China acelera para ser el primer país en tener una moneda digital soberana

China pisa el acelerador para convertirse en el primer país del mundo en lanzar una divisa digital soberana respaldada por el banco central.

Es por eso que esta semana está realizando la primera gran prueba pública repartiendo 10 millones de yuanes (lo que equivale a un millón y medio de dólares) a 50 mil participantes.

El proyecto del yuan digital, denominado oficialmente Pago Electrónico de Divisa Digital, nació en 2014 en el Banco Popular de China, que decidió apurar la marcha después de que Facebook anunciara su moneda virtual, libra, a mediados del año pasado.

China no es el único en esta carrera, con ejemplos como el de Suecia o Camboya o incluso el euro digital que el Banco Central Europeo tiene en mente. Lo que sí parece ser es que China es el país que la lidera, con pruebas reales en su ecosistema económico.

¿Qué es exactamente el yuan digital? Aunque suene a perogrullada, es una versión digital, una moneda de curso legal respaldada por el banco central con valor idéntico al del yuan físico. Pero es precisamente en su naturaleza virtual donde radican las diferencias.

Emplea la tecnología 'blockchain' y es virtual, pero no es una criptomoneda. ¿Por qué? Porque divisas como el bitcoin tienen como objetivo "liberar" al usuario de la influencia y el control de los bancos centrales, mientras que el yuan digital busca aumentar el control del gobierno sobre la masa monetaria.

De hecho, la institución le tiene declarada la guerra a las criptomonedas, de las que afirmó que son una "fuente potencial de inestabilidad financiera" que, en el futuro, podría comprometer la capacidad de los bancos centrales de generar liquidez.

Capaces de seguir transacciones -y a sus protagonistas, pues el uso del yuan digital estará vinculado a un documento de identidad- y de recibir los datos instantáneamente, las autoridades podrán elaborar políticas monetarias de manera más precisa y luchar contra delitos como el lavado de dinero, al tiempo que se ahorran los costos altos de imprimir dinero físico.

El banco central indicó que su objetivo es que esté lo suficientemente maduro como para que se utilice una "importante prueba" durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022 que, de desarrollarse con éxito, podría ser el espaldarazo que necesita para ponerse en marcha.

 


Las Más Vistas