Análisis de Laura Raffo: las claves del ajuste fiscal – Teledoce.com

Análisis de Laura Raffo: las claves del ajuste fiscal

Supone un aumento de US$500 millones en la recaudación de la DGI, la misma cifra que Ancap perdió en 2014 y 2015.

El gobierno anunció una serie de medidas fiscales en la tarde de este lunes, y la analista económica de Telemundo Laura Raffo presentó un análisis al respecto.

“El gobierno en definitiva admitió que tiene que hacer un ajuste, que la plata no alcanza”, dijo Raffo. “No es poco decir esto en Uruguay: nuestro país es uno de los que tiene mayor peso impositivo en toda América Latina”. Uruguay es el cuarto de todo el continente cuando se mide el peso tributario contra la producción.

El 50% de lo que recauda la Dirección General Impositiva es por el IVA, que es un impuesto indirecto o regresivo: todos lo pagan por igual sin importar el salario o lo que sea. El segundo impuesto que más contribuye a las arcas de la DGI es el IRPF, que pagan todos los trabajadores que ganan más de $23.000 y contribuye en un 15% del total de la recaudación. El 13% lo aporta el IRAE, que es un impuesto a las ganancias de las empresas; el 11% lo contribuye el Imesi, que es el que se paga si se compra nafta (supone el 50% del total), cigarrillos, alcohol o automotores; el 7% lo aporta el impuesto al patrimonio, el 2% el IASS y el 4% otros.

El ajuste del gobierno supone un aumento del IRPF. Hay 900.000 uruguayos que ganan menos de $30.000, por lo que no entran dentro de estos aumentos. El propio gobierno lo señaló, lo que también supone admitir que una gran porción de la población gana por debajo de esa cifra. Solo un 10% de esos 900.000 pagan IRPF, y lo seguirán pagando en las mismas cantidades. Hay 275.000 personas que ganan entre $30.000 y $60.000, quienes verán un aumento del 3% en sus contribuciones; hay 100.000 que pagan entre $60.000 y $120.000 y verán un aumento de 4%, y hay 32.000 personas que ganan más de $120.000 y que verán un aumento idéntico.

Estos aumentos se deben a que el gobierno estaba gastando a un ritmo doblemente superior a lo que estaba creciendo verdaderamente la economía. Es el punto cúlmine, ya que a principios de año hubo aumentos de las tarifas públicas y no bajaron los combustibles pese a que en el mundo había bajado radicalmente el precio del petróleo, además del ajuste que había habido a fin de año en el IRAE. Todo esto apunta a mejorar el déficit fiscal en unos US$500.000.000.

“Para poner un poco en perspectiva esta cifra: US$500 millones es lo mismo que perdió Ancap en 2014 y 2015 sumados; eso es lo que hay que mejorar las cuentas públicas con este ajuste”, explicó Raffo. “Realmente queda la sensación de que en épocas de bonanza se podría haber ahorrado para hoy capear el temporal”.


Las Más Vistas