Unión de Exportadores sobre baja del dólar: "Permanentemente estamos teniendo una caída de la cotización"

El dólar ha experimentado en las últimas semanas un descenso en su valor en Uruguay, cotizando a nivel interbancario por debajo de 40 pesos. Tomando la variación mensual lleva cinco meses consecutivos en baja, y la caída en el año es superior al 10%. Esta situación provocó un llamado de alerta de la Unión de Exportadores, que reclamó porque mientras baja el dólar en Uruguay, ha ocurrido un aumento de la divisa en países y clientes competidores.

Esto afecta la competitividad de las exportaciones, sostienen desde la gremial, y han transmitido su preocupación al gobierno. En paralelo, las exportaciones impulsadas por los sectores ligados al agro han batido récords durante el año.

Alerta en la Unión de Exportadores por la baja del dólar

Venimos desde hace varios meses señalando la caída del dólar y cómo viene afectando al sector exportador. Desde enero, febrero es que se vienen dando bajas consecutivas. Hay un detenimiento y luego sigue bajando. Se nos ha dicho que es un tema internacional, que es la contra cara de los aumentos de los precios de los commodities. Lo que vemos es que no en todos los países está cayendo y que hay factores que pueden ser locales que podrían evitarse para que esta caída no fuera tan grande. Hay varios factores: tenemos un mercado chico, con pocos jugadores grandes que pueden, con algún movimiento pequeño, generar una variación importante. Eso termina afectando a las empresas exportadoras, principalmente aquellas que tienen muchos costos en pesos. A la hora de recibir los dólares de la exportación, cuando los van a cambiar por pesos para hacer frente a los costos, tienen menos pesos para hacer frente a eso. En general, son empresas que tienen más empleados, valor agregado y que no tiene la espalda para hacer frente a una situación donde permanentemente estamos teniendo una caída de la cotización.

Además, hay empresas que han tomado la decisión de no trabajar con Uruguay o reducir su participación en Uruguay porque comparan con otros países que tienen menores costos medidos en dólares. Esa es la advertencia que nosotros tenemos.

Respuesta del gobierno ante la preocupación del sector

Tenemos permanentemente contacto con las autoridades y el BCU. Nos vienen diciendo que hay un desajuste en el mercado donde faltan compradores de dólares. O sea, hay ventas de dólares, pero no hay suficientes compradores como para compensar esas ventas. Estuvimos viendo cuál era el tema, porque siempre hay compras por parte de las empresas públicas, es decir, por qué hay menor compra que haga caer tanto la cotización. Estamos viendo como la podemos evitar. Tal vez hay participaciones en el mercado que no se hicieron, compras de petróleo de dólares de ANCAP que no pasaron por el mercado. Esos factores los vamos puliendo, dialogando y los vamos solucionando hacia adelante.

¿Afecta a todos los sectores exportadores?

Es verdad que ha tenido un aumento la exportación. El precio de los productos exportados tiene que ver con el aumento y cómo le afecta a los distintos sectores tiene que ver con la estructura de costos. Los que tienen más costos en pesos, tienen más dificultades a la hora de cambiar esos dólares y hacer frente a sus gastos. Otros tienen más costos en dólares y ahí tenés, por un lado, ingreso de dólares, pero también gastos de dólares.

También ha habido aumento de precio de los fertilizantes y agroquímicos por la guerra en Ucrania. Uno no puede mirar solo la foto de cuánto exportamos, qué tanto más exportamos, sino todo el contexto: los costos logísticos, los problemas con los contenedores. Todo eso influye y por eso el sector exportador cada vez que hay una caída en el dólar es mala noticia.

Distintas realidades a la interna del sector exportados

Por un lado, la exportación es el motor de crecimiento del país. Un país siempre debería desear vender los productos y servicios al exterior. Por ese lado, un dólar lo más fuerte posible es lo que permite, dentro de otras variables, generar mayores ingresos para el país. Por otro lado, la inflación, si bien hay un componente importado, también hay un componente de costos internos estructurales, que hacen que Uruguay termine siendo caro.

