Feligreses matan a un hombre que abrió fuego en una iglesia de Texas en Estados Unidos

El atacante ingresó a la West Freeway Church of Christ, en White Settlement, un área suburbana de Fort Worth, mientras se desarrollaba el servicio religioso matinal, en un nuevo caso de violencia con armas de fuego en un templo en Estados Unidos.

Feligreses de una iglesia del estado de Texas dieron muerte a un hombre armado que abrió fuego este domingo durante un servicio religioso transmitido en directo y mató a dos personas, dijo la policía local.

"A alrededor de las 10H57 hora local (17H57 GMT), la policía y los bomberos de White Settlement fueron advertidos de disparos en la iglesia West Freeway Church of Christ, declaró a la AFP Mike Drivdahl, portavoz de los bomberos de Fort Worth. "Cuando llegaron, constataron que había habido disparos", dijo.

"Un par de miembros de la iglesia devolvieron el fuego", dijo a la prensa J.P. Bevering, jefe de policía de White Settlement. Esos disparos alcanzaron al sospechoso, quien murió en el lugar, dijo.

Una de las víctimas del atacante murió en el hospital local, agregó Bevering, quien elogió "las acciones heroicas de los parroquianos".

Otro feligrés murió posteriormente, informaron las autoridades a periodistas en una conferencia de prensa en la noche.

La iglesia regularmente transmite en línea sus servicios religiosos y un video del ataque fue difundido en directo en su sitio web.

El FBI dijo que estaba investigando los motivos del ataque.

"Los lugares de culto deben ser sagrados, y agradezco a los miembros de la iglesia que actuaron rápido para abatir al atacante y ayudaron a impedir la pérdida de más vidas", dijo en un comunicado el gobernador de Texas, Greg Abbott.

Unas 36.000 personas mueren por año en Estados Unidos -uno los países con la población más armada del mundo- a causa de disparos de arma de fuego, cifra que comprende suicidios, homicidios, accidentes y tiroteos en los que participó la policía.

Texas en particular ha sido escenario de tiroteos que han conmocionado a la opinión pública y agitado aún más el debate sobre el derecho, consagrado por la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos, a portar armas.

El 3 de agosto, un hombre ingresó a una tienda de Walmart y abrió fuego usando un rifle de asalto AK-47 en El Paso, Texas. Dejó un saldo de 22 personas muertas.

El 5 de noviembre de 2017, un hombre mató a 25 feligreses e hirió a otros 20 que participaban en una misa en una iglesia bautista en la comunidad rural de Sutherland Springs, Texas.

(AFP)

Al menos cinco muertos en tiroteo en Texas

Al menos un hombre armado disparó contra varias personas y secuestró un camión de correo en Odessa, en el oeste del estado de Texas, Estados Unidos, anunció la policía.

Según medios de prensa, el tiroteo dejó al menos un muerto.

"Un individuo (posiblemente 2) está desplazándose por Odessa disparando a personas al azar. En este momento hay múltiples víctimas de disparos", dijo la policía local en su página de Facebook.

"El sospechoso recién secuestró un camión de transporte del correo de Estados Unidos", agregó la policía, que instó a la población a alejarse de las calles y ser extremadamente cautos.

La cadena CNN citó al portavoz de la ciudad de Odessa al informar que se había confirmado la muerte de una persona y que había 10 heridos. The New York Times, por su parte, citó a Jerry Morales, alcalde de Midland, ciudad vecina a Odessa, quien dijo que habían "dos fallecidos".

Minutos antes del comunicado policial de Odessa, la policía de Midland dijo en Facebook que creía "que hay dos tiradores en dos vehículos separados".

Uno de los vehículos a los que se refiere el comunicado es el camión de correo.

The New York Times indicó asimismo que Morales declaró que un sospechoso había sido detenido. "No estoy seguro si está vivo", dijo el alcalde al diario.

Al menos 20 personas fueron víctimas de un tiroteo en un centro comercial de Texas

Aún no se conoce la cantidad de muertos. Tres personas fueron detenidas por las autoridades.

Varias personas murieron y otras resultaron heridas en un tiroteo el sábado en un centro comercial de El Paso, Texas, según las autoridades de esta ciudad sureña de Estados Unidos, que dijeron que tres sospechosos fueron detenidos.

El alcalde de El Paso, Dee Margo, informó a CNN de "varios muertos", sin dar más detalles. "Es una tragedia, estoy conmocionado", sostuvo.

El gobernador adjunto de Texas, Dan Patrick, dijo por su parte a la cadena Fox News que "entre 15 y 20 personas" fueron víctimas de los disparos, sin poder detallar cuántas habrían muerto y cuántas estaban heridas.

