Beidou: así funciona el GPS chino que puede rastrear con una precisión de centímetros

China completó esta semana su sistema de navegación Beidou con el lanzamiento de su último satélite, que le permitirá ofrecer servicios de geolocalización a nivel global y le conferirá independencia de la tecnología GPS estadounidense tanto a nivel militar como civil.

La concreción del sistema BDS, con 35 satélites, representa un paso significativo en el desarrollo espacial del gigante asiático de las últimas décadas y le permitirá ofrecer al mundo servicios de posicionamiento global con mayor precisión que su alternativa estadounidense, según los responsables chinos.

“El sistema traerá nuevos hitos a los sistemas de navegación globales y será el mejor del mundo”, destacó a la televisión estatal el director de la Oficina China de Navegación por Satélite.

China comenzó a construir el Beidou hace 20 años, con el objetivo de ser autosuficiente en tecnología de navegación y disponer de un sistema alternativo al GPS, desarrollado por el Ejército de Estados Unidos.

El sistema se compone de dos constelaciones de satélites separadas. El Beidou-1 consta de tres satélites que desde el año 2000 ofrecen cobertura y servicios de navegación y posicionamiento para China y algunos países vecinos.

El Beidou-2 comenzó a operar en diciembre de 2011 con diez satélites en órbita. Y con el Beidou-3, el sistema alcanzará una cobertura global este año y estaría listo para proporcionar una alternativa a los otros tres existentes en la actualidad: el GPS, el Galileo europeo y el GLONASS ruso.

Según sus promotores, Beidou ofrece un margen de desviación en la precisión de 10 centímetros, frente a los 30 centímetros del GPS.

Además de navegación y posicionamiento, el BDS ofrecerá servicios de comunicación gracias a su mayor ancho de banda.

El arquitecto del sistema dijo al diario oficial Global Times que el sistema es compatible con el GPS, el GLONASS y el Galileo, y que los usuarios podrán elegir libremente el que mejor cobertura tenga de los cuatro, que conjuntamente dispondrán de más de cien satélites.

La inversión estimada de China en el proyecto supera los 10.000 millones de dólares.

Cerca de 200 países solicitaron ya a China las tecnologías BDS, que exporta actualmente a más de 120 naciones.

 


Las Más Vistas