Al menos 21 niños murieron en una escuela de México tras un terremoto de magnitud 7,1

A causa de este fenómeno hay unas 30 personas desaparecidas.

Adriana se muerde los labios de angustia: su hija de siete años estaba perdida este miércoles bajo los escombros de su escuela derrumbada durante el terremoto que el martes azotó a México. Al menos 21 niños murieron aplastados en este lugar y los desaparecidos suman 30.

"No hay poder humano que pueda imaginar el dolor que estoy pasando", dijo en la madrugada a la AFP Adriana Fargo en un albergue improvisado a la intemperie, mientras espera noticias de su hija desaparecida bajo las ruinas de la escuela Enrique Rebsamen, al sur de Ciudad de México.

Pero en medio de la tortuosa incertidumbre de madres como Fargo, una esperanza se ha erigido poderosa entre las ruinas. Los rescatistas han logrado ubicar a una niña viva bajo los escombros del edificio colapsado.

Se pide silencio y quietud absoluta mientras un escáner térmico es introducido por una grieta de 45 centímetros de diámetro desde donde se logró tener contacto con la pequeña hace unas horas.

"Estamos muy, muy cerca de personas que podrían estar vivas. Estamos trabajando junto con cámaras térmicas y unidades caninas. Por momentos guardamos silencio absoluto para escuchar a los sobrevivientes. Ellos suelen gritar o golpear paredes", dijo a la AFP por teléfono Pamela Díaz, una panadera de 34 años que desde el martes trabaja en el rescate.

Mientras esperan un milagro, los vecinos se acercan para conseguir más información del operativo de rescate por parte de las autoridades.

"Anoche yo conté cinco cadáveres que sacaron de la escuela", dijo a la AFP Flor González, una dentista de 42 años que trabaja como voluntaria.

"Vi cuando avisaron a uno de los padres... fue devastador", evocó con los ojos llorosos.

Fargo, en tanto, permanece sentada en una silla con los puños apretados y la mirada fija en el suelo.

No alcanzó a pronunciar el nombre de su hija cuando se le preguntó por quién espera y solo logra apretar los labios para contener el llanto.

Mientras, su esposo trabajaba hombro a hombro con los cientos de soldados, bomberos y socorristas que removían cuidadosamente los escombros en busca de señales de vida de los pequeños.

Con picos, palas e incluso a mano limpia, estos hombres no escatiman esfuerzos en la angustiante carrera contrarreloj para encontrar con vida a los al menos 30 niños -según cifras oficiales- que siguen desaparecidos.

Hasta ahora, 11 niños y al menos una maestra han sido rescatados con vida de entre los escombros.

- Llueve sobre mojado -

La tarde del martes, el centro de México fue sacudido por un terremoto de 7,1 grados, justo el día que se cumplió el 32° aniversario del devastador terremoto de 1985. Hasta el momento, el sismo deja 225 fallecidos.

Esta tragedia sucede mientras México no ha superado aún el trauma que le dejó otro terremoto -de 8,2 grados- ocurrido el 7 de septiembre, que dejó un centenar de muertos y numerosas casas destruidas.

Después de ese sismo, las autoridades aseguraron que revisaron todas las escuelas del país y verificaron que sus estructuras estaban fuertes.

Pero un puñado de madres envueltas en cobijas, junto a Adriana Fargo, sufren mientras esperan noticias de sus hijos desaparecidos en la escuela Enrique Rebsamen, un edificio de tres pisos que se redujo a uno. Algunas padecen crisis nerviosas y no logran articular palabra.

"De que hay vivos hay vivos", aseguró a la AFP Enrique García, un brigadista voluntario de Protección Civil de 37 años, que se gana la vida como empresario.

Tras laborar un día y medio sin descanso, este hombre de barba dijo que "se han escuchado señales" de posibles sobrevivientes "en tres puntos" distintos.