Tres sospechosos fueron arrestados.

El tiroteo comenzó cerca del mediodía cerca de una tienda por departamentos Walmart.

Una mujer que se dirigía a hacer compras allí le dijo a Fox News que había escuchado "como fuegos artificiales" mientras buscaba un lugar para estacionar. "Me dirigí a la salida", contó.

"Vi a un hombre con una camiseta negra y pantalones de camuflaje que llevaba lo que parecía un rifle, apuntaba a la gente y disparaba directamente a ellos, vi a tres o cuatro cayendo al suelo", continuó.

La televisión estadounidense mostró a los miembros de cuerpos de seguridad fuertemente armados en el área.

- Trump informado -

Sobre las 11H00 (17H00 GMT), la policía de El Paso llamó a la población a permanecer alejada de la zona: "Alerta tiroteo, manténganse lejos del centro comercial Cielo Vista, la situación está aún en desarrollo".

Inmediatamente desplegó un fuerte contingente de efectivos en el lugar.

La delegación de Dallas de la Agencia Federal para el Control de Armas, Explosivos, Tabaco y Alcohol (ATF) anunció que se desplazaba al lugar para apoyar en la operación en curso.

A principios de la tarde, la situación parecía estar bajo control, pero las fuerzas de seguridad continuaban registrando la zona para asegurarse de que no quedaba ningún atacante.

La Casa Blanca dijo que el presidente Donald Trump fue informado del tiroteo y continuaba monitoreando la situación.

"Hoy, la comunidad de El Paso se ha visto golpeada por un acto de odio y violencia sin sentido", declaró el gobernador de Texas, Greg Abbott, en un comunicado.

En Estados Unidos los tiroteos son habituales. El martes, dos personas murieron y un policía resultó herido en otra tienda Walmart en Misisipi.

El domingo tres personas, incluido un niño de seis años, murieron por los disparos de un hombre de 19 años que abrió fuego en un festival gastronómico en Gilroy, California, al sur de San Francisco.

Tiroteo en un cumpleaños infantil en Texas deja cuatro muertos

La pelea se desató la noche del sábado en una casa en la pequeña ciudad de Taft.

Una disputa entre miembros de dos familias en la primera fiesta de cumpleaños de un niño en Texas estalló en disparos, dejando a cuatro hombres muertos y un quinto herido, confirmó la policía el domingo.

La pelea se desató la noche del sábado en una casa en la pequeña ciudad de Taft, en la costa del Golfo, cerca de la ciudad de Corpus Christi, dijo el sargento Nathan Brandley, portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

Además de los cuatro hombres encontrados muertos en la escena, un quinto fue evacuado en helicóptero a un hospital en Corpus Christi, dijo Brandley en una sesión informativa publicada en las redes sociales. La condición de salud del hombre era desconocida.

Las razones de la disputa, que estalló durante el primer cumpleaños del niño, no tampoco eran inmediatamente conocidas. Otros detalles eran escasos.

Brandley dijo que los Texas Ranger estaban liderando una investigación.

El marco legal de Texas, incluida una ley que permite a los tejanos llevar armas ocultas, lo convierten en uno de los Estados más amigables con las armas del país.

(AFP)

Luis Miguel se emocionó hasta el llanto en pleno concierto en Texas

Gracias a una serie basada en su vida artística e íntima, el cantante volvió a llenar estadios y ser uno de los artistas más escuchados.

Mueren al menos ocho personas en un tiroteo en una escuela de Texas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en un tuit que la situación "no pinta bien".

Un tiroteo fue reportado este viernes en una escuela secundaria en las afueras de Houston, sur de Estados Unidos, dijeron varias fuentes, sin informarse oficialmente víctimas.

"Esta mañana ocurrió un incidente en la escuela secundaria que involucró a un tirador activo. El distrito cerró el centro educativo", indicó el Distrito Escolar Independiente de Santa Fe en su sitio web.

Según medios locales, que citan un portavoz de la policía de Santa Fe, se trata de Santa Fe High School, ubicada en el condado de Galveston, Texas.

Contactada por AFP, la policía no se pronunció.

"Alguien entró con un rifle y comenzó a disparar, y esta chica resultó herida en la pierna", dijo una testigo identificada con el nombre Nikki, al canal local KTRK.

Testigos dijeron que los estudiantes habían abandonado el lugar en estado de pánico.

El padre de un estudiante, Richard Allen, dijo a KTRK que había llegado a la escuela poco después del tiroteo y que había visto a varias víctimas trasladadas en ambulancias.

