Trump le declaró la guerra a Twitter y las tensiones aumentan

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intensificó este jueves su guerra contra Twitter al pedir que su gobierno estudie si pueden retirarse algunas protecciones legales que amparan a las redes sociales, una propuesta que será enviado al Congreso.

Trump firmó un decreto destinado a evaluar si su gobierno puede castigar a Twitter, Facebook, YouTube o Google si intentan moderar los contenidos publicados en sus plataformas.

Sin embargo, la orden por sí misma no tiene un impacto inmediato y parece más un guiño a su base de votantes a cinco meses de las elecciones presidenciales.

“(Twitter está tomando) decisiones editoriales. En ese momento deja de ser una plataforma pública neutral, y se convierte en un editor con un punto de vista”, dijo Trump a los periodistas antes de firmar la medida.

La ley vigente indica que las grandes compañías de Internet están exentas de casi cualquier consecuencia legal resultante de los contenidos publicados en su plataforma e incluso de sus propias decisiones de eliminar contenidos, porque se supone que son meros intermediarios o canales.

Trump consideró que Twitter y otras plataformas demostraron tener un “poder sin control para censurar, restringir o editar” los contenidos que publican.

A su vez, Trump aseguró que le “encantaría” deshacerse de su cuenta de Twitter, pero siente la necesidad de mantenerla porque no hay una “prensa justa” en su país.

Esta medida se suma a una serie de acusaciones que viene haciendo Donald Trump. Asegura que las plataformas digitales vienen “suprimiendo voces conservadoras y escondiendo información”.

En medio de las manifestaciones en Minneapolis por la muerte de un afro estadounidense Trump publicó un tuit que dice lo siguiente.

“Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd y no dejaré que eso suceda. Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le dije que el ejército está completamente de su lado. Ante cualquier dificultad asumiremos el control, pero cuando comience el saqueo, comenzará el tiroteo. ¡Gracias!”.

Twitter marcó de esta manera su tuit. “Este tuit incumplió las Reglas de Twitter relativas a glorificar la violencia. Sin embargo, Twitter determinó que puede ser de interés público que dicho tuit permanezca accesible”.

Lo mismo sucedió cuando la cuenta oficial de La Casa Blanca replicó las palabras de Trump. El que se sumó a la polémica fue Mark Zuckerberg, el dueño de Facebook.

“Creo que tenemos una política diferente a la de Twitter en esto”, dijo Zuckerberg a Fox News, el canal de televisión​​preferido por Trump, en el anticipo de una entrevista que saldrá al aire el jueves más tarde.

“No creo que Facebook o las plataformas de internet, en general, deban ser árbitros de la verdad. Creo que es una línea peligrosa, en términos de decidir qué es verdad y qué no”, sostuvo Zuckerberg en otra entrevista a CNBC.

 


Las Más Vistas