Tina Ferreira y una clase magistral de historia del candombe y amor por las Llamadas

La vedette, empresaria y comunicadora uruguaya no deja de renovarse y de apostar a nuevos emprendimientos.

Hace 26 años que pertenece al mundo de la cultura y el entretenimiento en Uruguay. En todos esos años, solamente dos veces no participó del Desfile de Llamadas, una vez por problemas con un contrato y la otra... no recuerda. Ahora, trabaja en emprendimientos que la tienen ocupada en este 2018, asegura estar "súper feliz" y se muestra optimista en todos los sentidos.

"El candombe es el género más representativo del Uruguay"

La vedette Tina Ferreira habló de su regreso al carnaval y de la oportunidad de que tiene nuestro país de posicionar al candombe.

Tina Ferreira llegó en el Taxilongo

La vedette vuelve este año a presentarse en carnaval, esta vez con la comparsa Nigeria.

"Yo he aportado en las Llamadas pero el candombe me ha aportado a mí como persona"

En Desayunos Informales recibimos a la vedette Tina Ferreira para hablar de cómo influyó en el Carnaval y de qué planes tiene para el futuro.

Tina Ferreira tenía 18 años cuando empezó su carrera

Vos tenés que hacer un análisis de lo que era antes que entraras para saber cómo influenció tu participación dentro de ese contexto. El estereotipo de vedette era el de Rosa Luna, una mujer grande, exuberante, que se paseaba. Llegué yo, sin una pluma, me recorría todas las Llamadas, retroalimentándome con la gente y eso impactó. Yo aporté, fue mi primer año pero sentí como si hubiera estado toda la vida ahí. Cero vergüenza, me sentía como pez en el agua. Yo he aportado en las Llamadas pero el candombe me ha aportado a mí como persona.

Señor Candombe

Señor Candombe nació como Tina Ferreira Emprendimientos, antes había sido con Serpentina. Nació como show en Ciudad Vieja, una vez por semana durante varios meses. Yo siempre tuve una visión estética del candombe, desde el baile y lo visual. Sentía que quería aportar pero no me daban bola, entonces un día dije: empiezo a hacer algo mío, con mis ideas, algo que me guste. Hicimos el lanzamiento del espectáculo, invitamos a embajadores y empresarios y a todo el mundo le encantó. Estoy hablando del año 2002. Así hemos ido creciendo, recorriendo todo el interior anualmente.

Talento y actitud

Técnica se aprende y actitud también. La actitud es más difícil porque tiene que ver con la capacidad interna, es empezar a fortalecer áreas que se desconocen. Es aumentar áreas que tienen que ver con el autoestima. Los años, el tiempo y el querer mejorar fueron mis maestros. Admiro a los artistas del exterior, me gusta mucho cómo se posiciona en el escenario JLo y he sacado muchas referencias.

El Teatro de Verano

El ámbito natural de la comparsa es la calle, no es el escenario en sí mismo, no es el Teatro de Verano. El público es diferente, es más exigente. El hecho de que la gente no esté interactuando y que te esté observando más, hace que tengas más cuidado.

La visión extranjera

A la gente le encanta y queda sorprendida, algunos músicos que han venido se sorprenden con la fusión del sonido que surge de los tres tambores. Quien ve el candombe escrito en un pentagrama dice: qué increíble esto que hacen ustedes. Y nosotros lo aprendemos de chiquitos como algo muy natural.

La preparación para el día de las Llamadas

Uno tiene que estar preparado desde siempre. Es una necesidad física. Yo entreno todo el año. Pero ese día tenés que alimentarte bien, tomar mucho líquido, haber descansado. Lo mismo que si fueras a hacer una carrera. Antes de cada Llamada me preparo con mi equipo de maquillaje y vestuario, me lleva por lo menos dos horas. Con los años y la experiencia te lo tomás de otra manera y lo disfrutás más, pero es una responsabilidad. No tengo rituales, solo agradecer por estar ese día ahí y por ser una herramienta cultural. Es intenso, son unos 90 minutos bailando.