Cientos de venezolanos atravesaron las barreras de seguridad ubicadas en la frontera para cruzar hacia Colombia

Por su parte, el gobierno de Colombia responsabilizó a Maduro por los riesgos de colapso del puente debido al sobrepeso generado por los contenedores y el tránsito de personas.

Cientos de venezolanos saltaron las barricadas que impiden el paso hacia Colombia, en una masiva muestra de su desespero ante el cierre fronterizo impuesto por el gobierno de Nicolás Maduro el 22 de febrero.

Una multitud se lanzó sobre los contenedores que bloquean el puente limítrofe Simón Bolívar ante la crecida del río Táchira, que les cerró el paso por las trochas o rutas ilegales, según observaron reporteros de la AFP en la zona.

Entre los venezolanos podía verse a mujeres desgonzadas en brazos de hombres, y a personas abriéndose paso con maletas al hombro. Durante el día la gente se aglomeró sobre el puente que conecta con la ciudad colombiana de Cúcuta, en el departamento de Norte de Santander.

“La pasada del puente está terrible porque se aglomera la gente y los guardias no dejan pasar como debe ser (…) entonces la gente se empuja, se cae y es un desastre terrible”, dijo a la AFP Fanny Carvajal, una de las venezolanas que pudo cruzar.

Por su parte, el gobierno de Colombia responsabilizó a Maduro por los riesgos de colapso del puente debido al sobrepeso generado por los contenedores y el tránsito de personas.

La autoridad migratoria aseguró en un comunicado que la restricción del lado venezolano “lo único que hace es incentivar la irregularidad”, motivando a los venezolanos a “lanzarse a las trochas (pasos ilegales)” donde “no solo son víctimas de sobornos por parte de la Guardia Nacional Bolivariana, sino que ahora, además, exponen su vida frente a las torrentosas aguas del Río Táchira”.

Antes del cierre fronterizo, un promedio de 30.000 personas pasaban a diario por el Simón Bolívar, según cálculos de migración.

Junto con ese paso está clausurado el cruce por los puentes Francisco de Paula Santander, La Unión y Tienditas. La medida fue impuesta por el gobierno de Maduro ante el fallido intento del líder opositor Juan Guaidó, reconocido por más de cincuenta países como presidente interino de Venezuela, de ingresar cargamentos de ayuda esencial a su país.

El envío de asistencia fue considerado por el gobierno de Maduro como el preludio para una invasión militar orquestada por Washington.

Colombia asegura tener sus fronteras abiertas desde el 27 de febrero y culpa a Maduro de que los migrantes acudan a las peligrosas trochas, como se conoce a los pasos ilegales, custodiadas por grupos armados o contrabandistas.

Miles de venezolanos y colombianos que estudian, trabajan o se abastecen en el otro país se han visto afectados por el cierre.

Venezuela, que rompió relaciones con Colombia, está inmersa en una severa crisis económica y política agravada en las últimas semanas por una serie de apagones.


Las Más Vistas