Cruz se niega a respaldar a Trump y descarrila la convención republicana

El derrotado aspirante presidencial estadounidense Ted Cruz sembró el desorden en la convención republicana al negarse a respaldar explícitamente a Donald Trump.

El derrotado aspirante presidencial estadounidense Ted Cruz sembró este miércoles el desorden en la convención republicana al negarse a respaldar explícitamente al candidato oficial del partido, Donald Trump, y dejó claro que la unidad partidista es una quimera.

Cruz recibió una ovación al subir al escenario pero los vítores se transformaron en abucheos cuando quedó claro que el senador por Texas no iba a respaldar a su antiguo rival y no iba a pronunciar la frase que todos esperaban: "Voten a Trump".

El propio Trump añadió dramatismo al momento, entrando a las tribunas del Quicken Loans Arena, la sala de Cleveland donde se celebra la convención, poco antes de que Cruz terminara su discurso, observando con calma la reacción hostil de muchos delegados.

"Merecemos líderes que defiendan principios, que nos unan alrededor de valores compartidos, que prefieran el amor a la rabia", dijo Cruz, enumerando sus críticas recurrentes al hombre de negocios.

"Si aman a su país y aman a sus hijos como sé que lo hacen, exprésense y voten con su conciencia", dijo, y fue inmediatamente interrumpido por los abucheos de la multitud que gritaba "¡Queremos a Trump!".

El mensaje cayó como un misil en una convención ya agujereada desde el primer día por la rebelión de los delegados antiTrump y por los errores de los responsables de su campaña.

"Guau, Ted Cruz fue despedido con abucheos del escenario, no cumplió su promesa", escribió Trump en Twitter, en referencia al compromiso de los 17 candidatos republicanos de que apoyarían al ganador de las primarias, fuese quien fuese.

"Vi su discurso dos horas antes pero lo dejé hablar de todas maneras ¡No pasa nada!", añadió.

En la penúltima jornada de la convención republicana, Trump esperaba sumar más apoyos para cumplir su sueño de llegar a la Casa Blanca.

El hombre de negocios neoyorquino, de 70 años, fue aclamado el martes, como manda la tradición, como candidato presidencial del "Grand Old Party" por los delegados en la convención.

Pero la actitud de Ted Cruz le obliga ahora a imponer disciplina dentro del partido el jueves, en su esperado discurso que cierra la convención, antes de aceptar oficialmente la candidatura republicana y empezar la guerra contra Hillary Clinton, la candidata demócrata.

El miércoles, el gobernador de Indiana, Mike Pence, subió al escenario en su primera intervención como candidato a vicepresidente. "Estoy profundamente honrado por su confianza", dijo Pence, de 57 años, prácticamente un desconocido a nivel nacional.

El gobernador, miembro del ala más conservadora del partido y conocido por sus posturas antigay y antiaborto, quiere otorgar un toque seriedad a la campaña del explosivo magnate sin experiencia política, una tarea que parece difícil.

Discurso "deplorable"

La actitud de Ted Cruz molestó a algunos delegados, como Mary Balkema, que calificó de "deplorable" su discurso. "Estábamos realmente esperando de él que mostrara unidad y apoyara al candidato, lo que no hizo. Creo que fue el abucheo más largo que he escuchado públicamente, fue realmente vergonzoso", dijo a la AFP esta tesorera de Michigan de 49 años.

El caos en la convención ocurrió pocas horas después que la campaña de Trump intentara enterrar la polémica por las acusaciones de plagio en el discurso que su esposa Melania Trump pronunció en la jornada inaugural de la convención, el lunes.

"Fue mi error", dijo un miembro de la campaña de Trump, reconociendo haber usado frases de Michelle Obama para el el discurso de la exmodelo eslovena.

Trump lanzó su candidatura hace 13 meses en sus oficinas de Nueva York, declarando que los inmigrantes mexicanos indocumentados eran violadores y narcotraficantes. Entonces su nominación parecía imposible.

Pero desde entonces ha desafiado todas las previsiones. Y ello a pesar de sus insultos a los inmigrantes y a los musulmanes y al hecho de que ignora el sistema de campaña oficial y prefiere la cobertura gratuita de los medios.

El miércoles se vivieron algunas escaramuzas en las calles de Cleveland, protegida con grandes medidas de seguridad durante la convención.

Aunque en su mayoría las manifestaciones transcurrieron sin incidentes, 18 personas fueron arrestadas el miércoles tras un choque entre manifestantes y policías durante una protesta en la que intentaron quemar banderas estadounidenses.

