Fuego fuera de control consumió 300.000 hectáreas de bosque en Canadá

Las autoridades no lo pueden contener y los daños son potencialmente mucho peores.

Desde hace días que los bosques de Alberta en Canadá son consumidos por un fuego fuera de control, aliado con el viento, una sequía y temperaturas altas. Las autoridades luchan contra las llamas intentando que no se expandan hasta la provincia vecina de Saskatchewan, pero están desbordadas.

Ralph Goodale, ministro de Seguridad Pública del gobierno canadiense, declaró que el fuego sigue siendo muy peligroso. “Su extensión es inasumible, la situación sigue siendo muy peligrosa”, dijo.

En menos de una semana, el fuego ha quemado unas 300.000 hectáreas, una superficie que se podría duplicar en las próximas horas. Las llamas no solo han devorado grandes extensiones de bosque y han obligado a huir a habitantes de pueblos y ciudades, sino que han afectado severamente a la industria petrolera. Casi todas las compañías que operan en las arenas vituminosas, el principal pilar de la economía de la región, han ralentizado o paralizado por completo su actividad.


Las Más Vistas