Exjefe político de ETA, Josu Ternera, llega a Fiscalía de París tras su arresto: será condenado a ocho años de cárcel por terrorismo

Ternera, de 68 años, fue detenido el jueves en la localidad de Sallanches, en los Alpes franceses, tras más de 16 años prófugo de la Justicia española.

El ex jefe político de ETA José Antonio Urruticoetxea Bengoetxea, más conocido como Josu Ternera, fue trasladado este viernes a la fiscalía de París, donde se le notificará el mandato de arresto emitido en su contra, indicó a la AFP la fiscalía francesa.

Ternera, de 68 años, fue detenido el jueves en la localidad de Sallanches, en los Alpes franceses, tras más de 16 años prófugo de la justicia española.

Fue arrestado al ejecutarse un mandato vinculado con su condena en 2017 a ocho años de cárcel por el tribunal correccional de París por participación “en una asociación terrorista”.

Tras comparecer ante la fiscalía de París, un juez deberá decidir sobre una eventual encarcelación, indicó la fiscalía.

Como Ternera fue condenado en ausencia, puede pedir un nuevo juicio. Caso contrario, la pena será ejecutada.

Líder entre finales de 1970 y finales de 1980 de la organización separatista vasca armada, disuelta hace un año, a Ternera se le consideró el ideólogo de la estrategia del terror emprendida en los años 1980.

Según el ministerio del Interior español, era “el militante de la organización terrorista ETA más buscado por los servicios policiales tanto españoles como franceses”.

Desde 2002 Ternera estaba fugitivo de la justicia española, que lo vincula con un atentado con bomba en 1987 en un cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza que mató a 11 personas, entre ellos cinco niños.

Muy influyente dentro de la organización, se le atribuye la adopción de la estrategia de atentados con coches bombas en los años 1980, los más mortíferos en la historia de ETA, con la que querían forzar a negociar al gobierno español.

Fundada en 1959 bajo la dictadura de Francisco Franco, ETA protagonizó mas de 40 años de violencia por la independencia del País Vasco y Navarra que dejaron al menos 853 víctimas mortales.

Acorralada por la presión policial en España y Francia, en octubre de 2011 anunció el fin de la lucha armada y se acabó disolviendo en mayo de 2018.

Fue Ternera quien puso voz a la “declaración final” que cerró la historia de la banda.

(AF?)


Las Más Vistas