(AFP)

Rivales de Donald Trump para la interna de republicana suspendieron sus campañas electorales

El magnate de los bienes raíces y exestrella de reality TV se convirtió así en el presunto candidato del partido conservador.

La victoria de Donald Trump en las elecciones internas en el estado de Indiana fueron un terremoto para el Partido Republicano: el ultraconservador Ted Cruz, que había concentrado sus máximos esfuerzos en esos comicios en desmedro de otros en los que ya se sabía perdedor, canceló su campaña electoral el mismo martes por la noche; John Kasich, el gobernador de Ohio y único otro precandidato que quedaba en la carrera, hizo lo propio este miércoles.

De los doce precandidatos que se lanzaron en carrera originalmente, Trump parecía uno de los que tenía menos chances y se convirtió esta semana en el nominado virtual para ocupar el rol de candidato en las elecciones generales de noviembre. La máxima autoridad del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, afirmó que se deben unir las fuerzas detrás de la candidatura de Trump, que ha sido resistida desde el principio por los líderes del partido e impulsada por sus bases.

Tras su victoria en Indiana, Trump quedó a menos de 200 delegados de asegurarse la candidatura automática, aunque ahora se da por descontado que estos acompañarán la única candidatura que sigue en pie. "Confío que puedo reunir a gran parte del partido", dijo Trump a la cadena NBC. Mientras tanto, se dedicará a buscar un compañero de fórmula, que pretende que sea un gobernador con la experiencia que él no tiene. El líder de la interna republicana aclaró que sus esfuerzos ya están centrados en derrotar a la demócrata Hillary Clinton, quien es la gran favorita para quedarse con la nominación de su partido.

Hillary Clinton y Donald Trump llevan la delantera en el Supermartes

El día clave en la carrera por la presidencia de Estados Unidos celebró internas en once estados del país.

El camino hacia las elecciones generales en Estados Unidos es muy largo y recién este 1º de marzo vivió su primera jornada clave: el famoso Supermartes, en que se celebraron primarias en once estados. Los datos todavía no están cerrados para tres estados en ambas internas, pero con los datos vistos ya se conoce que Hillary Clinton ganó en al menos seis en la interna del Partido Demócrata y Donald Trump lo hizo en cinco en la del Partido Republicano. Ambos lideran, además, en otros dos que todavía están en pleno escrutinio.

El multimillonario de las bienes raíces superó otra semana de embates por sus visiones cambiantes, su pasado cercano a los demócratas y a la propia Clinton, su agresividad y su racismo para prácticamente sellar su nominación como candidato republicano, a pesar de que los poderosos dentro del partido lo rechazan abiertamente y han sido muy vocales al respecto.

La exsecretaria de Estado del gobierno de Barack Obama y exprimera dama, por su parte, pudo confirmar su ventaja por sobre su rival Bernie Sanders, un anciano senador socialdemócrata que conquistó el voto joven e intelectual pero no tuvo el mismo éxito con el voto negro, latino y femenino como Clinton. A pesar de todo, Sanders, que al principio de esta carrera quedó en empate técnico con su rival en la primaria de Iowa y arrasó en New Hampshire, logró este Supermartes una victoria aplastante en su estado natal de Vermont y también triunfó en Oklahoma. De los tres estados en vías de escrutinio, lleva la delantera en Minnesota y en Colorado, mientras que en Massachusetts pierde por una ventaja muy magra -51% contra 48%-.

Además de cimentar la candidatura de ambos por las nominaciones de cada partido, el Supermartes conseguirá sin dudas limpiar todavía más el terreno del Partido Republicano, que llegó a tener un número incontable de candidatos, reducidos a cinco para esta fecha. El más firme competidor de Trump es el evangélico y ultraconservador Ted Cruz que ganó en Oklahoma y en su estado natal de Texas.

Mientras tanto, Ben Carson -que no obtuvo ninguna victoria ni tampoco estuvo cerca de hacerlo- seguramente esté cerca del final del camino. Otro que tiene su candidatura en duda es John Kasich, quien obtuvo un segundo lugar el mes pasado en New Hampshire y ahora debió conformarse con un nuevo segundo lugar en Massachusetts y un hasta ahora también segundo lugar en Vermont. Mientras tanto, Marco Rubio, favorito del establishment del partido, quedó segundo detrás de Trump en Virginia y está en carrera para ganar Minnesota. Hasta ahora Rubio no ha ganado en ningún estado, y una victoria podría afianzarlo.