Gráfica 1

Tenemos la variación del dólar en distintos merados. Desde el tercero hacia abajo es el aumento que ha tenido en el dólar en Uruguay en lo que va de junio. En lo que ha sido Brasil, muchas veces nos han dicho que está bajando, pero ahora subió y en Uruguay no subió acorde. Ahí tenemos una muestra.

Gráfica 2

En lo que va del año, tenemos un montón de países que ha subido el dólar y el de abajo del todo es lo que ha sido la caída en Uruguay. Ahí es cuando vemos que no es una cosa generalizada, hay factores locales que inciden.

Gráfica 3

En los últimos doce meses todos estos países han tenido aumento del dólar. En Uruguay ha caído. Estas gráficas son de ayer.

Si tomamos variación más largas en el tiempo también tenemos esto de que en muchos países el dólar aumentó, y Uruguay es en el que más cayó.

¿Debería intervenir el BCU?

Depende de las autoridades cómo quieran trabajarlo. Nosotros creemos que hay factores locales que tenemos que evitar que sucedan. Por ejemplo, todos los que participan en el mercado, que participen. Si están entrando dólares para colocarse letras en pesos, nos dicen que no ha pasado, pero estemos atentos porque esto pasa de un día para el otro.

No tenemos toda la información del sistema financiero. También están los movimientos que pueden tener los grandes jugadores como las AFAPs. Los bancos están vendiendo dólares. Esa es información que tiene el sistema financiero y nosotros no tenemos todo el panorama para ver exactamente cuál es el factor que está incidiendo.

El impacto de la baja del dólar en el sector exportador

Sectores de la industria manufacturera depende mucho de la empresa si tiene la espalada para soportar la caída del dólar de este tipo. Esos son sectores que están liderando (de la carne o la soja). Son sectores que tienen otros temas como los insumos importados, las cadenas logísticas. Yo no hablaría de perder o ganar dinero. La rentabilidad es relativa. Uno puede tener rentabilidad en determinado negocio y no es la esperada, y el negocio puede cambiarse a otro que sí tiene esa rentabilidad esperada. Lo que sí tenemos que decir es que la caída del dólar que estamos teniendo es diferente a lo que está pasando en el resto del mundo y afecta el sector productivo.

También, hay un tema de previsibilidad que los negocios pueden tener. El exportador hace negocio meses para adelante, tiene una estructura financiera ya prevista, y se encuentra que va hacerse los pesos tiene mucho menos de lo que había previsto. Ahí tiene que modificar todo lo que tenía planificado.

En un mercado hay diversos actores y motivaciones para participar. Ahora, hay que estar viendo permanentemente. Tal vez esto es algo puntual, pero afecta a las empresas. De repente en unos meses tenemos un aumento y eso camia el rumbo.

Política contractiva del BCU

Impacta sobre todo por las expectativas. Cuando aumentan las tasas de interés, busca encarecer el crédito para evitar que los precios suban. Estamos tan acostumbrados que eso tenga un efecto en el tipo de cambio que, ante el aumento de la tasa de interés, genera una expectativa de los agentes de un tipo de cambio enorme. Hay un problema que sí es estructural que hay que trabajar que lleva mucho tiempo de cómo la política monetaria puede incidir de forma más directa en la inflación, pero el efecto se está viendo. Eso es lo que queremos evitar.

Hay esfuerzos por parte del BCU de cambiar esa lógica. Había arrancado con mucho énfasis en evitar que haya precios medidos en dólares. Estamos acostumbrados a esta doble modera y pensar en dólares. Eso hace que la política monetaria tenga menor efecto al que tendría en una economía como Brasil. Estamos siempre pendientes nosotros. Hay un esfuerzo por parte del BCU, pero después vino la pandemia, la guerra en Ucrania y todo eso genera incertidumbre, volatilidad en el mundo, la inflación que se está viendo en todos los países del mundo, en Estados Unidos una inflación que no habían visto en 40 años. Todo esto incide. Somos un país chico y estamos expuestos al mundo. No podemos evitar factores externos que lleguen, pero sí podemos evitar los locales. Evitemos que haya movimientos que generen un diferencial con respecto a lo que está pasando en el mundo y las gráficas nos muestran eso hoy.

