Nacional derrotó 3 a 0 a Peñarol en un clásico suspendido antes de tiempo

0

Con goles de Ramos, Recoba y Romero, el tricolor se llevó un partido con final agridulce.

Foto de portada: Agustín Fernández Gabard

El Nacional de Álvaro Gutiérrez sigue en racha: con goles del juvenil Gonzalo “Nano” Ramos, un penal del “Chino” Recoba y el cierre de Santiago “Colo” Romero, el tricolor derrotó con tranquilidad a un Peñarol desordenado, sin ideas, que desperdició chance tras otra ante una defensa que no tuvo la solidez de otros partidos. En cada intento se encontró con la firmeza de las manos de Gustavo Munúa, que fue figura, pero también con la falta de puntería.

Pablo Bengoechea probó esta vez un elenco algo diferente, con la presencia del juvenil Octavio Colo, que respondió bastante bien. Sin embargo, una vez más no encontró un buen pateador de tiros libres. Solamente el “Japo” Rodríguez tuvo una clara, despejada por Munúa. Ni la entrada de Juan Manuel Olivera por el intrascendente Leyes tuvi algún efecto en el ataque carbonero.

En cambio Nacional volvió a ser tremendamente efectivo. Peñarol tuvo más llegada, pero salvo en los primeros minutos del segundo tiempo, nunca pareció que el tricolor tuviera el partido fuera de su control. Ramos abrió el marcador a los cinco minutos y pasó sin sobresaltos hasta el entretiempo. Peñarol volvió del descanso con energía renovada y puso a trabajar a Munúa y a la zaga, que despejó un gol en la línea. Hasta que algunos problemas en la tribuna Ámsterdam y una piedra que golpeó al golero de Nacional detuvieron el juego durante seis minutos.

El equipo de la Blanqueada aprovechó la pausa y volvió a tomar las riendas, hasta que el “Chino” Recoba -que había entrado por Ramos- le puso un pase magistral a Iván Alonso en carrera. El arquero Pablo Migliore tapó el remate del delantero, pero le dejó la valla descubierta a Sebastián Fernández, que remató al vacío. Joe Bizera metió la mano para evitar la segunda caída del arco mirasol y regaló su propia expulsión y un penal que convirtió Recoba con su clase habitual.

Cuando todavía podía esperarse una reacción de los dirigidos por Bengoechea, de Pena desbordó y metió un centro preciso para la llegada del “Colo” Romero. Tercero y partido liquidado. Con el carbonero con diez jugadores y Nacional envalentonado, quizá habría llegado un gol más, pero de nuevo los hinchas de la tribuna Ámsterdam saltaron al talud y sobrepasaron el control de la policía, que admitió al cuarto árbitro que no podían darles garantía de seguridad. Informado del asunto, el juez Jonathan Fuentes, debutante en clásicos, suspendió el juego. Un final triste para un partido entretenido que dejó claro en qué tiene que trabajar mucho tanto Bengoechea como el entrenador bolsilludo Álvaro Gutiérrez.

La segunda etapa se disputa el martes 20 de enero. A las 19:50 el tercer y cuarto puesto entre Peñarol y Nacional de Asunción, y a las 22:00 la final entre Sportivo Luqueño y Nacional.