Videos ASMR: el ansiolítico sonoro que los jóvenes buscan cada vez más en las redes sociales

¿Qué son estos videos? ¿Por qué consiguen millones de reproducciones en Youtube, Instagram y TikTok?

Algunos los llaman “los susurradores de internet”. Son creadores de contenidos digitales que cada día suman horas y horas de grabación de videos en las redes sociales. Videos que alcanzan picos de audiencias con millones y millones de reproducciones.

Su popularidad es un fenómeno bastante inexplicable y con poco soporte científico, pero su alcance en internet es innegable. Los primeros videos aparecieron tímidamente hace una década en YouTube y comenzaron a ganar reproducciones hasta que en 2018 la técnica alcanzó la cresta de la ola. Pero en el último tiempo, estos videos encontraron una segunda ola de popularidad gracias a redes sociales como Instagram y TikTok.

Los videos ASMR, llamados por las siglas en inglés de Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma, son videos en los que se registran una serie de sonidos en alta definición que pueden ser desde susurros, hasta alguien comiendo o peinándose. En general, todos tienen en común que producen una sensación placentera y de relajación que en algunos casos llega hasta un hormigueo desde la cabeza hasta el final de la espina dorsal.

Aun así, “el ASMR no tiene una base científica sólida”, afirmó un neurólogo y coordinador del comité de nuevas tecnologías de la SEN al diario El País de España. Si bien en el último tiempo se publicaron varios estudios vinculados al tema, ninguno demostró “qué ocurre exactamente en el cerebro cuando se visualizan estos vídeos o por qué hay personas que sienten un cosquilleo al verlos y otras que no”.

Pero entonces, ¿por qué los videos suman millones de reproducciones si sus efectos no están comprobados?

Los neurólogos creen que todo se trata de un efecto de sugestión dentro de la mente y que los usuarios reproducen esos videos esperando ciertos resultados placenteros. Entonces se genera una especie de efecto placebo digital.

Algunos estudios sobre la segunda ola del ASMR en redes sociales como TikTok, apuntan en esa dirección. “El espectador busca estos contenidos para responder a varias necesidades: autoevaluación y mejora, estimulación y relajación sensorial, entretenimiento, escapismo y pasar el tiempo o seguir las tendencias”, detalla The Conversation. Al mismo tiempo, diversos reportes apuntan a que los usuarios utilizan los videos ASMR para dormir mejor, meditar y reducir su ritmo cardíaco.

La ansiedad y el estrés típicos de estos tiempos implican que las personas busquen estrategias de relajación donde las tengan más a mano. Y el celular siempre está a mano.


Las Más Vistas