Adiós a Muhammad Ali, el más grande – Teledoce.com

Adiós a Muhammad Ali, el más grande

Con estilo propio para recorrer el ring y medir a sus rivales, conquistó a los fanáticos del boxeo y acercó al ring a miles de aficionados; la victoria ante George Foreman en Zaire en 1974 quedó catalogada como la pelea del siglo.

El periodista de Telemundo, Alejandro Figueredo, que se encuentra en Phoenix cubriendo la Copa América Centenario, se fue hasta el Scottsdale Healthcare Osborn Medical Center, el lugar donde pasó las últimas horas el gran Mohamed Ali. Frente al hospital está instalado un santuario y por allí han desfilado cientos de personas para recordar la figura del gran campeón.

Además de ser un defensor de la religión musulmana, Ali fue un gran vocero de la enfermedad de Párkinson. En 1984 había recibido su diagnóstico. También fue un gran representante de las personas negras y de todos aquellos que se sintieron rechazados en sus comunidades. Fue el boxeador más grande de todos los tiempos. Múltiple campeón mundial de los pesos pesados con un récord de 56 victorias en 61 combates. Solo Larry Holmes pudo ganarle por K.O. en el cierre de su carrera. Surgió en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960, ganando la medalla dorada.

Para muchos, la pelea ante George Foreman en Zaire en 1974 fue su gran despegue. Aquel combate quedó catalogado como la pelea del siglo. Con estilo propio para recorrer el ring y medir a sus rivales, conquistó a los fanáticos del boxeo y acercó al ring a miles de aficionados.

Los uruguayos recordamos el duelo con Alfredo Evangelista, el uruguayo estoico bancó todo el combate y perdió por puntos. Aquella pelea fue transmitida en vivo para todo el país. Una de sus imágenes más recordadas fue cuando encendió el juego olímpico en Atlanta 1996. El fuego de Ali no se extinguirá jamás.

El periodista de Telemundo, Alberto Kesman, fanático del boxeo, señala que falleció “el más grande de la historia”. Él mismo decía soy el más grande, y además agregaba, vuelo como una mariposa en el ring, pero pico como una avispa”, y es una realidad, nadie bailó en el ring como lo hizo él.

Quizás una de las peleas épicas fue en 1974 con George Foreman, a quien esperó durante toda la contienda hasta el séptimo round en la esquina, golpeando efectivamente y en el octavo round logró derribarlo y lo noqueó. Fue épica, como la pelea con Bonavena, los dos con mucha conversación previa y al final el vencimiento de Ali. El recuerdo de ese enfrentamiento con Evangelista, que era un chiquilín y Ali lo arropó, no lo lastimó y el uruguayo aguantó hasta el último momento.

Quedó en la historia el deseo de haberlo enfrentado a Rocky Marciano. Las edades no pudieron hacerlo posible, Rocky era del ’50 y Ali del ’60, aunque lo hicieron por computadora y ganó Marciano. Nunca nadie va a saber quién habría ganado. Para mí de lo que vi, Ali era el más grande.

Fue un portavoz de la familia quien leyó una declaración en una numerosa conferencia de prensa realizada esta tarde en un hotel de Scottsdale. El funeral se realizará en la ciudad natal del boxeador, Louisville.

El próximo jueves 9 de junio la ceremonia será privada para el entorno familiar, pero al día siguiente todo el pueblo podrá rendirle tributo en las calles de la ciudad.


Las Más Vistas