"Alguien golpeó un muro varias veces en un sitio, y en otro, hubo respuesta a señales luminosas con lámpara", refirió.

"Estamos desde ayer (martes) en esto pero no logramos llegar a ellos, porque están atrapados entre dos lozas y el despeje debe ser muy delicado, casi al cincel", señaló.

Javier Morón, un cineasta de 48 años que vive en la zona, dijo que estuvo a punto de inscribir a sus hijas en esta escuela.

"Tienen las mismas edades que los niños que murieron, 7 y 13 años... todo esto me hace sentir muy mal. Estos niños solo venían a estudiar", dijo este hombre delgado que donó dos tanques de oxígeno.

La profesora María del Pilar Martí explicó que los niños no alcanzaron a salir tras el sismo.

"Nos tuvimos que resguardar en nuestros salones hasta que pasara el temblor (...) Se vino una nube de polvo cuando se colapsó una parte del edificio totalmente", dijo a la cadena Televisa.

Frente a la escuela, dos personas sentadas en una mesa con una computadora hacen las veces de "centro de control" para llevar una lista de los niños muertos, rescatados y desaparecidos.

(AFP)

“Este terrible sismo alentó la mejor parte de los mexicanos: la solidaridad”

"Este 19 de setiembre quedará marcado en los mexicanos como una situación trágica", afirmó la periodista mexicana Fabiola Martínez.

Todos los detalles del terremoto en México junto a Fabiola Martínez, periodista mexicana de “La Jornada”.

Hay mucha gente ayudando y personal de las Fuerzas Armadas controlando. Llegaron grúas muy grandes, de esas que se usan para la construcción de edificios. Todavía hay confianza de que haya gente entre los escombros que esté viva. Este terrible sismo alentó la mejor parte de los mexicanos: la solidaridad.

Están jóvenes y adultos viendo qué pueden hacer y en qué ayudan: trabajan en los escombros, juntan medicinas y alimentos.

El informe oficial de hace un rato nos hablaba de más de 220 muertos. Es un día muy triste para nosotros.

Todavía no se sabe con exactitud la magnitud de los daños. Y se actualiza el número de heridos y fallecidos.

Anoche fue un caos, no teníamos energía ni comunicaciones. Las empresas e instituciones cerraron y dieron el día, para hacer evaluaciones de daños y para que las personas puedan estar con sus familias.

Este 19 de setiembre quedará marcado en los mexicanos como una situación trágica.

En una fecha histórica, un nuevo terremoto golpeó México y dejó más de 200 muertos

"Destaco la solidaridad: la gente empezó a ayudar y se han hecho labores de rescate durante toda la noche", afirmó la periodista mexicana Ana Paulina Chavira.

Las tareas de rescate continuaban sin descanso este miércoles en la capital y estados centrales de México en busca de sobrevivientes entre los escombros de edificios colapsados tras un devastador sismo de 7,1 grados que dejaba más de 200 muertos, entre ellos 21 niños en una escuela derrumbada.

"Hasta el momento se reportan 217 fallecidos: 86 Ciudad de México, 71 Morelos, 43 Puebla, 12 Estado de México, 4 Guerrero y 1 Oaxaca", escribió en Twitter Luis Felipe Puente, director de Protección Civil de Gobernación (Interior), en la madrugada.

Gran parte de los capitalinos no durmieron, temerosos de una fuerte réplica y pendientes de los rescates en la cuarentena de edificios colapsados en Ciudad de México, que el 19 de setiembre de 1985 quedó parcialmente destruida por un sismo de 8,1 grados que dejó más de 10.000 muertos.

Los rescates se centraban en la zona sur y en el corredor Roma-Condesa, exclusivo sector conocido por sus bares y restaurantes y donde viven numerosos extranjeros.

En los estados de Puebla y Morelos, donde se registró el epicentro del sismo a las 13H14 locales (18H14 GMT) del martes, también continuaban las tareas de rescate en viviendas y construcciones destruidas.

