Cumplió 40 años el Walkman, un ícono de la década de los 80′

En julio de 1979 la industria de la música y al tecnología se aliaron para darle vida a un dispositivo que con el paso del tiempo se convirtió en un símbolo.

Estamos acostumbrados a los golpes nostálgicos. Ya sea en series, cine, moda y estilos musicales, la cultura actual está todo el tiempo yendo y viniendo tomando referencias a adoptando estilos de épocas pasadas.

Esta semana los nostálgicos celebran los 40 años del Walkman: un ícono de la década de 1980.

Estamos hablando del aparato japonés de la marca Sony que llegó al mercado en julio de 1979. Un año después el dispositivo cruzaría el mundo para insertarse en el mercado de Estados Unidos y de allí al resto del mundo.

Según publicó Infobae, el primer Walkman hoy tendría un valor de US$ 150. Fue la primera vez que la tecnología hizo realidad el sueño de llevar la música a todas partes. Algo que hoy parece muy común.

Si observamos la evolución en esta gráfica, vemos que que el Walkman de alguna manera fue lo que catapultó todo lo que vino después.

Empezó siendo un reproductor de cassettes, con la idea de revivir un formato que no había ganado tanta aceptación para destituir al vinilo. Hasta llegar al iPod o el MP3 que fueron el gran salto a la música portátil antes del batacazo del streaming.

¿Cuáles fueron las claves del éxito del Walkman?

En julio de 1979 la industria de la música y al tecnología se aliaron para darle vida a un dispositivo que con el paso del tiempo se convirtió en un símbolo: el Walkman.

Liviano, compacto, minimalista, fácil de usar y con una apariencia futurista, el Walkman fue un éxito absoluto y vendió más de 175 millones de unidades en todo el mundo.

Si bien no hay concesiones sobre su inventor, el crédito hoy lo tiene Andreas Pavel, un inventor alemán de raíces brasileñas amante de la música que trabajaba para Sony.

Además de ofrecer calidad estéreo en un dispositivo portátil y contar con sintonizador de radio AM/FM desde 1984, el Walkman fue exitoso porque se conviritó en un símbolo de status entre las generaciones jóvenes de aquel entonces. Todos querían tener uno, pero no todos podían tenerlo.

Además, el Walkman generó una suerte de subcultura en torno a la música en la que los más fanáticos alquilaban casetes y discos y los graban en sus casas, generando de forma inconsciente una de las primeras redes de piratería. Se podía decir mucho en la década de los 80 cuando regalabas un casete.

La comunidad tecnológica está de acuerdo en la idea de que el Walkman fue lo que inspiró otra serie de inventos como el Discman en 1984, el transgresor MP3 en 1998 y el iPod en 2001.

Hoy, 40 años después, el dominio lo tiene el streaming con plataformas como Spotify con 100 millones de suscriptores premium.

 


Las Más Vistas