¿Qué dicen los sueños sobre nuestra salud mental? Un algoritmo quiere averiguarlo

La humanidad siempre tuvo un vínculo muy particular con los sueños. Lo que es nuevo es aplicar tecnología para analizar sueños a gran escala.

Se estima que, al momento de morir, el ser humano promedio habrá pasado al menos seis años de su vida soñando.

Existen pocos consensos en la ciencia sobre el origen y el impacto de los sueños en la salud mental, pero con la llegada de nuevas tecnologías, esto podría empezar a cambiar.

Dreambank.net es, probablemente, la base de datos de sueños más grande del mundo. Según estimaciones de El País de España, hay cerca de 38 mil sueños almacenados en el portal, todos ellos recogidos por especialistas del testimonio de sus pacientes.

Utilizando toda esa información, el laboratorio Bell Labs y la Universidad de Cambridge están aplicando inteligencia artificial para intentar desprender de estos relatos algunas características psicológicas de aquellos que los soñaron.

“Por eso construyeron un atrapasueños virtual, un algoritmo capaz de procesar los textos de cientos de soñadores anónimos, identificando automáticamente en ellos personajes, interacciones y emociones”, relata El País. Y agrega que el objetivo de los investigadores “es poder determinar si una persona sufre ansiedad o depresión o si hay patrones que se repiten en determinados grupos sociales”. Al mismo tiempo, uno de los científicos al frente del proyecto cree que el análisis ayudaría a comprender en tiempo real cómo eventos globales, como la pandemia, afectan la salud mental de las personas.

El estudio determina que existe una relación, muchas veces vidriosa y multidireccional, entre los sueños y la realidad. Hasta el momento, el análisis de los sueños era una tarea bastante compleja para la ciencia, pero la utilización de algoritmos está ayudando a los investigadores a analizar sueños a gran escala y obtener conclusiones más confiables.

Un ejemplo reciente tiene que ver con lo que sucedió con el movimiento Black Lives Matters. El instituto especializado Sleep and Dream Database estudió a 5.000 personas luego de la muerte de George Floyd en Estados Unidos y constató un claro aumento “en los sueños sobre las protestas y la injusticia racial. Estas son instantáneas del miedo, la tristeza y la confusión de nuestro subconsciente”, detalló el portal Retina.

Por su parte, la Universidad de Helsinki aplicó inteligencia artificial sobre un conjunto de sueños a lo largo de la pandemia. En estos casos se detectó que los sueños o pesadillas se homogeneizaron.

La autora del proyecto dijo que "los resultados señalan que soñar en circunstancias extremas revela imágenes visuales compartidas. Los sueños pueden indicar alguna forma de paisaje mental compartido entre individuos".


Las Más Vistas