Abordamos los detalles de lo sucedido junto a la periodista mexicana Ana Paulina Chavira.

Una labor que me gustaría destacar es la solidaridad que ha habido entre todos los ciudadanos de Ciudad de México. La gente empezó a ayudar y se han hecho labores de rescate durante toda la noche. Hay 44 edificios derrumbados en total en la ciudad.

La gente ha estado en las calles, tratando de ayudar en lo que puede, como puede: se han formado diferentes brigadas. Hay refugios donde la gente puede quedarse, porque no pueden regresas a sus casas. A pesar de que muchos edificios no se derrumbaron, sí tienen muchos daños estructurales.

Ha habido réplicas, pero ninguna fue de la magnitud del primer sismo: la más alta ha sido de 4. Hasta ayer en la tarde ha habido unas once réplicas, que no son tantas.

La temporada de huracanes ha sido una triste coincidencia con este hecho. El simulacro de ayer se inició a las 11 de la mañana: participa mucha gente, pero no es obligatorio. Igualmente, participa mucha gente, porque el objetivo es que la gente sepa qué hacer si sucede una tragedia.

Por el epicentro y la cercanía, no tuvimos tiempo de que la alarma nos alertara. La gente no tuvo tiempo de reaccionar.

(Con datos de AFP)

El testimonio de un uruguayo que vivió el terremoto en México: “se sintió mucho más fuerte que el de la semana pasada”

Un sismo de 7,1 grados de magnitud cobró más de 105 vidas.

México padeció nuevamente un terremoto en el mes de setiembre. Se trató de un sismo de unos 7,1 grados de magnitud. Telemundo contactó a Rodrigo, un uruguayo radicado en México que dio su testimonio:

“A las 12:30 del mediodía hubo un par de sismos, uno de 7,2 y otro de 6,8. Estamos en el centro de México donde se está evacuando y corriendo los autos para que puedan pasar las ambulancias. Se sintió mucho más fuerte que la semana pasada”.

Un sismo de 7,1 grados dejó al menos 105 muertos en el centro de México, según los primeros reportes de autoridades locales, mientras continúan los rescates en numerosos edificios colapsados, una treintena en la capital que este martes conmemoró 32 años del terremoto de 1985.

El estado de Morelos es hasta ahora el más afectado con 42 muertos, a los que se suman 26 en Puebla, 30 en Ciudad de México y siete en el Estado de México, dijo en rueda Carlos Valdés, director del Centro Nacional de Prevención de Desastres, dependiente del ministerio de Gobernación (Interior).

En tanto, continúan las labores de rescate en numerosos edificios colapsados, donde se teme haya decenas de personas atrapadas.

Según la alcaldía de Ciudad de México, suman al menos 49 los edificios colapsados en zonas del centro y sur de la capital.

El sismo ocurrió justo cuando se cumplen 32 años del terremoto de 8,1 grados que dejó más de 10.000 muertos en 1985 y redujo a ruinas amplios sectores de la capital.

"¡No es posible que haya sido también en 19 de septiembre!", dijo a la AFP entre sollozos Amalia Sánchez, una secretaria de 45 años.

El presidente Enrique Peña Nieto, que se encontraba fuera de Ciudad de México, regresó a la capital para coordinar las labores de rescate.

El aeropuerto internacional de Ciudad de México suspendió operaciones durante más de tres horas.

El sismo ocurrió a las 13H14 locales (18H14 GMT). El epicentro se ubicó entre los estados de Puebla y Morelos, cerca de la capital.

- Edificios colapsados -

Al igual que en 1985, decenas de civiles se convirtieron en improvisados rescatistas para buscar sobrevivientes entre los escombros, en medio de aplausos cuando conseguían sacar con vida a una persona.

En la zona Roma-Condesa, popular por sus bares y restaurantes, también se derrumbó una escuela, que aplastó al menos dos coches.

