La necesidad de una reforma en la seguridad social – Teledoce.com

La necesidad de una reforma en la seguridad social

La Población Económicamente Pasiva en Uruguay está aumentando y puede sobrepasar a la cantidad de económicamente activos, complicando el pago de jubilaciones. ¿Qué se puede hacer?

El reloj de arena se dio vuelta. La necesidad de una reforma en la seguridad social ya no solo es advertida por especialistas en el tema sino que de a poco, y apalancada por el caso “cincuentones”, se hace lugar en la agenda política.

Atrás quedó la época en que Uruguay era considerado un pionero en América Latina en ese asunto, allá por los años ‘60.

¿Pero qué hay que reformar y cómo impactará en las personas?

Algunas opciones son: incrementar los aportes que realizan trabajadores y patrones (hoy el 30 % de su salario se va en aportes), extender la edad de retiro a más de 60 años, exigir más de 30 años de trabajo; o introducir la idea de semi-retiro. Esto es, que mañana la permitan jubilarse de forma parcial, lo que implica trabajar medio horario a cambio de una jubilación menor.

Tocar solo uno de estos aspectos puede poner en riesgo el sistema en su conjunto, por lo que la ecuación tiene que considerar varios factores y en especial los incentivos que lo motiven a usted a trabajar más años.

Lo único que no está en riesgo es el aumento en el monto de las jubilaciones, porque así lo establece la Constitución. Pero contrario a aliviarnos esto tiene que preocuparnos, porque así como están las cosas no habría modo de que el sistema se autofinancie.

La seguridad social representa uno de los elementos con mayor peso del presupuesto nacional y el país enfrenta un problema: su población pasiva va en aumento.

Uruguay, después de Cuba, es el país con población más envejecida en América Latina, no solo porque los uruguayos viven más años, sino porque nacen menos personas.

¿Escucharon hablar del bono demográfico? Se refiere a que hoy la población que trabaja es mayor a la que está jubilada, pero esa relación va en franco deterioro. La fecha de caducidad es 2030, aunque según proyecciones del BPS el sistema no colapsaría hasta el 2050.


Las Más Vistas