Porcentaje que podría haber caído las exportaciones

No lo vas a ver en la caída de las exportaciones. Estas son decisión que se van tomando de a poco. Hoy tenemos exportaciones que se pactaron hace meses. El exportador va a tratar por todos los medios mantener sus clientes. Hay un montón de factores que hace a la competitividad del sector de las exportaciones. No lo ves en la exportación, lo ves en un día que una empresa diga que “la casa matriz decidió no trabajar más con Uruguay”. Eso ha pasado. Eso queremos revertirlo.

(Ya hay empresas que han decidido cerrar sus negocios en Uruguay) Eso es a lo largo del tiempo. Hay alguna empresa que ha tomado una decisión recientemente, pero es una película que hemos visto a lo largo del tiempo. También hemos visto empresas que han reducido su producción local o han recortado lo que genera valor agregado porque genera mayores costos. Estas situaciones, como la actual, son una restricción.

Acuerdo entre Uruguay y Brasil por zonas francas

Siempre es una buena noticia un acuerdo con Brasil, porque necesitamos un Mercosur más flexible, fuerte y que podamos salir juntos o separados a firmar acuerdos comerciales. Esto permite un aliado en el Mercosur, permite pensar en la flexibilidad que Uruguay quiere y permite que las zonas francas de Uruguay puedan exportar en igualdad de condiciones. Puede generar mayores inversiones en zonas francas.

El potencial está en que empresas que están en zonas francas puedan exportar y por otro lado, el interés que puede generar en otras empresas que no están instaladas hoy y les pueda servir.

Teresa Aishemberg: El paro en el puerto "impactó en la exportación, producto e industria"

La gerenta general de Unión de Exportadores habló sobre el conflicto en el puerto y el efecto en las exportaciones, la falta de contenedores a nivel mundial, la competencia portuaria con Argentina y Brasil, el contrato con TCP y la competencia con Montecon.

Situación de exportadores en el Puerto de Montevideo

Tenemos que comentarle que el paro de 72 horas impactó no solo para la exportación, sino en el producto que llega al consumidor uruguayo, en el sector industrial que no llegó el insumo para producir el producto, impactó en el productor, en el exportador que no encontró el conteiner y barco para poder embarcar en tiempo y forma como están acostumbrados nuestros clientes a recibir. Se demoraron los embarques, se generaron demoras del transporte, eso perjudicó a la cadena logística, los servicios conexos, los proveedores de las empresas exportadoras y también se le agrega aquellos productos perecederos, piensen en las cadenas de frío de la carne, las naranjas, el pescado, todo lo cual nosotros calculamos con precisión el tiempo que tiene que quedar ese producto fuera del frío y subir al barco.  Imagínense que no está el barco por equis motivos, en este caso la detención de la actividad dentro de la terminal y por equis razones valideras, derechos, pero se detiene por 72 horas, con el producto perecedero tiene que ir a depósito, eso tiene un costo adicional, además los depósitos son limitados. Si se sigue stockeando llega un momento que no hay depósito que alcance. Un problema logístico muy importante.

Se firman acuerdos con clientes en tiempo y firmo, esto se pidió de cumplirlo y eso genera multas por no cumplir, el cliente quiere el producto, no es vender cerca, es vender a kilómetros de distancia, nosotros con el ejercicio de saber exportar calculamos con precisión dentro de la logística. Estamos evaluando si hemos perdido clientes. El cliente empieza a desconfiar de nosotros al no tener el producto en tiempo y forma. El tiempo de crear y conquistar un mercado puede llevar tres año o más y destruirlo es un minuto.