"Llegamos al colegio y todo el mundo llorando, todo el mundo desesperado y los niños agarrados de una cuerda", narró a la AFP Jorge López, de 49 años, que estaba con sus dos hijos de 6 y 3 años.

La acumulación de personas en las calles junto al corte de electricidad que ha dejado sin funcionar a los semáforos, provoca un auténtico caos en el tráfico de la zona central.

En una primera reacción, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó su solidaridad con los mexicanos. "Dios bendiga a la gente de Ciudad de México. Estamos con ustedes y los vamos a apoyar", escribió en su cuenta Twitter.

En tanto, funcionarios de Protección civil advierten a la población que hay fugas de gas.

"¡No fumen! ¡Hay fugas de gas!", gritaban los socorristas mientras corrían por las calles en el sector de Roma Norte.

- La misma pesadilla de 1985 -

"Estoy consternada, no puedo contener el llanto, es la misma pesadilla que en 1985", dijo a la AFP, entre lágrimas Georgina Sánchez, de 52 años, en una plaza de Ciudad de México.

En la mañana de este martes, las autoridades habían realizado un simulacro de sismo y se recordó, como cada año, la tragedia del 19 de septiembre de 1985.

"Estaba caminando por (la calle) Colima y las ventanas empezaron a moverse. Vi a la gente correr, empezaron a gritar. Estuvo muy feo. No me quería acercar a ningún árbol. Me tuve que tirar al suelo", refirió Leiza Visaj Herrera, de 27 años.

"Estuvo bastante fuerte. Los edificios empezaron a moverse. La gente está muy nerviosa. Vi a una señora que se desmayó", relató Alfredo Aguilar, de 43 años.

En Ciudad de México funciona un sistema de alarmas que se activa un minuto antes del sismo, pero periodistas de AFP dijeron que esta vez se escuchó la alarma al mismo tiempo que comenzó a sentirse el temblor.

El pasado 7 de septiembre, un terremoto de 8,1, el más fuerte en un siglo en México, causó 96 muertos y más de 200 heridos en el sur del país, especialmente en los estados de Oaxaca y de Chiapas.

(AFP)

Embajador uruguayo en México: "no se recibió información de algún compatriota afectado"

Jorge Delgado se encontraba en Oaxaca durante un sismo de magnitud 8,2.

El embajador de Uruguay en México, Jorge Delgado, se encontraba en Oaxaca, una de las localidades del sur de México que se vio afectada por un histórico terremoto que cobró más de 50 vidas. Así narró Delgado la situación:

“Al regreso del hotel sentimos el sismo. Oaxaca se vio afectado. Hay víctimas y se sufrieron daños en viviendas. Fue muy fuerte, dicen que duró un minuto y medio. No se recibió información de algún compatriota que se haya visto afectado por el fenómeno.

Ya pusimos un aviso recomendando a los compatriotas, que visitan México como turistas, que sigan los procedimientos de los organismos de protección civil”.

Este viernes un terremoto de magnitud 8,2 en la escala de Richter sacudió el sur de México, entre ellas las ciudades de Oaxaca, Chiapas y Tabasco.

Bomberos se capacitan para actuar en situaciones de derrumbes

Además de la formación, el país recibe la donación internacional de herramientas de rescate de gran porte.

Los grupos de rescate urbano se especializan en la búsqueda de personas atrapadas en derrumbes, ya sea por condiciones climáticas, fallos estructurales en las edificaciones o fallos por terremotos.

Durante el 2016, se trabajó en varios países en la capacitación de 16 instructores. Esos bomberos, a su vez, transmitirán sus conocimientos a otros para que en 2017 se forme un grupo de 40 funcionarios especializados.

A través de diferentes instituciones que apoyan a Bomberos, están recibiendo equipamiento específico para los 40 funcionarios que serán formados.

China, además, realizará una donación de elementos de gran porte para operativos de rescate.

