Gaza vivió otra jornada de protestas luego de la masacre causada por el ejército de Israel

0

Al menos 60 palestinos murieron y más de 2.000 resultaron heridos.

Cientos de palestinos comenzaron a manifestarse en distintos puntos de los territorios palestinos para conmemorar el 70º aniversario de la “Nakba”, día en el que se conmemora el inicio del éxodo palestino por la creación del estado de Israel.

Mientras tanto, los quirófanos y los cirujanos trabajan sin pausa en Gaza. Desde la guerra de 2014 no se había visto en el hospital central de la Franja una situación similar. Y ni siquiera entonces se produjeron tantos heridos en un mismo día.

Los médicos del hospital de Shifa, el más importante de la capital de la Franja, llevan más de 24 horas sin dormir. No paran de operar y atender a los cientos de heridos en las protestas de ayer en la frontera por el traslado de la Embajada estadounidense a Jerusalén, en las que murieron 60 palestinos abatidos a tiros por el ejército israelí y otros 2.400 resultaron heridos.

Y como el de Shifa, los centros médicos de la Franja están completamente desbordados. Los funerales y entierros se suceden por estas horas en territorio palestino.

El más emotivo, el de la bebé de ocho meses Laila al Gandor, muerta por la asfixia producida por los gases lacrimógenos lanzados por el Ejército israelí.

A las protestas de ayer acudieron familias enteras, atendiendo al llamado de Hamás, padres, madres, ancianos y niños. Algunos se ubicaron en el frente de las protestas frente a la línea divisoria.

Sin embargo, en el caso de Laila, su madre de 18 años estaba junto a un grupo de personas a un kilómetro de distancia de la línea fronteriza, cerca de carpas instaladas por los organizadores.

El gas lacrimógeno se extendió hasta esa zona, lanzado por medios de largo alcance.

Además de la bebé, al menos otros cinco niños murieron en la represión de las protestas, según denunció la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas.