Alexis Viera: “Tenía la fe puesta en Dios y ya sabía cuál era el resultado: sé que voy a caminar”

El arquero narró cómo fue el momento en que fue baleado y cómo se está recuperando.

Así habló Alexis Viera:

Una alegría enorme estar con la familia, con el resto, porque allá estaban mis padres. Mis hermanos me fueron a visitar pero fueron una semana, y ya hoy estoy acá en mi casita, en mi país querido, con toda la gente que uno quiere y disfrutando de todo.

¿Cómo estás?

Excelente. Me siento excelente. Gracias a Dios estoy contento, disfrutando de que estoy vivo, disfrutando de que Dios me ha dado otra oportunidad para vivir y viendo la vida de otra manera. Vivo cada día feliz, no importa la condición en que esté: si estoy en una silla de ruedas o si estoy caminando, si me cuesta caminar, soy feliz.

¿Cómo fue el episodio?

Saco una plata para comprar un gimnasio, materiales para hacerlo para la escuela de arqueros. Como el tipo no tenía para la tarjeta de crédito, lo tenía roto, yo iba a sacar la plata del mismo banco y depositarla en el mismo. Pero con Andrea nos despertamos tarde ese día, yo tenía libre; fuimos al mediodía a otro centro comercial donde estaba otro banco y no podía depositar; retiro el dinero y me voy para casa tranquilo. En el banco no había nadie, habían tres, cuatro personas, fue rápido. Terminamos de comprar los útiles escolares de los niños, un día normal como cualquier otro.

Estoy llegando a casa, apago el auto, abro la puerta de atrás y cuando miro vienen dos tipos en moto. Uno se baja corriendo con el arma, apuntando ya de frente y me dice “dame la plata”. Yo la verdad que ahí quedé paralizado, pero tranquilo. “Tranquilizate que te vamos a dar todo”, así le dije. Y el tipo se le veía en los ojos la maldad y me amagaba que me iba a disparar. Yo le di todo, Andrea inconscientemente se va para golpear la puerta de la casa; él sale corriendo atrás de ella y yo sin pensar salgo hacia el otro lado pidiendo auxilio y cuando escucho un grito, regreso porque digo “me mataron a Andrea”. Y cuando llego Andrea tenía sangre en la frente y fue corriendo hacia el tipo pero no para hacerle daño sino para decirle “tranquilo, te vamos a dar todo”.

El tipo se asustó, se dio media vuelta y me pegó dos tiros. Ahí quedé tirado en la puerta de la casa, consciente, con Andrea sufriendo. Gonzalo abre la puerta de la casa y me ve tirado. Esa es la imagen que más me duele: la cara de mi hijo de sufrimiento, que saliera a gritar “auxilio, mataron a mi padre”.


 

Sobre su recuperación tras el ataque, dijo:

Arranqué como un bebé. Empecé con caminador, ahora estoy dando unos pasitos. Y a medida que vaya dando el tiempo, voy a ir dando más pasos y mejorando.

Recuperaste prácticamente al 100% la pierna derecha. Vas en el mismo proceso hacia la pierna izquierda.

Sí, sí. La pierna derecha está en un 80% recuperada. Me falta fortalecer mucho más, pero tengo los movimientos. La pierna izquierda la vengo recuperando; viene más lento pero se ve mucha mejoría. La parte de la cadera, de abdominales y dorsales que uno pierde también sigo trabajando, sigo fortaleciendo, y a medida que vaya mejorando todo eso voy a ir mejorando el caminar.

Es un milagro, verdaderamente. ¿Qué te dijeron los médicos?

Es un milagro de vida, primero. Segundo, es un milagro que esté caminando porque los médicos le dijeron a mi familia que era muy difícil que yo volviera a caminar. Después a mí adentro de la clínica también, me hicieron la cabeza para estar toda una vida en silla de ruedas, y yo quería solamente una palabra de motivación. Aunque capaz que era verdad que me iba a pasar la vida en silla de ruedas, quería una esperanza del hombre. Yo buscaba la esperanza del hombre, pero tenía la esperanza de Dios, la fe puesta en Dios y ya sabía cuál era el resultado. Sé que voy a caminar, pero a veces uno cree tanto en los médicos, cree tanto en el ser humano, que se quiere aferrar a una palabra de aliento.


Las Más Vistas