El Parlamento británico debatió si vetar la entrada de Donald Trump al Reino Unido

Una petición popular juntó más de medio millón de firmas y forzó a los legisladores a la discusión, en la que hubo consenso en criticar al candidato a la presidencia de EE.UU.

Desde que anunció su candidatura a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano que el billonario Donald Trump está sacudiendo el ambiente político en su país, a caballo de un discurso directo y en muchos casos ofensivo. Sus propuestas incluyen construir un muro en la frontera con México -y hacer que el país azteca pague su construcción- y vetar la entrada de todos los musulmanes para evitar ataques terroristas. Y ahora, la mesa se le dio vuelta: el Parlamento británico debatió este lunes si declararlo persona no grata y vetar su entrada al Reino Unido.

Este debate surgió tras la reunión de casi 600.000 firmas por parte de una petición popular para vetar su entrada a las islas británicas, lo que fue impulsado por las declaraciones del propio Trump en su campaña electoral. Según las leyes británicas, cualquier petición popular que supere las 100.000 firmas debe ser debatida por los parlamentarios.

El parlamentario laborista (el partido de tendencia socialista) Paul Flynn sostuvo que se debe admirar las contribuciones estadounidenses a la democracia, pero que se deben criticar a algunos de sus ciudadanos. Dijo, sin embargo, que vetar su entrada al país no haría otra cosa que darle popularidad entre sus seguidores.

Tras el debate, no hubo votación, ya que solo la ministra del Interior podría decidir prohibirle la entrada, cosa que no sucederá ya que el primer ministro David Cameron manifestó oponerse a su visión y aun así se negó a considerarlo persona no grata. Lo que sí sucedió en la discusión fue un gran número de calificativos negativos que los miembros del parlamento utilizaron para referirse a Trump: de acuerdo con el diario The Guardian, se lo trató de racista demagogo, “un hombre venenoso, corrosivo” y un bufón, mientras que se lo atacó por su visión sobre los musulmanes, las mujeres, el calentamiento global y otros temas.

Hubo algunos miembros del Parlamento que se mostraron a favor del veto, en particular los descendientes de inmigrantes y los integrantes del Partido Nacional Escocés. Por ejemplo, la laborista Tulio Siddiq afirmó: “Pongo la raya de la libertad de expresión cuando en realidad invita a la ideología violenta, que es lo que siento que está pasando”. Sin embargo, la mayoría se expresaron de manera negativa y estuvieron de acuerdo con la visión de Flynn de que tomar esa decisión sería contraproducente y terminaría jugando a favor del billonario Trump.


Las Más Vistas