Se dio a conocer el informe final sobre el sismo: tuvo epicentro en Las Piedras y una magnitud de 3,4 en la escala Richter

“Nosotros arrojamos el primer dato de 2,98, que fue a partir de los datos de una sola estación”.

La Facultad de Ciencias dio a conocer el informe final sobre el sismo ocurrido el pasado 24 de noviembre en las inmediaciones de Montevideo y Canelones.

En este sentido, la sismóloga Leda Sánchez explicó:

“La intensidad fue más alta que el valor de magnitud. Nosotros arrojamos el primer dato de 2,98, que fue a partir de los datos de una sola estación. Después de estar trabajando estos diez días, calculamos una magnitud de 3,4.

Lo más importante fue la comunicación de la población. Por eso dijimos de dar la información hoy, los resultados finales, para poder darle una respuesta a la población que nos aportó un montón de datos, sobre todo cuando uno se acercó a los lugares, nos dejó entrar a sus casas y pudimos ver algunos de los daños que generó este pequeño evento sísmico”.

Leda Sánchez: "seguramente haya otros terremotos" en Uruguay

La geóloga dijo que esperan poder instalar otros dos sismómetros que se sumarían al que ya hay y a los catorce acelerómetros de la Dinamige.

Los testimonios de personas que viven en el epicentro del evento sísmico

Los pobladores de la zona de Sauce que lo sintieron, afirmaron que se trató de un fenómeno para nada común.

En la ciudad de Sauce, donde en un principio se afirmó que se había ubicado el epicentro del sismo, la mayoría de los consultados dijeron no haber sentido nada. Sin embargo, quienes sí atestiguaron el fenómeno, hablaron de un fuerte estruendo -parecido a un trueno- seguido de un pequeño temblor.

Geólogo chileno dice que no se trataría de un sismo, sino de una explosión sónica

Sin embargo, Sánchez dijo que los rasgos de lo ocurrido son característicos de un sismo.

El geólogo chileno Luis Donoso dijo que no se trataría de un sismo, sino de una explosión sónica, que pueda ser provocada por un avión que sobrepasa la barrera del sonido.

Sin embargo, Leda Sánchez apuntó:

“Los registros de los equipos que nosotros registramos se claramente la onda p, la onda s, es un terremoto. Fue registrado en los cuatro equipos que tenemos instalados. Los hechos que hemos analizado todos tienen en común como una especie de estruendo, antes o durante el evento sísmico. Los rasgos de lo que nosotros analizamos son bien distintos a lo que es una explosión, a lo que es un bólido o cualquier otra cosa. Los rasgos son característicos de un sismo, de un terremoto”.

El sismo tuvo su epicentro entre Toledo y Las Piedras con una magnitud de 2,98 en la escala Richter

Hasta el momento no se han reportado daños.

Tras el movimiento de tierra registrado en la noche del jueves, este viernes se realizó una conferencia de prensa en la Torre Ejecutiva.

“En el país se registró un evento sísmico, en la noche de ayer. La doctora Leda Sánchez informará de las características”, apuntó el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo.

Leda Sánchez, experta en sismo de la Facultad de Ciencias, apuntó:

“El Observatorio Geofísico del Uruguay quiere agradecer por toda la información brindada.

Estamos trabajando, todavía falta un montón de procesamiento de datos. Durante la noche, a las 23:29 horas, se registró a un evento de magnitud local 3, precisamente de 2.98. No hemos recibido daños a la infraestructura.

Su epicentro se encuentra entre Toledo y Las Piedras. La profundidad del foco sería de unos pocos kilómetros. Los datos fueron obtenidos con un sismógrafo ubicado en Maldonado.

 Tenemos que esperar que nos lleguen otros datos, con los que vamos a mejorar la localización de este terremoto.

