La situación del desempleo y el panorama de los salarios

0

Uruguay vive un pico de desempleo por falta de creación de empleo, elemento que condiciona la negociación salarial.

El desempleo alcanzó un nuevo máximo: 9,3 % en febrero 2018, la cifra más alta en la última década.

Ya lo han dicho analistas y autoridades: la generación de empleo es una luz amarilla en el tablero. ¿Qué dicen los nuevos datos del mercado laboral? Primero, que no se generan nuevos puestos laborales, pero además, que la gente no está saliendo a buscar empleo.

Germán Deagosto, economista de la consultora CPA Ferrere lo explicó de la siguiente manera:

“Hay una conjugación de cosas, por un lado un desempleo que aumenta y que convive con la destrucción de empleo y una tasa de actividad que se mantuvo estable. Hasta hace unos meses eso era al revés: el desempleo no subía más porque había gente que abandonaba la búsqueda en el mercado laboral”.

Estos datos, aislados, sorprenden. Anulando el efecto “electrocardiograma”, miramos la tendencia del indicador. La gráfica muestra que la generación de empleo viene en caída desde 2014.

Desde entonces se han destruido unos 40.000 puestos laborales. ¿Cuáles han sido los sectores más afectados?

 

Ahora, una economía como la uruguaya donde uno de los motores de crecimiento ha sido el consumo, ¿qué horizonte tiene con un empleo en caída, que implica menos plata en el bolsillo y menos posibilidad de compra?

“El consumo ha sido uno de los motores principales del crecimiento, pero es un consumo particular porque gana más relación con el tipo de cambio está más bajo que con el mercado laboral. Si la situación de precios relativos cambia porque el tipo de cambio empieza a subir ya ese consumo se pierde y te quedas con un mercado laboral que no te va a apoyar”, explicó Germán Deagosto.

Y como si esto fuera poco, ya empiezan a delinearse las negociaciones por los Consejos de Salarios. El Gobierno asentó las pautas de ajuste por inflación dependiendo del dinamismo del sector, después se conoció un dato de inflación y ahora un dato de desempleo que no son buenas noticias para el PIT-CNT.

Esto dijo el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira:

“No creo que Uruguay tenga un problema de salarios altos. Si el propio Instituto Cuesta Duarte denuncia que hay 400.000 trabajadores ganando $16.000, hay que pensar si las familias tienen la posibilidad de vivir dignamente. Construir justicia social implica tocar a los que tienen más”.

Un tema sensible el de los salarios, que crecieron por encima de la inflación y que en términos nominales crecieron por encima de las pautas acordadas en 2015.