En Venezuela, el Gobierno impidió el paso de una marcha de gremios del sector público que pretendía llegar hasta el palacio presidencial en Caracas

La protesta era para denunciar el deterioro de las condiciones de trabajo y exigir mejoras salariales en el marco de un conflicto laboral que dura ya 53 días.

Más de cien efectivos de la Policía Nacional Bolivariana y algunos militares armados con escopetas de gases lacrimógenos cerraron este jueves las vías de acceso al Hospital de Niños J.M. de Los Ríos, donde trabajadores de la salud, enfermeras y médicos, tenían previsto concentrarse antes de marchar hasta la sede del Ejecutivo para hacer sus reclamos.

La movilización nunca salió de la cuadra donde se ubicó el punto de partida porque los policías antimotines frustraron los intentos. La protesta fue auspiciada por el Frente Amplio Venezuela Libre, que agrupa a partidos opositores y organizaciones de variada índole, y se esperaba que trabajadores del sector eléctrico, de telecomunicaciones, docentes y de otros gremios también se sumaran, aunque finalmente no lo hicieron.

Dialma Rosa, enfermera: “Queremos llegar a Miraflores, que el presidente nos escuche, que tome en cuenta a todos, porque a los militares si les suben el sueldo, los militares ganan bien donde están, tienen beneficios, nosotros no tenemos beneficios.”

Mónica Arangure, enfermera: “Carecemos de comida, señores, es lo más importante. No tenemos para comprar carne, no tenemos para comprar un pollo, ni huevos, ni harina pan, ni azúcar, ni arroz.”

La escasez de insumos y material quirúrgico en los hospitales sobrepasa el 90 %, según la Federación Médica, mientras que la de medicamentos ronda el 85 % y es casi total en fármacos para enfermedades crónicas como cáncer o VIH.

Tras dos horas de espera, un funcionario de la vicepresidencia, Miguel Carvallo, llegó para recibir un documento de los manifestantes quienes prometieron seguir protestando.


Las Más Vistas