Esta semana el presidente Donald Trump volvió a arremeter contra China y anunció que le aplicará nuevos aranceles – Teledoce.com

Esta semana el presidente Donald Trump volvió a arremeter contra China y anunció que le aplicará nuevos aranceles

¿Cuáles pueden ser sus consecuencias? El análisis económico de Laura Raffo.

Las dos economías más grandes del mundo, EE.UU. y China, estaban en tregua desde hace cuatro meses con negociaciones y charlas para generar un acuerdo.

Pero el domingo Donald Trump, temperamental, tuiteó que aumentaría los aranceles a bienes chinos porque ese país estaba dando marcha atrás en las negociaciones.

Siguió alertando acerca del déficit comercial que tiene EE.UU. con China y dijo que parte de los buenos resultados económicos del país se deben al cobro de aranceles, así que estaría dispuesto a aumentarlos.

El déficit comercial de Estados Unidos con China fue de $ 419 mil millones en 2018.

Las mayores categorías de importaciones de Estados Unidos desde China fueron computadoras y accesorios, teléfonos celulares y ropa y calzado. Muchas de estas importaciones provienen de fabricantes de EE. UU. Que envían materias primas a China para un montaje de bajo costo.

Las mayores importaciones de China desde Estados Unidos son aviones comerciales, soja y automóviles. En 2018, China canceló sus importaciones de soja después de que el presidente Trump inició una guerra comercial. Impuso aranceles a las exportaciones chinas de acero y otros bienes.

Esto muestra por qué Trump tiene ese afán de cerrar un acuerdo comercial con China y mejorar este balance. Supuestamente las conversaciones continuarían esta semana pero el ambiente de negociación está  muy enrarecido.

Una guerra comercial tiene impactos en el comercio y la economía mundial.

¿Cuáles son las principales “armas” que se utilizan en estas guerras?

“Básicamente, hay dos: la principal son los aranceles, que son impuestos a las importaciones, y las cuotas de importaciones, que son límites a la cantidad de determinados productos que se puede importar”, más de un 90 de los productos que se verán perjudicados por los aranceles estadounidense están hechos de productos intermedios o bienes de capital: es decir, son productos que se necesitan para hacer otro tipo de productos.

Y esto significa que los aranceles podrían impactar en otros bienes, no necesariamente comercializados exclusivamente en EE.UU. El resultado más directo es el aumento de los precios: los consumidores tendrán que pagar más por el mismo producto.

Como resultado, las empresas estadounidenses que importan artículos de China enfrentarían costos potencialmente más altos. Los aranceles son un impuesto que las empresas, no los países, pagan sobre los bienes importados, las materias primas, las piezas y los productos terminados.

Las compañías que enfrentan costos más altos por las importaciones a menudo las transfieren a los consumidores en forma de precios más altos. Al mismo tiempo, el costo de los bienes que las exportaciones de Estados Unidos en el extranjero pueden aumentar.

 

 


Las Más Vistas