"Mi hijo dijo que alguien entró en el salón de arte y comenzó a disparar a muchos de los chicos", dijo Allen.

Un gran contingente de policías y agentes del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos acudió al campus de la escuela.

Imágenes de televisión mostraban estudiantes evacuados de la escuela en una única fila.

Algunos fueron llevados a una tienda cercana, donde los padres estaban recogiendo a sus hijos, según KHOU TV.

(AFP)

Un nuevo paquete explosivo inquieta a la ciudad de Austin en Texas

La Policía afirma que la explosión está vinculada a otras dos que sucedieron hace pocos días.

La policía de la ciudad estadounidense de Austin, Texas, dijo el lunes que los tres atentados con paquetes bomba registrados en los últimos 10 días, dos de ellos mortales, están vinculados, e instó a la población a permanecer atenta.

"Basados en la evidencia que tenemos en el lugar (donde ocurrió este lunes la tercera explosión), así como en los otros dos sitios en los que hemos tenido estas explosiones, creemos que estos incidentes están relacionados", dijo a periodistas el jefe de policía de Austin, Brian Manley.

(AFP)

¿Quién era el autor del tiroteo de la iglesia de Sutherland Springs?

Devin Kelley, de 26 años, mató a unas 26 personas que asistieron a una misa dominical en la localidad texana cerca de San Antonio.

Descrito por quienes le conocieron como un hombre inquietante con una vida personal y profesional frustrada, el exmilitar Devin Kelley, autor del peor tiroteo ocurrido en Texas, fue dado de baja de la Fuerza Aérea estadounidense por violencia conyugal.

Este hombre blanco de 26 años aparentemente se suicidó el domingo, luego de haber matado a 26 personas en la iglesia bautista de Sutherland Springs, una localidad rural de unos 400 habitantes situada a 50 kilómetros de San Antonio. Sus víctimas eran parroquianos de todas las edades.

Cuando cometió la masacre, vestía de negro de la cabeza a los pies.

Algunas fotografías de su rostro -tez clara, sin sonreír, con o sin barba, cabello corto- aparecieron este lunes en la prensa estadounidense.

Residía en New Braunfels, una ciudad ubicada a unos 50 kilómetros de Sutherland Springs, donde perpetró el tiroteo supuestamente motivado por problemas familiares.

Kelley era de esas personas que exponían abiertamente su frustración en las redes sociales. Sus diatribas en Facebook iban dirigidas contra la religión, la iglesia y los creyentes.

Muchos de sus antiguos compañeros de clase han relatado que tomaron distancia de este ateo militante, de comportamiento hostil y frecuentes ataques de violencia.

La carrera militar de Kelley fue breve, sin logros, y marcada por un fin abrupto.

Fue reclutado en 2010 para trabajar como especialista en logística en una base de la fuerza aérea en Nuevo México, estado vecino de Texas.

Dos años más tarde fue juzgado por una corte marcial por violencia contra su esposa y un hijo de ambos. Ella pidió el divorcio ese mismo año.

Por las agresiones fue condenado a un año de detención. También fue degradado y sacado de las filas de la Fuerza Aérea estadounidense. En 2014, intentó sin éxito obtener una apelación para revisar su condena.

Posteriormente se mudó a Colorado, donde su expediente incluye acusaciones de malos tratos contra animales.

- Tiros nocturnos -

Su otro lugar de residencia conocido es la zona rural texana de New Braunfels: Kelly se instaló allí con su mujer en una granja remodelada, aislada y rodeada de bosques.

Uno de sus vecinos, interrogado por la cadena local KSAT, le describió como un "muchacho normal", en una región donde tener armas es común.

"La única cosa extraña es que escuchábamos muchos tiro al otro lado de la calle (donde vivía Kelley), a menudo por la noche", declaró Mark Moravitz.

Kelley mató sin contemplación a mujeres y niños con su fusil de asalto AR-15 perteneciente a la marca Ruger.

En Facebook llegó a publicar una foto del arma sobre un sofá, con la leyenda: "Es una mala zorra".

¿Por qué disparó contra los parroquianos de la iglesia bautista de Sutherland Springs? Los investigadores apuntaban el lunes a un "diferendo" familiar, pues la antigua suegra de Kelley frecuentaba este templo, aunque no se encontraba allí el domingo.

Antes del sangriento ataque, envió "mensajes amenazadores", según develó a la prensa Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

(AFP)

Tiroteo en una iglesia de Texas deja al menos 26 muertos

Un hombre abrió contra un grupo de personas que asistía a un servicio religioso, en uno de los peores tiroteos de la historia reciente de EE.UU.

