Fede Álvarez: “El equipo hizo el sacrificio de ir a rodar en situaciones extremas para darle a la audiencia la experiencia” – Teledoce.com

Fede Álvarez: “El equipo hizo el sacrificio de ir a rodar en situaciones extremas para darle a la audiencia la experiencia”

El cineasta uruguayo presentó su nueva película: "La chica de la telaraña". Se trata del cuarto episodio de la zaga Millenium. Tiene el sello del director uruguayo y varios guiños locales.

Después de haber sorprendido al mundo con el corto cinematográfico Ataque de Pánico en 2009, el realizador uruguayo Federico Álvarez captó la atención del cineasta Sam Raimi, quien le encargó dirigir la remake de su propia cinta de culto de los 890′: Posesión Infernal. Con aplausos de la crítica y una taquilla importante, tres años más tarde Álvarez se consagró como realizador y autor con No Respires, una asfixiante cinta de bajo presupuesto que cosechó cerca de 150 millones de dólares.

Durante la presentación de aquella película recibió la oferta de dirigir una zaga de gran taquilla mundial: nada menos que el cuarto episodio de Millenium, una de las novelas contemporáneas de mayor venta mundial.

“En este caso yo ya hice dos películas para el mismo estudio que tuvieron mucho éxito y eso te gana la chance de poder hacer una película de este tamaño y que sea cien por ciento tuya”, contó a Telemundo.

Álvarez, con 40 años recién cumplidos, no solo logró colarse a la industria de Hollywood sino dejar en claro que es un realizador con sello propio e historias para contar. “Intento no distraerme con absolutamente nada más de lo que la gente se imagina. Hay mucha gente que va ahí porque quiere trabajar en Hollywood, pero yo si pudiera estaría haciendo todo en Uruguay”, agregó.

Esta vez Fede Álvarez recibió del mismo estudio con el que trabajaba un guión sobre la continuación literaria que David Lagercrantz hizo de la obra de Stieg Larsson, el notable periodista y escritor sueco, La chica en la telaraña. “Es diferente el estilo narrativo, porque las novelas evolucionaron mucho. La primera novela tenía un estilo muy de novela de crimen y misterio donde hay un asesino y hay que encontrarlo. Después las novelas fueron evolucionando, la primera es más Agatha Christie, ya para el tercero todo era un poco más James Bond. Los personas son más pintorescos y son casi más de comic”, explicó el director uruguayo.

La cinta se centra en las desventuras de Lisbeth Salander, una joven hacker rebelde y vengadora, de aspecto asexuado y pasado conflictivo que termina envuelta en una violenta red de la mafia sueca. “Es una especie de vengadora anónima, que tiene no tiene super poderes, simplemente tiene sus habilidades. Pero la película se trata de algo más que eso, va a un lugar más profundo”, dijo Álvarez.

La película, filmada entre Alemania y Suecia, permitió al cineasta uruguayo rodar en paisajes reales a menos de veinte grados bajo cero. “No hay calefacción, estás con suerte en una carpa y llevar cosas hasta ahí es imposible. Llevar comida es complicado, son lugares que no están hechos para la gente. El equipo de rodaje hizo el sacrificio de ir a rodar en esa situación extrema para darle a la audiencia la experiencia”, contó el director.

Dentro de los puntos altos de este largometraje que fotografía Pedro Luque, otro uruguayo radicado en Los Ángeles que trabaja codo a codo con Álvarez, destaca el accidente automovilístico que filmaron piloteando un Maserati a distancia logrando un vuelco tan impactante como real. “Teníamos un Maserati en una calle y lo íbamos a hacer chocar contra unos árboles, con una tecnología nueva en la que se manejan solos, entonces pueden ir a toda velocidad y hacer lo que quieras, como si fuera un auto a control remoto”, relató Álvarez.

La película está repleta de detalles locales. Desde los banderines de Peñarol que el director cuelga en cada metraje, la remera de la banda Zero de los años 80′ que viste a uno de los secundarios, la familia del director que aparece como extra en varias escenas o el propio cineasta, que cierra la película tocando el piano. “Mis películas siempre terminan con una pieza de piano tocando el tema original y esta vez, por primera vez, lo toqué yo. Yo toco el piano de toda la vida, esta vez me animé”, confesó.

En menos de una década este joven realizador uruguayo ha desembarcado en Hollywood con talento y actitud. Lo próximo seguramente sea la secuela de No Respires, cuyo guión ya está finalizado.

 

 


Las Más Vistas