Este 17 de julio se celebra el Día internacional del Emoji

¿Saben por qué se celebra hoy? Porque es la fecha que aparece en el emoticón del calendario en los teclados de iPhone. 

Surgieron en 1999 en Japón y se extendieron a todo el mundo con el boom de las aplicaciones de mensajería instantánea.

Hoy es Unicode el consorcio que los regula y restringe. Es el que recibe todas las solicitudes y finalmente redondea el diseño y termina por elegir qué se incluye en los teclados del mundo y qué no.

Hay un total de 3.019 emojis, divididos en 10 categorías. Cada año se agregan más y está previsto que en la próxima actualización se incluya un emoticón de un mate. Fue un proceso largo de un grupo de argentinos que realizó todo el trámite y está intentando hace al menos dos años.

Todavía no existe ninguna herramienta que pueda cuantificar cuántos emojis se usan diariamente ni cómo. Sin embargo existe una herramienta llamada emojitracker que analizan la cantidad de emojis que se publican en Twitter.

El emoji más utilizado en esta red social en todo el mundo es la carita feliz con lágrimas en los ojos.. Desde julio de 2013 que es cuando se empezó a medir se usó 2.291 millones de veces. Le siguen el corazón rojo con 1.097 millones y el símbolo verde reciclaje con 936 millones.

Si bien los emojis hoy son un lenguaje universal, no quiere decir que no generen malentendidos.

La Universidad de Minnesota descubrió tras una serie de encuestas que muchos emojis generan malentendidos y múltiples interpretaciones.

Según este análisis, el 4,5% de los iconos analizados se interpretan de una manera consistente entre diferentes personas. El propio creador de los emoticones cree que su uso es libre: “No creo que exista un uso correcto o incorrecto del emoji”.

Pero hay mucha más historia detrás de estos símbolos.

En el año 1999 el japonés Shigetaka Kurita era un diseñador que trabajaba en el incipiente mundo digital. Ese mismo año una empresa japonesa de comunicación móvil le mandó crear 176 emoticones para darle, en sus propias palabras, un toque más emocional al intercambio de textos.

Para alcanzarlo se inspiró en el manga, los tradicionales dibujos japoneses. Fue recién en el 2008, cuando Apple incluyó un catálogo de estos dibujos en uno de sus teclados, que los emojis se popularizaron y extendieron por todo el mundo.

En la actualidad son más de 2.000 y los regula Unicode, una organización sin fines de lucro que cada años revisa miles de peticiones de usuarios que cumplen con los requisitos.

La popularidad de estos dibujos es tal que los emojis tienen enciclopedia propia, la Emojipedia, y protagonizaron en 2017 su propia película. En 2015, el Diccionario de Oxford eligió el emoticón sonriente como palabra del año. Algo que nunca antes había sucedido.

También son objeto de estudio de incontables análisis lingüísticos.

Cada año se agregan nuevos y muchas veces son una forma de visibilizar problemáticas sociales que están sobre la agenda -como feminismo y derechos humanos de comunidades históricamente relegadas como la LGTB- y así ayudar a incluir estas temáticas en las conversaciones diarias.

Este año se incluirá, para alegría de muchos, el emoji del mate.


Las Más Vistas