Los Graffiti reconocieron con tres estatuillas a Los Buitres y Alejandro Balbis y Nicolás Molina se llevaron dos cada uno

Las artistas mujeres llevaron barbijos con una reivindicación que tiene que ver con las denuncias de violencia de género surgidas en el ambiente de la música.

Una segunda noche en el Auditorio del Sodre completó la entrega de los premios Graffiti 2020.

El mejor álbum de rock alternativo fue querencia del castillense Nicolás Molina, quien también ganó en la categoría solista masculino.

El mejor single pop fue para “más importante” de Jorge Nasser y Max Capote.

Snake, que cerró la primera entrega de los Graffiti en 2003, tocó en vivo y recordó la crisis bélica en Armenia y Azerbaiyan.

También se presentaron niña lobo, que a su vez se llevó el premio revelación del año, Olga Delgrossi, Los Buitres, Las Hijas de Mandela y Sonido Caracol.

Los barbijos de muchas artistas mujeres decía: somos voz, no silencio, en referencia a las denuncias de acoso, abuso y maltrato a mujeres en el ambiente de la música que se hicieron públicas a través de la red social Instagram.

Como mejor canción de rock fue elegido en el pozo, de socio junto con Lu Ferreira y Nico Grieco.

Juan Campodónico y Gustavo Santaolalla ganaron como mejores productores por Aura, de Bajofondo.

Los Buitres se llevaron tres premios: Banda del año, Álbum del año (Mecánica Popular) y Mejor álbum de rock y blues para el mismo.

Sin maquillaje de Alejandro Balbis se llevó el premio en la categoría mejor álbum de música popular y canción urbana.

La cantante, música y compositora Mariana Ingold recibió el premio a la trayectoria y Estela Magnone ganó como solista femenina por su disco siestas de Mar de Fondo.

Por votación popular, ganó Mi Primer Amor, de la princesita de la plena, Luana.

Como álbum del año ganó por voto popular, Jueves del Cuarteto de Nos. Y el artista del año, premio Omar Gutiérrez, por voto popular fue para Lucas Sugo.


Las Más Vistas