El presidente Donald Trump, actualmente en gira por Asia, calificó al incidente como un "espantoso tiroteo" y un "acto de maldad", pero volvió a descartar que el acceso a las armas en Estados Unidos sea un problema.

"Tenemos un montón de problemas de salud mental en nuestro país, pero no es una situación imputable a las armas", declaró Trump en rueda de prensa en Tokio, primera escala de su gira por Asia.

Esta masacre ocurrió a solo cinco semanas de la registrada en Las Vegas, el tiroteo más mortífero perpetrado en este país con un saldo de 58 muertos, que había reactivado una vez más el debate sobre la reglamentación de las armas de fuego.

El domingo hacia las 11H20 (17H20 GMT), un "joven hombre blanco de una veintena de años", "vestido totalmente de negro", armado con un fusil de asalto y usando un chaleco antibalas, abrió fuego en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, una localidad rural, dijo Freeman Martin, responsable de las fuerzas del orden en Texas.

Luego continuó con su masacre en el interior de la iglesia, en pleno servicio religioso, antes de ser atacado por un habitante que le quitó el fusil. El tirador logró huir pero fue encontrado muerto dentro de su vehículo poco después, sin que se sepa si se suicidó o si alguien disparó contra él.

Las autoridades no dieron a conocer su identidad ni los motivos que lo llevaron a realizar este ataque.

Según varios medios estadounidenses se trata de un exmilitar de 26 años dado de baja de la Fuerza Aérea tras ser sometido a una corte marcial en 2014, que vivía en la periferia de San Antonio, una de las grandes ciudades de Texas, ubicada a unos 50 kilómetros de esta localidad.

"Hasta este momento, hay 26 vidas que se han perdido. No sabemos si ese balance se agravará o no", dijo en conferencia de prensa el gobernador de Texas, Greg Abbott, calificando a este hecho como "el peor tiroteo en masa en la historia" de su Estado.

Una veintena de personas resultaron heridas. Las víctimas tienen edades que van desde los cinco a los 72 años.

- 'Acto de maldad' -

Favorable al porte de armas de fuego, Trump no se arriesgó este lunes a debatir el tema, limitándose a prometer el "total apoyo" de su administración "al gran Estado de Texas y a todas las autoridades locales que investigan este horrible crimen".

"Tenemos roto el corazón. Nos congregamos, unimos nuestras fuerzas (...) A través de las lágrimas y nuestra tristeza permanecemos fuertes", dijo el mandatario desde Tokio.

"Nos faltan las palabras para expresar la pena y el dolor que sentimos", añadió.

Anteriormente, el mandatario había tuiteado: "Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas".

Como en tantos otros tiroteos antes de éste, los demócratas aprovecharon la ocasión para renovar los llamados al control y regulación de las armas de fuego, un tema candente en un país que considera casi sagrado el derecho a portar armas.

Denunciando un "acto de odio", el expresidente Barack Obama declaró: "Que Dios nos conceda a todos la sabiduría de preguntarnos qué medidas concretas podemos tomar para reducir la violencia y las armas entre nosotros".

"No solo estoy disgustada, más que eso, estoy furiosa", reaccionó ante este nuevo ataque armado la senadora demócrata Elizabeth Warren.

- Se reactiva el debate -

El 1 de octubre, Estados Unidos sufrió el peor tiroteo de su historia, cuando un hombre armado disparó desde una habitación de un hotel de Las Vegas, Nevada, matando a 58 personas e hiriendo a cerca de 550 de una multitud que asistía a un concierto de música country.

Esa masacre fue cometida por Stephen Paddock, un rico contador retirado de 64 años, que se suicidó poco después de cometer el atentado.

Hasta el momento, los investigadores no han podido conocer sus motivos ni establecer un vínculo entre él y el grupo yihadista Estado Islámico, que reivindicó esa masacre.

El tiroteo de Texas no es el primero que se registra en un lugar de culto. En junio de 2015, Dylann Roof, un supremacista blanco, asesinó a nueve parroquianos en la iglesia de Emanuel en Charleston (Carolina del sur), símbolo de la lucha de los negros contra la esclavitud. Fue condenado a pena de muerte en enero pasado.

Todos los años, más de 33.000 personas mueren en Estados Unidos víctimas de las armas de fuego (22.000 de los casos son suicidios), de acuerdo a un estudio reciente. El debate sobre la reglamentación de las armas se relanza tras cada tiroteo.

Pese a ello, pocas medidas concretas han sido adoptadas para intentar encauzar este fenómeno, principalmente debido al peso del potente lobby en favor de las armas de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés).