Estamos atrasados. Todavía no se solucionó, llevará tiempo. Además, veníamos de otros problemas y de otro problema, vamos al primero que fue la pandemia, ahí bajó China, principal mercado, en febrero del año pasado nos dejó de comprar la mitad. Cada país tenía sus problemas sanitarios, no había operadores para cargar y descargar en los puertos. En marzo empieza a mejorar y comienzan a mejorar los barcos, llegaron algunos productos y comenzamos a embarcar.

Entre todos pudimos construir protocolos sanitarios para que todos pudieran cumplir y seguir trabajando. Algunas tuvieron que disminuir sus empleos, pero ahora están retomando. A fin de año pudimos seguir exportando. Se agrega el tema de que empieza a generarse la dinámica de comercio, China y Estados Unidos, empiezan absorber los pocos barcos que quedaban. Los armadores van a donde les pagan y al haber menos barcos todos nos peleamos por el mismo barco y el flete subió. Si pagábamos 800 dólares a Asia , ahora estamos pagando a 18 mil dólares porque hay menos barcos ya que cuando la pandemia no había comercio, armadores sacaron barcos al mar, pero no volvieron a ponerlos cuando empezó el comercio norte-norte, que son grandes jugadores que mueven el comercio y tienen volumen. Al Río de la Plata vienen algunos, a ese tema se le agrega el paro de 72 horas. Una cantidad de situaciones que impacta en el comercio exterior.

Tenemos dialogo desde siempre con todos. Una institución que dialoga y va con propuesta al gobierno e instituciones públicas. De forma interesada hablamos con el sindicato preguntándoles por la situación, porque nosotros estamos prontos con el producto para cargar. También tenemos diálogo con el centro de navegación quienes son que reúnen a los armadores en las terminales y que está jugando un papel muy importante frente a la negociación con el Ministerio de Trabajo. Cuando las partes volvieron a bajar el tono de las medidas, nosotros explicamos a la población lo que sentíamos. Llegó a toda la opinión pública. Nosotros aspiramos a que no se ataque al trabajo de las empresas exportadoras, atrás de esos trabajos hay familias. En el diálogo aspiramos que las partes se encuentren. Que el país pueda seguir avanzando en esto que estamos recuperando. Podemos exportar más, el doble de alimentos, tenemos esa capacidad, pero tenemos que cinchar todos juntos, en un foco en que las exportaciones van hacer crecer al país.

Estrategias

 Estamos hablando con las mismas navieras. Hablamos con el presidente de la República, manifestamos nuestra preocupación, hablamos con el Ministerio de Transporte, hicimos una gran recorrida planteando la problemática.

Lo de las navieras, que son todas privadas, creo que se va acomodar para el año que viene, tendremos que seguir malabarismos para conseguir fletes. Habría que pensar si el país tiene política en ese sentido, pero no las tiene, entonces hay que tener fondos. Se quiso tener en algún momento algún privado, se intentó pero no se pudo. En argentina si hay armadores que en algún momento intentaron cerrar el mercado y generar una reserva de carga, eso nos generaba un problema, no teníamos marina mercantes, ellos sí. A nosotros eso como país no nos sirvió, por eso no apoyamos al voto en ese sentido porque nosotros trabajamos con el mundo, estamos exportando a 178 países, si se tranca ese barco argentino o brasilero, dependemos de permisos.

El Puerto de Montevideo es un gran puerto, lo llevamos en el ADN, lo queremos defender.

Argentina tiene problemas que resolver, Brasil está llevando mucho barco por su volumen a Santos, la eficiencia de nuestro puerto es mejor que la de Santos. Podríamos tener un trabajo muy lindo de logística a través del Puerto de Montevideo. Nosotros nos adaptamos a las nueva modalidades hemos hecho alguna gestión con la Katoen Natie por trabajos y números, se los mostramos a todas las autoridades y a ellos, tenemos una mesa de trabajo para analizar las tarifas a partir de esta nueva modalidad, tenemos un diálogo directo, es una mesa donde trabajamos con el presidente del puerto, la empresa, los exportadores, vamos mostrando números y negociando con ellos a baja de tarifas, que esas tarifas atraigan. Tenemos buen diálogo y la empresa está abierta a escucharnos. Tenemos reuniones quincenales sobre esa negociaciones. Hicimos un estudio en donde se demostraba que nuestro puerto con las tarifas anteriores estaba cinco veces más caro que los puertos de la región, para demostrar que hay que bajar las tarifas para competir igual a igual. La empresa hizo una oferta de tarifas y quedó de analizar que con esa oferta quedábamos tres veces más caro. No llegábamos al mismo precio de San Antonio y Río Grande. Pero, están abiertos y están en trabajando en ellos y seguiremos dialogando con ellos.