Donald Trump habló de fraude electoral y Ted Cruz lo acusó de desvariar

El multimillonario afirmó que la campaña de Cruz divulgó información errónea que podría haberlo ayudado en la elección interna de Iowa.

Primero fue por Twitter y luego mencionó el tema en uno de sus actos de campaña: ¿en qué se basa Donald Trump para acusar de fraude electoral a su rival en la interna republicaba Ted Cruz? El multimillonario aseguró que el equipo del ultraconservador senador de Texas difundió un mensaje en que afirmaba que otro ultraconservador, Ben Carson, había abandonado su candidatura, lo que podría haber llevado a muchos de sus simpatizantes a inclinarse por Cruz a último momento. Trump era el favorito de las encuestas en la primera interna, la del estado de Iowa, y se vio derrotado por Cruz.

"Creo que en realidad gané, porque si lo mirás bien, ya saben...", fue lo único que Trump tuvo que decir en su acto de campaña para recibir los vítores del público. "Estos políticos son crueles, un puñado de deshonestos. Esa es una de las razones por las que me presento".

Cruz, por su parte, desmintió las acusaciones de su compañero de partido. Dijo que se levanta cada día y se ríe de los tuits de Trump, "porque desvaría". "Necesitamos un comandante en jefe, no un tuitero en jefe. Necesitamos a alguien con juicio y temperamento para mantener a este país seguro", declaró.

En los últimos días, tres candidatos presidenciales de la interna republicana bajaron su campaña: el joven libertario Rand Paul, el evangélico Mike Huckabee y también Rick Santorum.

El ultraconservador Ted Cruz derrotó sorprendentemente a Donald Trump en interna de Iowa

En la interna del Partido Demócrata, la favorita Hillary Clinton y el socialista Bernie Sanders terminaron prácticamente empatados.

Estados Unidos comenzó el lunes pasado un largo camino electoral con los llamados caucuses de Iowa, el primer estado en donde se eligen a los delegados para las convenciones de los partidos Republicano y Demócrata, que elegirán a los candidatos para la elección nacional. Y ya hubo sorpresa: el magnate Donald Trump era el favorito según las encuestas para quedarse con la interna republicana, pero fue derrotado por el ultraconservador Ted Cruz con un 28% contra el 24 de Trump. Tercero se ubicó el senador Marco Rubio, con el 23%.

"Iowa ha enviado un mensaje muy claro", declaró el senador Cruz, proveniente del estado sureño de Texas. "El próximo presidente de Estados Unidos no será elegido ni por los medios de comunicación ni por la élite de Washington", prosiguió, lo que suponen referencias a Trump -los medios le han prestado una atención exagerada- y Rubio -el líder de los candidatos del establishment republicano, al que Cruz se opone por su visión radical-. Trump, mientras tanto, le restó importancia a los resultados.

En el panorama demócrata, la carrera entre Hillary Clinton y el socialista Bernie Sanders se hizo muy cerrada, con prácticamente un empate. Clinton celebró una victoria muy leve, pero ambos obtendrán los mismos delegados. En algunos centros electorales, el resultado fue tan cerrado que literalmente se debió tirar una moneda al aire para elegir quién se quedaba con el delegado.

Sanders aseguró que los resultados mostraban el inicio de una "revolución política" y su desafío es ahora convencer a los simpatizantes de Martin O'Malley -el tercer candidato, que consiguió menos del 1% y canceló su campaña- de sumarse a su causa.

Todavía quedan 49 estados por votar. Los próximos son New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur.

El ultraconservador Ted Cruz es el primer candidato a la presidencia en Estados Unidos

Conocido por sus campañas duras contra Barack Obama, Cruz anunció su candidatura por Twitter.

La carrera por las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos dio comienzo cuando Ted Cruz, integrante del ala más radical del derechista Partido Republicano, anunció su candidatura por Twitter. "Espero ganarme su apoyo", escribió.

Mientras otros estudian sus opciones, el senador por Texas hijo de un refugiado cubano, hizo el anuncio sin ni siquiera componer un comité exploratorio. Se manejan además de él los nombres del senador por Florida Marco Rubio, el gobernador de Wisconsin Sctott Walker y el exgobernador de Florida, hijo del expresidente George H. W. Bush y hermano del también expresidente George W. Bush, Jeb Bush.

Cruz ha adquirido notoriedad por distintas campañas que ha liderado contra Barack Obama, en particular contra la reforma de la salud, Obamacare.