Hay nueve causas judiciales abiertas contra el expresidente Lula da Silva – Teledoce.com

Hay nueve causas judiciales abiertas contra el expresidente Lula da Silva

Siete de estas causas están en juicio y dos en fase de denuncia.

La causa por la que compareció Lula da Silva este miércoles en Porto Alegre, y refiere a un apartamento ubicado en las afueras de San Paulo.

Lula está acusado de recibir un tríplex en un balneario de San Paulo para beneficiar a la constructora OAS con obras en la estatal Petrobras cuando aún era presidente de Brasil. El soborno fue valuado en unos 750.000 dólares.

Ya hubo condena en primera instancia a nueve años y medio de prisión, apelada ante un tribunal superior, y este miércoles la apelación fue denegada de manera unánime. Además, se extendió la condena a doce años.

Otra causa tiene que ver con el Instituto Lula. En este caso se lo acusa de negociar con Odebrecht un millonario soborno para comprar un terreno para erigir el instituto que divulga su legado.

La transferencia no se concretó, pero la Fiscalía afirma que el delito se consumó con la mera aceptación del soborno.

El tercer caso se lo conoce como la residencia de Atibaia.

En este expediente se acusa al expresidente de recibir sobornos de Odebrecht y OAS para reformar una hacienda en Atibaia (San Paulo), que la fiscalía afirma es del ex mandatario, a cambio de contratos con Petrobras.

El cuarto caso es el de los aviones de combate. Se lo acusa de lavado de dinero y tráfico de influencias en la compra del Estado brasileño de aviones suecos gripen por 5.000 millones de dólares durante la presidencia de Dilma Rousseff.

Según la denuncia, Lula recibió una millonaria coima a través de una empresa de su hijo Luis Claudio.

El quinto juicio tiene que ver con la obstrucción a la Justicia, al supuestamente participar en un plan para comprar el silencio del exdirectivo de Petrobras Nestor Cerveró, involucrado en el fraude a la petrolera estatal.

La Fiscalía pidió archivar la causa por falta de pruebas.

Se lo acusa también de tráfico de influencias, corrupción pasiva, lavado de dinero en el favorecimiento de la empresa Odebrecht por parte del Banco Nacional de Desarrollo.

También se lo enjuicia por corrupción pasiva en la denuncia que sostiene que recibió dinero para prorrogar beneficios tributarios a automotrices.

Hay un octavo caso donde involucra a toda la cúpula del Partido de los Trabajadores, señalando que se trata de una organización delictiva que cometió crímenes de cártel, corrupción y lavado de dinero.

Por último se lo acusa de intentar obstruir a la Justicia al articular junto con la expresidenta Dilma Rousseff su nominación como ministro jefe de la Casa Civil para dotarse de fuero privilegiado y escapar a la investigación de la primera instancia de Sérgio Moro.


Las Más Vistas