Aumento de exportaciones en los últimos meses

Eso es una excelente noticia. Cuando salen los números y vemos que estamos recuperándonos, setiembre 2021 con respecto al año 2020, hubo 32 % de aumento saliendo de un año horrible. Si comparamos enero a setiembre también 32 % más que enero y setiembre del año pasado y si calculamos el anualizado es un 24 % con respecto al año anterior.

Falta de contenedores

No llegaron 7.500 contenedores, que esa información de centro de información, que informó hace poco a la prensa, también nos pasa a nosotros que son una cantidad de contenedores, entre los cuales estaban los vacíos que estábamos deseando que llegaran y cuando nos dicen ‘ay, perdón, pero vamos a desviar el barco’ con 350 contenedores vacíos es terrible.

TLC con China

Para nosotros, generar acuerdos comerciales es fantástico, generando acuerdos bajamos los aranceles, para que nuestro producto sea más competitivo. China es un gran mercado y nosotros en este momento cuando entramos ciertos productos a China pagamos cerca de 340 millones de dólares de impuestos cuando  hay otros países que producen igual que nosotros que no lo pagan porque han hecho acuerdos bilaterales con China, como por ejemplo Australia y Nueva Zelanda, me refiero a la carne. De esos 340 millones de dólares, 184 millones corresponde solo a la carne, ese dinero sería mejor que quedara del lado uruguayo para generar más inversión y empleos, por eso queremos avanzar en esos acuerdos con este país, con otro y con el que sea. Tenemos otras características que son entregar el producto, certeza al cliente, calidad, venimos muy bien, pero tenemos que pagar impuestos. Qué pasa cuando uno hace un acuerdo bilateral, se sientan las partes y empiezan a plantear hacia donde quieren ir, después se consultan todos los sectores productivos del país cuáles son las debilidades y fortalezas de ese sector para traer de China o llevar a China, luego qué productos irán a protegerse, no se entrega todos los productos, es protegemos estos de un lado y del otro. Ahí dicen en cuanto tiempo van a desproteger de forma tal darle tiempo al país y sector de fortalecerse, crear e innovar, como pasó con el Mercosur. Se protegieron y se desgravaron los 15 años. En este caso de Chile con China, son progresivos, tres años conversando. Esta propuesta de China con Uruguay son los tiempos, el gobierno le ha puesto tiempos y plazos para que el sector privado pueda evaluar donde se puedan cumplir los tiempos, no apurados, sino de forma pausada.

Las exportaciones a Estados Unidos subieron y ubicaron al país norteamericano en el segundo destino para los productos uruguayos

La Unión de Exportadores se reunió con el presidente Lacalle Pou para hablar de una estrategia nacional para el sector.

Con 178 mercados prácticamente cerrados, el sector exportador uruguayo acumula cinco meses de baja en la actividad. La pandemia produjo además algunos cambios en nuestra balanza comercial.

Sin embargo, estas diferencias no logran compensar las compras de China que provocaron que los exportadores tuvieran la peor pérdida en febrero cuando el país asiático cortó las compras en el exterior por el Covid-19.

La Unión de Exportadores se reunió con el presidente de la República para trabajar en una estrategia nacional exportadora.

La Unión de Exportadores relativizó los beneficios del aumento del dólar porque la divisa americana se está fortaleciendo en casi todos los países emergentes

Eso no mejora la competitividad uruguaya. Además, la suspensión de compras en China por el coronavirus hizo caer las exportaciones nacionales a ese país un 50 % en febrero.