Se ha asumido erróneamente que no nos van a afectar nunca los terremotos. Aunque Uruguay tiene un bajo riesgo sísmico, no puede considerarse nulo. Esto destaca la real dimensión de los estudios sismológicos.

Es un evento de tipo natural, las causas no las conocemos porque no conocemos toda la estructura tectónica de todo el Uruguay. Existen un montón de fallas.

Fue registrado en los cuatro equipos que tenemos instalados. Los hechos que hemos analizado todos tienen en común como una especie de estruendo, antes o durante.

Uno nunca sabe cuándo ocurre un sismo. Pueden llegar a ocurrir réplicas, pero es lo común, es lo que ocurre. Van a estar cerca de la zona que ocurrió. Por ahora no sabemos si hubo réplicas.

Tenemos registro instrumental desde el 2013. Desde el marzo de 2013 a marzo de 2014 registramos 23 pequeños eventos sísmicos. Así siguen en los próximos años”.

Leandro Palomeque, director nacional de Bomberos:

“Se comenzaron a recibir llamadas haciendo saber el evento sufrido, con un movimiento sensible percibido. Fueron 120 llamados, ninguno necesitó una respuesta de emergencia.

Solo un evento fue estudiado esta mañana para ver si tiene relación o no. Aunque se cree que no estaría asociado. Nadie ha acusado de daños a ningún tipo de estructura.

Solo se hizo saber del hecho en los llamados”.

El terremoto tuvo su epicentro entre Toledo y Las Piedras con una magnitud de 2,98 en la escala Richter

"Se ha asumido erróneamente que no nos van a afectar nunca los terremotos".

Tras el movimiento de tierra registrado en la noche del jueves, este viernes se realizó una conferencia de prensa en la Torre Ejecutiva.

“En el país se registró un evento sísmico, en la noche de ayer. La doctora Leda Sánchez informará de las características”, apuntó el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo.

Leda Sánchez, experta en sismo de la Facultad de Ciencias, apuntó:

“El Observatorio Geofísico del Uruguay quiere agradecer por toda la información brindada.

Estamos trabajando, todavía falta un montón de procesamiento de datos. Durante la noche, a las 23:29 horas, se registró a un evento de magnitud local 3. No hemos recibido daños a la infraestructura.

Su epicentro se encuentra entre Toledo y Las Piedras. La profundidad del foco sería de unos pocos kilómetros. Los datos fueron obtenidos con un sismógrafo ubicado en Maldonado.

Tenemos que esperar que nos lleguen otros datos, con los que vamos a mejorar la localización de este terremoto.

Se ha asumido erróneamente que no nos van a afectar nunca los terremotos. Aunque Uruguay tiene un bajo riesgo sísmico, no puede considerarse nulo. Esto destaca la real dimensión de los estudios sismológicos.

Es un evento de tipo natural, las causas no las conocemos porque no conocemos toda la estructura tectónica de todo el Uruguay. Existen un montón de fallas.

Fue registrado en los cuatro equipos que tenemos instalados. Los hechos que hemos analizando todos tienen en común como una especie de estruendo, antes o durante.

Uno nunca sabe cuándo ocurre un sismo. Pueden llegar a ocurrir réplicas, pero es lo común, es lo que ocurre. Van a estar cerca de la zona que ocurrió. Por ahora no sabemos si hubo réplicas.

Tenemos registro instrumental desde el 2013. Desde el marzo de 2013 a marzo de 2014 registramos 23 pequeños eventos sísmicos. Así siguen en los próximos años”.

Leandro Palomeque, director nacional de Bomberos:

“Se comenzaron a recibir llamadas haciendo saber el evento sufrido, con un movimiento sensible percibido. Fueron 108 llamados, ninguno necesitó una respuesta de emergencia.

Solo un evento fue estudiado esta mañana para ver si tiene relación o no. Aunque se cree que no estaría asociado. Nadie ha acusado de daños a ningún tipo de estructura.

Solo se hizo saber del hecho en los llamados”.