Bolsonaro finalmente autorizó el envío de militares para combatir los incendios en la Amazonia

El presidente brasileño advirtió que el problema ambiental no puede ser un pretexto para permitirse las sanciones internacionales.

En medio de protestas en varias ciudades de Brasil y otros países en defensa del “pulmón del planeta”, el presidente estadounidense, Donald Trump, ofreció ayuda a su aliado Bolsonaro para luchar contra el fuego, como ya hicieron varios países sudamericanos y europeos.

Finalmente por decreto, el mandatario ultraderechista autorizó durante un mes el envío de tropas “para acciones preventivas y represivas contra delitos ambientales” y para combatir los “focos de incendio” en la Amazonía, incluso en áreas indígenas, a condición de que “sea solicitado por el gobernador” del estado.

Por la noche, Bolsonaro advirtió en cadena nacional que su gobierno tendrá “tolerancia cero” con los delitos ambientales.

En un principio el gobierno brasileño atribuyó el aumento de los incendios -un 85% más en lo que va del año respecto al mismo periodo de 2018- a la temporada seca, y Bolsonaro insinuó que las ONG eran responsables de propagarlos, lo que desató una oleada de críticas a nivel mundial en su contra.

Brasil se encuentra en temporada seca, cuando los incendios son frecuentes, aunque especialistas coinciden en que no se trata de un año de sequía intensa y que el fuerte incremento de los focos se debe a la deforestación.

Porto Velho, limítrofe con Bolivia amaneció cubierta por una fina capa de humo rojiza. Espesas columnas de humo se alzaban sobre los densos bosques de este estado occidental, donde las llamas de varios incendios eran visibles a lo largo de kilómetros.

En su discuso, Bolsonaro advirtió que los incendios “no pueden servir de pretexto para posibles sanciones internacionales”, después de que Francia e Irlanda amenazaran con no ratificar el acuerdo de la Unión Europea con el Mercosur y de que Finlandia dijera que propondrá la prohibición de las importaciones de carne de res brasileña al bloque.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha sido el mandatario más crítico con Bolsonaro. El jueves llamó a sus pares del G7 a discutir “de emergencia” el tema y este viernes lo acusó de haberle mentido sobre sus compromisos climáticos.

En respuesta, Bolsonaro le echó en cara haber divulgado el jueves en Twitter “fotos del siglo pasado [para ilustrar los incendios] para potenciar el odio contra Brasil por mera vanidad”.


Las Más Vistas