Para los exportadores el pánico por el Coronavirus lleva a los inversores a protegerse trasladando sus fondos a países desarrollados. Ese efecto de retiro de dólares se da en casi todos los emergentes, por lo que la devaluación es general y no hay gran variación de la competitividad como ocurre con otros factores.

El Coronavirus hizo caer las exportaciones a China un 50 % en febrero. El impacto es mayor porque ese país asiático es el principal comprador de los productos uruguayos.

 

La epidemia de coronavirus paraliza a China y el impacto comercial ya se nota en Uruguay

Desde la Unión de Exportadores se monitorea el tema porque está siendo afectado el cronograma de embarques de mercadería.

Para contener el brote China bajó su actividad y el impacto del descanso del gigante se nota en todos lados.

"Se está midiendo y se está evaluando. Realmente hay enlentecimiento en algunos embarques, China está paralizada en muchos aspectos. No hay algo concreto que te pueda decir al respecto, pero sí que de alguna manera China esté frenada, frena el dinamismo de la cadena", explicó la presidenta de la Unión de Exportadores, Andrea Roth.

La afectación a Uruguay puede darse por las demoras en el tránsito de mercaderías. "Preocupa que no se corten los tiempos de embarque y el cumplimiento de cronogramas que fueron pleanteados", dijo Roth.

La Unión de Exportadores en tanto sigue trabajando en el análisis de costos logísticos, acuerdos comerciales y costos de producción para entregarle en marzo una hoja de trabajo a las nuevas autoridades.

"Partiendo de la base de que están compuestos por un montón de pequeños costos que no son grandes temas, sino la sumatoria, muchas veces de ineficiencias o costos indirectos. Ahí es donde queremos aportar una hoja de ruta para colaborar para gestionar juntos mejoras. El objetivo persona es reforzar entre febrero y marzo, poder plantearlas al gobierno entrante en marzo", agregó Roth.

La Unión de Exportadores viene trabajando estos temas con el gobierno saliente y ahora quiere continuar ese trabajo con quienes asumen el 1º de marzo.

La Unión de Exportadores espera cerrar el año con un aumento con respecto a 2018

Aunque las exportaciones tuvieron una baja de 0,8% en noviembre con respecto al mes anterior, mantienen expectativas de dinamismo.

Teresa Aishemberg, secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores, expresó:

“Tengo las cifras de noviembre que cayeron 0,8 % si lo comparamos con noviembre 2018. Entre enero y noviembre vemos que hubo un aumento de 2 % respecto al mismo periodo del año pasado. Eso nos da que si sigue dinámica la zafra de soja, madera y carne vamos a terminar el año con 2 % más que el año pasado”.

La Unión de Exportadores insistirá con las autoridades en la necesidad de mejorar la competitividad.

“Bajar los costos que tenemos dentro del país en el tema logístico, combustible e infraestructura. Todo eso queremos que se mejore”, agregó Aishemberg.

"En Uruguay hay varias empresas argentino-dependientes. En agosto le vendimos prácticamente lo mismo a Argentina que a Argelia"

"Uruguay debe ser más competitivo, ese es un deber que tenemos más allá de lo que suceda en la región y en el mundo", señalaron desde la Unión de Exportadores.

El decreto de “necesidad y urgencia” emitido por el Gobierno argentino comenzó a regir y encendió las alarmas en la región y especialmente en Uruguay. Entre otras restricciones, el decreto establece que las empresas exportadoras deberán solicitar permiso al Banco Central de Argentina para la compra de divisas y que las transferencias al exterior requerirán autorización previa de la autoridad monetaria de ese país.

¿Cómo impactarán estas medidas en el mercado y las exportaciones uruguayas? Abordamos el tema junto a María Laura Rodríguez de la Unión de Exportadores.

Argentina está en una crisis de confianza, en una situación muy complicada. Nada sorprende demasiado cunado uno mira los números de Argentina. Esto no debería afectar en principio el comercio, en el sentido de que los exportadores e importadores argentinos podrían hacer uso de sus cuentas bancarias, hoy no hay un corralito.

