Noche de Super Bowl: diccionario para entender el fútbol americano, qué se sabe del show del entretiempo y el foco que apunta a Taylor Swift

El partido tiene una duración de 60 minutos de juego efectivo, dividido en cuatro periodos de 15 minutos cada uno. El medio tiempo también dura 15 minutos, pero en el Super Bowl es de 30 minutos para el show musical.

El Super Bowl es el partido más importante de la NFL, enfrenta a los mejores equipos de la temporada para definir al campeón de la liga. Este domingo a las 20:30 Kansas City Chiefs y San Francisco 49ers protagonizarán la edición LVIII de este juego. A continuación presentamos una guía básica para entender este deporte y disfrutar del duelo por el título.

La NFL consta de 32 equipos, 16 conforman la Conferencia Americana (AFC) y 16 la Conferencia Nacional (NFC). En la temporada 2023 los Chiefs se coronaron en la AFC y los 49ers en la NFC.

El fútbol americano se juega sobre un campo de 120 yardas de largo (cerca de 110 metros) y 53.3 de ancho (cerca de 49 metros). El terreno está dividido en dos. Las últimas 10 yardas de cada mitad, pintadas con un color distinto al campo, corresponden a la zona de anotación.

A partir de la yarda uno, fuera de ésta zona, en cada mitad del terreno se pinta de blanco cada 10 yardas la progresión numérica 10, 20, 30, 40, hasta la yarda 50 que establece el medio campo.

En cada extremo del terreno hay una estructura tubular en forma de 'Y' en la que sus postes superiores tienen una separación de 18.5 pies (5.64 metros) por la que los pateadores deben pasar el ovoide para sumar puntos.

El partido tiene una duración de 60 minutos de juego efectivo, dividido en cuatro periodos de 15 minutos cada uno. El medio tiempo también dura 15 minutos, pero en el Super Bowl es de 30 minutos para el show musical.

Un juego de fútbol americano se puede extender a tres horas o más debido a que el reloj se detiene por varias situaciones como una infracción (castigo), revisión de jugadas polémicas y si en los últimos minutos del segundo y último periodo, un jugador que lleva el balón abandona el campo o hay un pase incompleto.

Cada equipo cuenta con una plantilla de 53 jugadores que se dividen por su función; ofensiva, defensiva y equipos especiales.

El objetivo del juego es que los 11 jugadores de la ofensiva lleven el ovoide a la zona de anotación contraria, algo que buscarán impedir los 11 elementos de la defensiva.

La ofensiva tiene cuatro oportunidades para avanzar al menos 10 yardas y así conseguir cuatro nuevas oportunidades, a esto se le llama 'primero y 10'. En caso de no conseguirlo, en la cuarta oportunidad el equipo entregará el balón con una patada para que el rival tenga su oportunidad.

Los puntos en un partido de fútbol americano se consiguen de varias maneras. Si un jugador lleva el balón a la zona de anotación con una carrera o atrapa un pase dentro de ella conseguirá seis puntos, a esto se le llama anotación o 'touchdown'.

Luego de este 'touchdown' el equipo tiene la opción de marcar un punto extra si su pateador pasa el balón entre la 'Y' que está al final de la zona de anotación. Obtendrá dos puntos si en vez de patear decide llevar de nuevo el ovoide a la zona de anotación.

Otra forma de sumar es mediante un 'gol de campo', que vale tres puntos; es una patada que el equipo intentará desde una zona del terreno en la que confíe que su pateador tiene la fuerza para pasar el balón por el centro de la 'Y'. La patada más larga en la historia de la NFL es de 63 yardas.

A quién mirar

Los focos en el fútbol americano recaen en los mariscales de campo o 'quarterbacks', quienes lanzan la pelota. El duelo será entre Patrick Mahomes de Kansas City y Brock Purdy de los San Francisco. El primero ya tiene un hueco entre las leyendas del fútbol americano y va en busca de su tercer título (su segundo consecutivo). Purdy tuvo un asombroso ascenso desde ser 'Mr. Irrelevant' en 2022 (el último jugador escogido en el draft) a ser una figura de la NFL y su historia ha cautivado a Estados Unidos.

Otro jugador a tener en cuenta es Christian McCaffrey, un corredor de los San Francisco que fue elegido como el mejor jugador ofensivo del año. En el equipo rival se destacan Travis Kelce y Isiah Pacheco, de ascendencia puertorriqueña.

Taylor Swift y el entretiempo

Más allá del partido, millones de personas sintonizan el encuentro -es el evento con más espectadores cada año en Estados Unidos- por lo extra deportivo: el show del entretiempo y los esperados y millonarios comerciales llenos de figuras.

En el estadio estará Taylor Swift, pero no para encargarse del show del entretiempo, sino para acompañar desde un palco de lujo a su pareja, el mencionado Kelce.

La cantante estadounidense aterrizó este sábado en Los Ángeles, disuadiendo las dudas de sus fanáticos sobre si llegaría a tiempo a Estados Unidos para asistir al Super Bowl. La artista ya se encuentra en suelo estadounidense, tras haber volado desde Tokio, donde dio un concierto como parte de su gira Eras Tour y podría llegar a tiempo a Las Vegas, que será la sede de la final del fútbol americano.

Es tanto el furor que la relación de la artista con el atleta ha causado en redes sociales, que la embajada de Japón en EE.UU. emitió un comunicado la semana pasada calmando a los fanáticos, asegurándoles que Swift llegaría a tiempo al Super Bowl si salía de Tokio tras dar su concierto.

El show del entretiempo estará a cargo de Usher, estrella del rhythm and blues (R&B).

"Hice este momento para compartirlo con el mundo, para todos hablen de mi show en Las Vegas. Ofreceré lo mejor ante más de 60.000 personas en el estadio y con suerte golpearé a otros millones de personas que lo verán alrededor del mundo", afirmó el intérprete de 'Yeah!', en conferencia de prensa.

Usher se presentó ante los medios de comunicación en la conferencia previa en la que compartió que el tiempo efectivo de su actuación será de 13 de los 30 minutos de los que se compone el intermedio.

"Ha sido realmente complicado tratar de planear y resumir en 13 minutos 30 años, ha sido difícil escoger las canciones correctas, la coreografía, el set perfecto durante 13 minutos en los que trataré de plasmar mi pasado y celebrar mi presente y hacia dónde voy en el futuro", explicó.

Usher admitió que tendrá algunos invitados junto a los que actuará, aunque no reveló sus nombres.

Las entradas para el Super Bowl LVIII son los más caras de la historia. Se venden hasta en 12.121 dólares en el mercado regular y hasta en 44.000 dólares en la reventa.

El costo por un anuncio de 30 segundos en televisión para este Super Bowl es de siete millones de dólares.

Con información de EFE


Las Más Vistas