Inteligencia artificial, la gran aliada que irrumpe en el mundo de las finanzas

La inteligencia artificial se está posicionando rápidamente y hace ya un tiempo se empezó a colar en los sistemas financieros.

La inteligencia artificial está entrando a toda velocidad en el mundo de las finanzas, aunque sus algoritmos podrían provocar inestabilidad en los mercados si no tienen control.

Si hay que hacer un repaso histórico, es desde hace diez años que ya se usan algoritmos en las llamadas transacciones de alta frecuencia en bolsa, con sistemas que automatizan algunas operaciones, como “vender” si las acciones llegan a cierto nivel, o “comprar” si el banco central baja sus tasas de interés.

Pero en el último tiempo la inteligencia artificial dio un paso más allá con sus sistemas de aprendizaje automático, capaces de analizar millones de datos para detectar tendencias, correlaciones, previsiones para que decidan por si solos si compran o venden.

Según la consultora Greenwich, más del 50% de las empresas del mercado utilizarán sistemas de aprendizaje automático en los próximos dos años.

Los fondos de inversión y los gestores de activos los utilizan para disminuir el riesgo sobre qué comprar, cuándo hacerlo y para qué clientes.

Los bancos también utilizan el aprendizaje automático para detectar fraudes y ataques informáticos, fijar el precio de un producto o analizar el perfil de los clientes atípicos a la hora de conceder préstamos.

Los reguladores también usan la inteligencia artificial para detectar posibles eventos catastróficos en los mercados.

Pero, como en toda tecnología, hay varios problemas. Uno de ellos es que el aprendizaje automático no es capaz de explicar el “razonamiento” que lo llevó a tomar una u otra decisión.

Por eso el sector financiero quiere que la inteligencia artificial sea comprensible para los clientes y para los reguladores y que, al mismo tiempo, los humanos sigan siendo responsables.


Las Más Vistas