Es un tema más para evitar la especulación sobre el tipo de cambio y evitar que el Banco Central Argentino tenga que seguir perdiendo reservas para evitar que el dólar siga disparándose.

Lo primero en lo que impacta es en las perspectivas de los negocios. Eso viene pasando hace meses.

En Uruguay hay varias empresas que son argentino-dependientes, sobre todo en rubros industriales como plásticos, químicos, productos farmacéuticos, vehículos y autopartes. Esas empresas vienen golpeadas.

En el mes de agosto le vendimos prácticamente lo mismo a Argentina que a Argelia.

La diferencia cambiaria se va ampliando y no sabemos cómo va a seguir. Uruguay se ha convertido en un país caro para producir, es bastante difícil colocar productos con otra elaboración.

Uruguay debe ser más competitivo, ese es un deber que tenemos más allá de lo que suceda en la región y en el mundo. Si nos volvemos más competitivos vamos a estar prontos para enfrentar lo que se venga.

Es difícil prepararse para el mundo sin estar en el mundo.

En julio las exportaciones a Argentina cayeron 22 % respecto al mismo mes del 2018

La Unión de Exportadores lamenta que a pesar de la cercanía hoy el vecino mercado sea inaccesible para las empresas uruguayas por los problemas económicos.

El mercado argentino ya estaba complicado por la devaluación y el impacto de las elecciones primarias, terminó de cerrar las puertas al comercio exterior. "En el mes de julio disminuyó un 22 % con respecto al mismo mes del año pasado", informó Teresa Aishemberg, gerente general de la Unión de Exportadores.

A Argentina iban de Uruguay plásticos, insumos automotrices, cereales y muchos productos de pequeñas y medianas empresas que hoy ya no tienen las condiciones para vender allí.

"Hoy Argentina es el 3,92 % del total de nuestras exportaciones", indicó Aishenberg.

Los exportadores ven un alivio en la suba del dólar de estos días en el cual también ha impactado la situación argentina. Igual dicen que no es suficiente.

Los exportadores trabajan con el gobierno identificando los problemas de competitividad y reclaman digitalizar los trámites y bajar costos de producción. "Sacar un container por el Puerto de Montevideo es más caro que en otros países. Por ejemplo, están 600 dólares en otros países y en Montevideo, 800 dólares", sentenció Aishemberg.

Aishemberg dice que Uruguay exporta inteligencia artificial a otros países pero no ha sido capaz de aplicarla internamente para bajar costos y dijo que eso hay que arreglarlo para ser competitivos en el acuerdo con la Unión Europea.

La Unión de Exportadores se reunió con el presidente del BCU para pedirle más intervención para evitar bajas abruptas del dólar

Este jueves y viernes el dólar subió después de diez días de caída.

Este viernes el dólar aumentó 0,09 % y llegó a los $34,17. A los exportadores les preocupa la baja que hubo en los últimos días y de eso hablaron en la reunión.

“La UE y el BCU nos comprometimos en mantener el tipo de cambio real en un nivel competitivo. Lo interesante es que el BCU está profundamente comprometido con un tipo de cambio real de equilibrio y es lo que necesita el sector exportador”, señaló María Laura Rodríguez, asesora de la Unión de Exportadores.

Los exportadores no dicen a cuánto debería estar el dólar.

“Necesitamos que el tipo de cambio real sea el más alto posible sin que afecte demasiado la inflación. Lo que vimos esta semana fue una baja abrupta desalineada con otros mercados”, agregó Rodríguez.

La Unión de Exportadores trabaja con el Gobierno en varias comisiones para analizar medidas que mejoren la competitividad del país.

Unión de Exportadores entiende que Uruguay debe reducir costos internos para mejorar competitividad internacional

Este factor más los aranceles que enfrentan las exportaciones hacen que el país deje de percibir varios millones de dólares cada año, agregaron.

