Emocionado, Obama anunció medidas para un mayor control de la venta de armas en EE.UU.

"Y las excusas constantes para la inacción ya no sirven, ya no son suficientes", dijo el presidente norteamericano.

Así habló Barack Obama en su anuncio de medidas ejecutivas para un mayor control de la venta de armas en Estados Unidos:

Los Estados Unidos de América no es el único país sobre la Tierra con personas violentas o peligrosas, no tenemos una mayor tendencia a la violencia. Pero somos el único país avanzado que ve este tipo de violencia masiva que emerge con esta frecuencia. No ocurre en otros países avanzados. Ni de cerca. Y como lo he dicho antes, por alguna razón nos desensibilizamos y empezamos a pensar “esto es normal”.

Como dijo el Dr. [Martin Luther] King: “Tenemos que sentir la gran urgencia del ahora”. Porque la gente está muriendo. Y las excusas constantes para la inacción ya no sirven, ya no son suficientes. Por eso estamos aquí: no para debatir el último tiroteo masivo, sino para prevenir el próximo.


 

Obama se quebró mientras hablaba de los tiroteos en que han muerto niños, en particular mientras hacía referencia a los niños de primer año muertos en la masacre de Sandy Hook en 2012 y a “cada familia que nunca pensó que iba a perder la vida de su ser querido por un disparo”. Agregó: “Cada vez que pienso en esos niños, me enoja”. Obama estaba flanqueado por familiares de víctimas de violencia con armas, y por activistas por el control de estas últimas.

“El lobby de armas tiene al Congreso de rehén”, dijo el presidente, “pero no pueden tener a Estados Unidos de rehén. El Congreso tiene que actuar. La gente de este cuarto no va a descansar hasta que el Congreso lo haga”. Por este motivo, dijo que está tomando toda las acciones que puede tomar sin el respaldo del Poder Legislativo: se hará más específica la ley vigente para mejorar los chequeos previos a la compra de armas, y se dispondrá de más oficiales para que se realicen más investigaciones al respecto; también impulsará que se persigan más los casos de violencia doméstica y ordenará que se rastreen mejor las armas perdidas.

El tema es muy divisivo en el espectro político estadounidense, con el Partido Republicano -en que están involucradas organizaciones con mucho poder, como la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés)- tendiente a mantener las normas como están para respetar la Segunda Enmienda de la Constitución. Esta prevé que los ciudadanos tengan derecho a portar armas, ya que en 1791 -cuando se aprobó- se consideraba importante que existiera una “milicia bien regulada, necesaria para la seguridad de un Estado libre”. El Partido Republicano controla el Congreso.

Desde la NRA se acusó a Obama, según informó el New York Times, de quedarse en la “retórica política” y realizar afirmaciones desprovistas de hechos que las respalden, en lugar de lograr “soluciones significativas”. El vocero del Congreso, el republicano Paul Ryan, criticó al presidente por no respetar el derecho a la posesión legal de armas.


Las Más Vistas