(AFP)

Tiroteo en una iglesia en Texas deja al menos 20 fallecidos

Ocurrió durante una misa dominical en la localidad de Sutherland Springs, cerca de la ciudad de San Antonio.

Un tiroteo dejó este domingo varios muertos y heridos en una iglesia de Texas y el atacante murió, informaron medios estadounidenses.

La balacera ocurrió en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, una pequeña comunidad a unos 50 km al sureste de la ciudad texana de San Antonio, dijeron los medios.

El atacante ingresó a la iglesia poco antes del mediodía (18h00 GMT) y abrió fuego durante el servicio religioso dominical, al que asisten usualmente unas 50 personas. Un niño de dos años figura entre los heridos, indicó el sitio web del diario Dallas Morning News.

Hay "múltiples muertos y múltiples heridos" según el comisario del condado Wilson, Albert Gamez Jr., indicó la cadena NBC News.

El autor del tiroteo murió, informó la cadena local KSAT12 en su sitio de internet, citando a la policía.

Una portavoz del Centro Médico Connally Memorial en el cercano pueblo de Floresville dijo a la cadena Fox News que habían "aceptado numerosos pacientes después del tiroteo", pero no dio cifras.

Helicópteros y personal de emergencia acudieron a la iglesia, y agentes de la agencia federal de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) se dirigían a la escena, indicó la institución.

El tiroteo ocurrió un mes después de que un hombre armado disparara desde una habitación de un hotel de Las Vegas, Nevada, matando a 58 personas e hiriendo a centenares de personas que asistían a un concierto al aire libre.

El incidente ocurrió además dos años después de que un supremacista blanco, Dylann Roof, entrara a una iglesia negra de Charleston, Carolina del Sur, y matara a tiros a nueve personas.

(AFP)

 

Tiroteo en una universidad de Texas deja dos muertos

El atacante se quitó la vida en uno de los baños de la institución.

Un hombre abrió fuego el miércoles en un campus universitario de Irving, Texas, dejando un muerto, y luego se suicidó, indicó la policía local.

El ataque tuvo lugar a las 11H30 (16H30 GMT) en la universidad de North Lake College, en un suburbio de Dallas, provocando el cierre y evacuación del campus.

El atacante fue hallado muerto una hora más tarde, en uno de los baños.

"Lo que parece que tenemos es una víctima que murió y el tirador que se suicidó", dijo la policía de Irving en su cuenta de Twitter.

No dio más detalles, pero los medios de prensa locales dijeron que la víctima, una mujer, fue encontrada al lado del tirador, sin que especificaran sí ellos se conocían.

(AFP)

Luz verde al porte de armas en campus universitarios de Texas (EE.UU.)

Fue autorizado el porte de armas en los campus universitarios públicos de Texas, una luz verde que tiene lugar el mismo día del aniversario número 50 de un tiroteo masivo en una universidad texana.

El porte de armas en los campus universitarios públicos de Texas fue autorizado este lunes, una luz verde que tiene lugar el mismo día del aniversario número 50 de un tiroteo masivo en una universidad texana.

En virtud de la nueva norma, cada universidad pública de este estado del sur de Estados Unidos permitirá el porte disimulado de un arma de fuego, pero puede limitar el lugar en las que se aplica. Las universidades privadas no están incluidas en la ley.

Gregory Fenves, presidente de la universidad de Texas donde se produjo una matanza de 14 personas en 1966, prevé que la medida pase casi desapercibida en este campus de Austin, la capital del estado. "Nuestro campus es muy seguro", dijo. "Y pienso que así seguirá".

Ocho estados norteamericanos autorizan a partir de ahora el porte de armas en campus estadounidenses, entre ellos Oregon, Colorado y Wisconsin, y 18 estados lo tienen específicamente prohibido.

Tres profesores de la universidad de Austin presentaron una demanda contra la iniciativa alegando que su derecho a la libertad de expresión se vería afectado a causa de la atmósfera de temor que generará la existencia de estudiantes armados.

En una reciente columna de opinión en el diario Dallas Morning News, una docente de una universidad pública de Dallas compartió sus preocupaciones. "No tengo temor a las armas de fuego. Tengo temor a esta asociación: estrés por los parciales, enfermedad mental no diagnosticada y posibilidad de estar armado dentro de la universidad", escribió Seema Yasmin.

Los defensores de la ley afirman que la autorización garantiza una mayor seguridad de estudiantes y profesores, y alegan que un atacante podría ser más rápidamente detenido si hay estudiantes o profesores armados en la universidad.

(AFP)