique las recomendaciones", agregó Florit.

Una empresa uruguaya desarrolló un fármaco que permite quemar el exceso de calorías consumidas en la alimentación

El proyecto está entrando en la fase de testeo en humanos y permitiría combatir la obesidad y las enfermedades asociadas, como la diabetes.

Ya hay grandes laboratorios que muestran interés en el proyecto pero sus creadores quieren asegurarse de que no lo compren para evitar que llegue al público.

De los anti inflamatorios no convencionales que desarrolla Eolo Pharma, el más avanzado de ellos se administraría por vía oral y permitiría quemar el exceso de calorías, lo que ayudaría a prevenir las enfermedades vinculadas a la obesidad.

"Un ser humano cualquiera que come más calorías de las necesarias para su edad y empieza a desarrollar sobre peso u obesidad, en el caso que lo hiciera tomando este compuesto podría consumir ese exceso de calorías y el compuesto en vez de hacer que esas calorías se acumulen bajo forma de grasa, lo que hacen es que se gasten por producción de calor. Eventualmente evitamos que el paciente aumente de peso, que genere obesidad y sobre todo que aparezcan las complicaciones metabólicas de la obesidad", explicó Carlos Batthyany, de Eolo Pharma.

El exceso de temperatura que se genera al quemar calorías durante el proceso no produce alteraciones al usuario: "El paciente no tiene fiebre, lo que tiene es un aumento de la temperatura en la superficie del cuerpo. De hecho, los pacientes que son obesos son normalmente más acalorados que los que no son obesos. Esto lo que hace es aumentar un poco la sensación, pero no genera disconfort".

Hace tiempo realizan pruebas en animales y estudios que ahora continúan en el exterior, con preparación de fases previas al testeo en humanos. Si bien faltan al menos cinco años para que el compuesto llegue al mercado, hay inversores interesados que fomentan el proyecto.

Hay más personas con sobrepeso y obesidad que con hambre a nivel mundial

Conocimos la historia de Diego, que venció su obesidad y es instructor de fitness, y hablamos de esto con Ximena Moratorio, responsable del área de Nutrición del MSP.

Nancy Pazos presenta el libro "La Balanza Hormonal": "Somos lo que comemos", reflexiona tras haber bajado 25 kilos a sus 50 años

“La realidad de la Argentina de hoy es muy pesada, viene en una decadencia terrible”, reflexiona la periodista y conductora argentina.

Sinopsis

Nancy Pazos llegó al consultorio de la doctora Sandra Molocznik cuando ya había curado su espíritu, pero estaba envuelta en un envase hecho añicos. Encontró en ella no solo a una médica sensata y honesta, sino también a una mujer de mente abierta y sagaz.

Una profesional, con formación revalidada en Estados Unidos, que combina la medicina convencional de vanguardia con la terapia nutricional para impulsar cambios en los estilos de vida de sus pacientes, a quienes atiende en sus consultorios de EE. UU. y Puerto Madero. ¿Cómo, entonces, no invitarla a escribir un libro, este que tenés en las manos?

En La Balanza Hormonal, Sandra Molocznik habla con palabras sencillas de temas complejos como la menopausia y la andropausia, y de cómo funcionan verdaderamente las dietas. Pone el foco en el equilibrio de nuestro aparato digestivo, donde se encuentra el 70% del sistema inmune. E insiste en que no son las personas las que deben adaptarse a las dietas, sino las dietas a las personas.

Si querés encontrar la mejor versión de vos misma y reenamorarte de tu ser, no dudes en hacer de La Balanza Hormonal tu compañero de ruta.

El Ministerio de Salud Pública realizará una campaña para promover la alimentación saludable

El objetivo es sensibilizar a la población para que cambie los hábitos que provocan los altos porcentajes de sobrepeso y obesidad.

La campaña consta de once mensajes que están incluidos en la Guía Alimentaria para población uruguaya.

Busca revertir problemas nutricionales y comportamientos, haciendo énfasis en algunos puntos claves.

"Tienen que ver con disfrutar de la comida, comer despacio, darle un lugar a cada uno de los tiempos de comida, preferir los elementos naturales, cocinar, realizar actividad física, ser críticos con los mensajes publicitarios sobre alimentación. También cambios específicos como preferir siempre el agua, incluir en todas las comidas frutas y verduras, elegir grasas de buena calidad, incluir el pescado una vez a la samana y disminuir el azúcar y la sal", explicó la Lic. Ximena Moratorio, directora de Nutrición del Ministerio de Salud Pública.

La malnutrición en exceso genera sobrepeso y obesidad. En Uruguay lo padecen el 10% de los niños en su primera infancia, el 27% de los adolescentes, el 38% de los adultos jóvenes y el 65% de los adultos.

La campaña se completará más sobre fin de año para anunciar el inicio del etiquetado frontal de alimentos con alto contenido de grasa, azúcar y sodio.

Héctor Florit aseguró que las escuelas cumplen con el protocolo de alimentación saludable

El consejero de Primaria dijo que la alimentación saludable de los niños requiere un cambio cultural que es lento.

250.000 niños se alimentan en los comedores escolares. Allí se cumple con las indicaciones de la ley sobre alimentación saludable. Primaria integró la comisión que elaboró el proyecto.

En tanto a las familias de los niños se las exhorta a evitar productos excesivamente procesados, con exceso de azúcar o grasa.

El consejero de Primaria Héctor Florit dijo que "es un cambio cultural que va a ser lento".

