La recaudación impositiva se estancó en el primer trimestre de 2019 – Teledoce.com

La recaudación impositiva se estancó en el primer trimestre de 2019

Laura Raffo analizó la evolución de la recaudación de la Dirección General Impositiva en medio de un economía estancada.

Se conocieron los últimos datos de recaudación de impuestos y se confirma un estancamiento en la economía.

Cuando la economía empieza a funcionar de manera más lenta, con menor consumo, menos gasto, la DGI es la primera en enterarse por que la mayor parte de nuestros impuestos gravan el consumo.

De hecho, ya sobre fines del año pasado empezó a notarse una caída en la recaudación del IVA. Repasemos cómo es la estructura tributaria en Uruguay.

El 45 % de todo lo que ingresa a las arcas de DGI proviene de la recaudación de IVA, que todos pagamos al comprar bienes y servicios. Algunos bienes como los autos, la nafta, las bebidas alcohólicas o el tabaco están gravados además con el IMESI, que representa el 10 %. Hasta acá los impuestos al consumo.

Luego tenemos los impuestos a la renta: gravan la ganancia de las empresas IRAE (15 %), y los ingresos de las personas que cobran salarios y jubilaciones (21 %). Unos 450.000 uruguayos pagan IRPF.

¿Y por qué lado está cayendo la recaudación?

Está cayendo por el lado de los impuestos al consumo. La recaudación de IVA cayó en febrero y se recuperó en marzo pero en el primer trimestre estuvo estancada. Recordemos que, según la Cámara Nacional de Comercio, las ventas están siendo menores en casi todos los rubros.

Y del lado del IMESI hubo una fuerte baja de 5 % en el trimestre, sobre todo debido a la caída en la venta de automóviles cero kilómetro. Esto conjuga en una baja de 0,6 % en los impuestos al consumo que no logra ser compensada por la suba de 4,2 % en los impuestos a la renta.

La recaudación de estos impuestos puede verse afectada por el crecimiento del desempleo y por la menor ganancia de las empresas. Y esta caída de la recaudación obviamente complica el déficit fiscal que ya está en niveles de preocupación.

Sin duda, esta es una alerta importante porque en los últimos años la diferencia entre lo que el estado recauda y lo que el estado gasta viene creciendo. De hecho, aún en momentos en que la recaudación subía, el gasto crecía por encima de esta suba.

Así fue evolucionando el déficit fiscal.

En 2011 era menor al 1 % del PBI, pero el deterioro fue creciendo hasta llegar a 4,5 % del PBI en febrero de este año.

Esta situación preocupa sobre todo al tratarse de un año electoral, dado que históricamente en este tipo de años el gasto tiende a subir.

Esto significa que el próximo gobierno se encontrará con una situación fiscal complicada que ya ha sido advertida por las calificadoras de deuda y por el FMI. Sin duda tendrán que tomarse medidas que no son sencillas. Para empezar el 50 % del gasto publico se va en pagar sueldos y jubilaciones y otro 30 % en transferencias.

Será un gran desafío poder recortar el gasto y no apelar a aumentos de impuestos.


Las Más Vistas