Finalmente desembarcaron en el puerto italiano de Lampedusa los 83 migrantes que seguían a bordo del "Open Arms"

Así se puso fin a una agonía de 20 días, luego de la orden de la Fiscalía italiana de incautar temporalmente el barco humanitario.

El barco atracó en el puerto de Lampedusa en torno a la medianoche y los inmigrantes entonaron el "Bella Ciao", momentos antes de poder pisar tierra y ser identificados por la policía local,
La Justicia italiana ordenó el desembarco inmediato y la incautación del barco español ante el estado de "máxima urgencia" que se vivía a bordo.

El fiscal de Agrigento (Sicilia), del que depende Lampedusa, Luigi Patronaggio, había subido a bordo de la nave española acompañado de varios médicos para verificar el estado de los migrantes y la situación que reinaba a bordo, descrita por la tripulación como desesperada.

En su decisión, el fiscal se acogió al artículo 328 del Código Penal, que castiga con entre seis meses y dos años de prisión al funcionario público que haya omitido su deber que, "por razones de justicia o de seguridad pública, o de orden público o de higiene y salud, debe ser cumplido sin retraso".

La investigación no cita nombres pero a nadie se le escapa que mateo Salvini y su intransigencia de no abrir los puertos a las ONG es el responsable de la situación.

Esta Fiscalía investigaba un presunto delito de secuestro de personas para determinar por qué no pudieron desembarcar los migrantes en Italia a pesar de que un tribunal tumbó la semana pasada orden del ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, de que el barco no entrara en aguas territoriales italianas.


Las Más Vistas