Sobrepeso, alimentación y mente: las claves Pedro Grez para tratar la obesidad y la propuesta del libro "Los mitos me tienen gordo y enfermo"

“Miles de personas pasaron por mi método en Chile y lograron revertir la obesidad”, afirmó el escritor chileno que creó una nueva manera de crear dieta. Además, hablamos con el cardiólogo Fernando Siola.

Los mitos me tienen gordo y enfermo

Te han dicho que para bajar de peso hay que contar calorías, comer menos y hacer más ejercicios aeróbicos? ¿Crees que hay que evitar la grasa, porque engorda? ¿Y si todas estas recomendaciones fueran en realidad “mitos” y no verdades?
Este libro no es una nueva dieta. Este libro es un viaje. El viaje que hizo José Pedro junto con un misterioso acompañante para descubrir qué hay de cierto en lo que nos recomiendan para, supuestamente, bajar de peso y lo que realmente hay que hacer, o, mejor dicho, lo que hizo para lograr su objetivo: eliminar el exceso de grasa corporal sin rebote y mejorar sus indicadores de salud.
¿Estás haciendo dieta y no sientes ninguna mejoría? Este libro puede ser el viaje que cambiará tu vida.

Cuatro de cada diez niños de 10 años caminan menos de cinco cuadras diarias y consume bebidas azucaradas más de tres veces por semana

Dos estudios de la Facultad de Medicina confirman que la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños de 10 años es muy preocupante.

El 93 % de los niños de 10 años están sentados seis o más horas por día. El 30 % supera las 10 horas. El 64 % de los menores realiza menos de cuatro horas semanales de actividad física y cuatro de cada diez camina menos de cinco cuadras diarias.

Esos datos fueron obtenidos por un estudio realizado por la Facultad de Medicina, al que accedió Telemundo. Fueron analizados 318 niños de diez años de escuelas públicas y privadas de Montevideo y Rivera. El informe encontró una asociación entre el consumo de alimentos hipercalóricos y la menor actividad física con el desarrollo del sobrepeso y la obesidad.

Del informe se desprende que el 60 % de los niños de los niños de 10 años come galletitas, bizcochos, snacks, golosinas y dulces tres o más veces por semana.

En un segundo estudio participaron 464 niños de 15 escuelas de Montevideo y todas las de Libertad y San José de Mayo.

Ambos estudios confirmaron que más de la mitad toma bebidas azucaradas de forma frecuente o muy frecuente. El 40 % las consume entre 3 y 7 veces por semana y el 20% más de siete veces. Una bebida de 600 mililitros equivale a ingerir 12 cucharaditas de azúcar y más de 250 calorías.

Las investigadoras advierten que son “cifras preocupantes” porque este tipo de alimentos presentan gran cantidad de calorías su consumo facilita la acumulación de grasa corporal.

Por esa razón, cuatro de cada diez de los niños uruguayos que participaron tienen sobrepeso u obesidad.

“La prevalencia de sobrepeso y obesidad que demostró el presente estudio fue muy elevada, alcanzando un leve incremento con respecto a los últimos valores dados a conocer”, concluye uno de los informes.

Esas cifras ubican a Uruguay en uno de los primeros lugares de América Latina en obesidad infantil, que se relaciona con la mayor incidencia de enfermedades crónicas no transmisibles en la edad adulta.

Pese a las presiones de la industria, Salud Pública asegura que concretará su proyecto de etiquetado de alimentos

Octágonos negros con letras blancas advertirán los altos contenidos de azúcar, sal y grasa.

La merienda saludable que se promovió en las escuelas fue, por lo menos, insuficiente. En Uruguay la obesidad ha ido en aumento y la hipertensión ya es también una enfermedad presente en la niñez.

“Estamos muy preocupados por un problema de salud que hay en nuestro país, con cifras casi del 60 % en nuestra población adulta, que tienen obesidad o sobrepeso. Y una cosa muy preocupante es que el 40 % de los niños tiene algún nivel de sobrepeso y obesidad asociado a cifras cada vez más precoces de hipertensión arterial”, afirmó la subsecretaria de Salud Pública, Cristina Lustemberg.

En tanto, en el mercado resulta difícil identificar los productos saludables. “A veces la etiqueta dice carbohidratos, pero no aclara si es harina, azúcar u otro cereal”, apuntaron desde la Asociación Uruguaya de Nutricionistas.

Además, productos que se promocionan como saludables, en realidad no lo son. “Se hizo un estudio de 1.200 productos registrados en la Intendencia de Montevideo: el 95 % tenían agregados en exceso de grasas, sal y azúcar”, se agregó.

En este sentido, Salud Pública considera imperioso legislar sobre el etiquetado de alimentos, pese a las rispideces que se puedan generar con la industria alimenticia.

Como el caso de Chile, los envases tendrán figuras negras que en letras blancas advertirán los altos contenidos de sal, azúcar y grasa.

El 40 % de los escolares sufre sobrepeso y el 14 % tiene presión alta

Las autoridades sanitarias ven como una prioridad que los adultos sean conscientes sobre el alto consumo de azúcar y grasas que tienen los niños.

El 40 % de los escolares sufre sobrepeso y el 14 % tiene presión alta. Para las autoridades, esto representa una bomba de tiempo sanitaria y de la calidad de vida de esas personas cuando sean adultas.

Además, desde el MSP señalan que es necesario concientizar a los adultos sobre el alto consumo de azúcar, sal y grasa que están teniendo la mayoría de los niños.

Los cambios alimenticios en la primeras edades ha sido determinante para esta realidad, por ejemplo en un mayor consumo de bebidas azucaradas, en el 70 % de los niños y en otros productos.

Para la asesora del Ministerio de Salud, esta realidad es una bomba de tiempo sanitaria y de calidad de vida de estos niños en su etapa adulta.