La Unión de Exportadores entiende que para mejorar la competitividad internacional Uruguay también debe reducir sus costos internos.

En 2016, el Ministerio de Economía y Finanzas estimó en 250 millones de dólares el costo arancelario anual de las exportaciones uruguayas como consecuencia de la falta de acuerdos comerciales

Estas barreras no solo disminuyen la competitividad internacional sino que además dificultan la exportación a destinos de calidad en los que Uruguay ha logrado autorización para colocar bienes.

Uno de los ejemplos más contundentes es el envío de carne a Japón, donde mejor se paga el producto, pero donde el arancel es del 39 por ciento.

En Uruguay, a esta dificultad se agregan los costos internos, reclamo permanente de los productores.

Unión de Exportadores comienza ciclo de reuniones con todos los precandidatos a la Presidencia

"La competitividad pasa por muchos factores, pero es el principal tema a tratar", apuntaron.

La Unión de Exportadores del Uruguay se reunirá con todos los precandidatos a la Presidencia de la República, en el marco de las elecciones internas 2019.

“Las agendas de los precandidatos son muy distintas y difíciles. Empezamos con Carolina Cosse, seguimos con Daniel Martínez y seguramente después con Luis Lacalle Pou. Vamos a reunirnos con todos. La idea es presentarles nuestros trabajos en todos los temas y poder hacerles conocer todo lo que hemos trabajado hasta ahora.

Incluso, queremos reunirnos con los equipos de trabajo de los precandidatos.

La competitividad pasa por muchos factores, pero es el principal tema a tratar. Estamos trabajando en tres grupos sobre este tema: conectividad aeroportuaria, los costos de producción y la estrategia de relacionamiento internacional-comercial de nuestro país.

Nos importa el presente, y por eso tenemos también reuniones con ministros del Gobierno actual. Pero también nos preocupa el futuro”.

Unión de Exportadores: "Lo más probable es que se intensifique la llegada de productos argentinos a los supermercados"

Explican que "la producción de Argentina va a los mismos mercados" que Uruguay, y eso los deja "desfasados".

Las exportaciones uruguayas a Argentina bajaron un 6 % en el último año, según datos de la Unión de Exportadores.  Argentina ocupa el quinto lugar de destino de exportación de los productos uruguayos. Antes se ubican China, Brasil, zona franca Punta Pereira y Estados Unidos.

Abordamos el tema junto a Teresa Aishemberg, secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores.

Estamos preocupados porque el dólar subió mucho más en Argentina y Brasil, y en Uruguay no. Eso nos deja desfasados para competir en terceros mercados.

Los costos para producir en Uruguay son más caros que producir en Argentina, donde todo es mucho más barato. Lo más probable es que se intensifique la llegada de productos argentinos a los supermercados. Y el producto uruguayo estará más caro.

La producción de Argentina va a los mismos mercados que vamos nosotros. Vamos a tener que ver hacia la interna qué medidas tomamos para abaratarnos y poder competir durante los próximos meses con Argentina.

Las situaciones macroeconómicas de nuestros países no son las mejores. Tiene que seguir madurando la idea de intensificar nuestros acuerdos internos, pero manda la macroeconomía.

Queremos que el Banco Central deje que el dólar flote y lo dejen libre. No hay que hipotecar la parte productiva. Queremos defender el empleo porque los trabajadores son los que hacen a la empresa.

Esta semana tendremos una reunión con el Ministerio de Economía. Y también tenemos una cita en el Parlamento para explicar nuestra situación, y el impacto de la Rendición de Cuentas.

Todos los sectores están afectados. Al cierre de agosto, la carne fue la que se mantuvo en los mercados de forma normal. Después, otros sectores bajaron. Argentina está cerrando contratos que las empresas ya se habían comprometido a firmar, ¿pero qué va a pasar después? Uruguay tiene que ver cómo hace para reposicionarse en el mundo.

Por suerte estamos bastante diversificados en nuestros destinos. Un 22 % va hacia Asia, un 22 % hacia el Mercosur, y el resto a otras partes del mundo.