Invierno pone en riesgo a refugiados en Europa mientras crece clamor por un cierre de fronteras

La política de puertas abiertas de Angela Merkel en Alemania está siendo cuestionada.

El invierno helado amenaza la salud de miles de niños refugiados que se encuentran en algún punto de la ruta de los Balcanes, y la ONU dio la voz de alarma ante la llegada inminente de un frente gélido que se mantendrá por unas dos semanas.

“En Siria no teníamos que pensar mucho en el tiempo”, declaró un refugiado a Euronews. “Los niños la están pasando mal. Además, han soportado un camino muy largo”.

También hay perspectivas complicadas para los refugiados en el frente político. Un ministro alemán pidió a la canciller Angela Merkel que prepare un cierre de fronteras, da lo que el titular de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, respondió que no solucionaría el problema que el país tiene con los refugiados. Durante las fiestas, cientos de denuncias por acoso sexual fueron presentadas en el país germano, relacionadas con supuestos ataques a manos de refugiados.

La política de puertas abiertas de Merkel ha generado tensiones incluso entre sus correligionarios. Joachim Herrmann, ministro del Interior de Baviera. “Nadie está hablando de un cierre total, por supuesto que el tráfico económico continuará”, declaró a la prensa.

Un informe de Médicos Sin Fronteras consideró que el cierre forzaría a los refugiados a entrar al continente europeo de forma ilegal.


Las Más Vistas