Albañiles encontraron un tesoro enterrado en una casona antigua en Minas

Averiguamos detalles con Rafael Miguel, abogado de la familia dueña de la casa, sobre el hallazgo.

La palabra del pescador que encontró un "tesoro" en el Río Uruguay: "Nunca pensé quedármelo. Fui rico por una hora"

El salteño Marcelo Díaz dijo que si no se presenta el dueño de las monedas, el dinero se reparte mitad y mitad entre el Estado y él.

Marcelo Antonio Díaz es un pescador aficionado de la zona y conoce muy bien el lugar en donde encontró lo que reconoce como un tesoro.

Es que al mediodía del domingo fue a pescar como hace habitualmente y vio un elemento fuera de lugar.

“Me paro mirando hacia el río y veo una caña de pescar, unos anillitos. Agarro mi caña e intento sacarla, me estiro un poquito y la engancho y arrastro hacia afuera.

Había una bolsita blanca, que yo no le había prestado atención pensé que era basura. Estaba tirando y miro la bolsita y la arrastro hacia afuera, se abre y veo las joyas”, contó el pescador.

Lo que encontró fueron 348 artículos, 71 cadenas de oro, monedas antiguas, 45 anillos, un fusil Springfield de 1863 y una medalla del primer quinquenio de Peñarol.

“Yo me juego conociendo el lugar que no tiene más de un día ahí, una noche, el rifle estaba intacto”, señaló.

Del lugar, Marcelo decidió ir directo a Prefectura para informar su hallazgo.

El Código Civil establece que en caso de hallazgo en un predio público, el botín se divide entre el Estado y la persona que lo encontró. Eso es lo que buscará la defensa del pescador.

“Lo que vamos a hacer es reclamar lo que consideramos justo para nuestro cliente, basándonos en la normativa vigente vamos a pedir su verdadera recompensa salvo que aparezcan los propietarios”, explicó el abogado Francisco Merino.

El pescador dijo que quedó muy sorprendido pero que nunca pensó quedarse con esos objetos.

La Justicia y Prefectura investigan la procedencia de las joyas, y llamarán a un perito para tasar los objetos encontrados por Díaz.