La Fundición del Tiempo, un ensayo documental sobre la humanidad y la bestialidad

El film es ganador del Bafici como mejor película latinoamericana.

El realizador uruguayo Juan Álvarez Neme, responsable antes de títulos como Al pie del árbol blanco, sobre la increíble historia de Aurelio González, fotoperiodista del diario El Popular, El Cultivo de la flor invisible sobre la lucha incansable por verdad y justicia del núcleo base de Madres y Familiares de desaparecidos, Avant, sobre la transformación del Sodre y el primer año de gestión de Julio Bocca al frente del Ballet Nacional, presenta en el marco del Doc Montevideo su tercer largometraje documental: La Fundición del tiempo para luego permanecer en cartel.

La cinta documental plantea el contraste y el nexo entre dos historias distintas, de humanidad y bestialidad, ocurridas a casi 19 mil kms de distancia y más de 7 décadas de diferencia.

Por un lado, la de Masayuki Ebinuma, un arborista nipón que cura y germina brotes de Kiki el árbol que sobrevivió a la irradiación de la bomba atómica en Nagasaki y volvió a brotar de las cenizas, y por otro la de Pierre Gil Venzal, un francés radicado en Soriano que practica la doma racional y somete a un padrillo hasta domarlo en unas pocas horas.

Es claro que en una realización como esta, un ensayo a través de dos hombres y dos épicas tan distantes, el resultado es la consecuencia de la disponibilidad, la calma y la espera.

“La fundición del tiempo”, obtuvo el premio a mejor Película Latinoamericana en BAFICI Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, primera realización uruguaya en ser premiada en competencia.

Filmada en 16mm, por un pequeño equipo de rodaje de entre 2 y cuatro personas, con la narración en off de Pedro Dalton, cantante de Buenos Muchachos, La Fundición propone un viaje contemplativo y sensorial de resistencia.

 

 

 

 


Las Más Vistas