Irán restó importancia al ataque atribuido a Israel y lo comparó con un juego de "niños"

Ambas partes parecen querer calmar la situación y no enrocarse en estas hostilidades derivadas de la guerra de Gaza.

Irán restó importancia al ataque del viernes atribuido a Israel, comparándolo con un juego de "niños", y ambas partes parecen querer calmar la situación y no enrocarse en estas hostilidades derivadas de la guerra de Gaza.

"Lo ocurrido la pasada noche no fue un ataque. Fue un vuelo de dos o tres cuadrirrotores, como los juguetes con los que se divierten nuestros niños en Irán", ironizó el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Amir Abdollahian, en NBC News.

"Mientras no haya nuevas aventuras del régimen israelí contra intereses iraníes, no responderemos", aclaró en la entrevista, difundida el viernes a última hora.

Varias explosiones sacudieron este viernes el centro de Irán en posible ataque de represalia de Israel

Ese día, medios estatales iraníes reportaron explosiones cerca de una base militar de la zona de Isfahán, en el centro del país, debidas al derribo "exitoso" de pequeños drones por el sistema de defensa antiaérea.

Medios norteamericanos afirmaron, citando a altos funcionarios, que Israel había respondido así a Teherán en represalia por el ataque con misiles y drones del pasado 13 de abril.

Según el Washington Post, que citó a un responsable israelí bajo condición de anonimato, el ataque buscaba demostrar a Irán que Israel es capaz de alcanzar el interior de su territorio.

Un alto cargo del Congreso estadounidense que no quiso ser citado confirmó a la AFP que Israel había atacado Irán.

Las explosiones suscitaron una oleada de llamamientos internacionales a la calma, en una región bajo tensión desde el 7 de octubre por la guerra de Gaza entre Israel y el movimiento islamista palestino Hamás, que cuenta con el apoyo de Teherán.

El ejército israelí prosiguió el sábado sus bombardeos en el asediado territorio palestino, donde 2,4 millones de personas están en riesgo de hambruna, según la ONU.

También abatió a diez "terroristas" y detuvo a ocho durante una incursión en el campamento de Nur Shams, en Cisjordania ocupada, donde la violencia se ha intensificado desde el inicio de la guerra.

Haniyeh en Turquía

El conflicto en Gaza empezó tras el ataque de Hamás en el sur de Israel el 7 de octubre, en el que los combatientes islamistas mataron a unas 1.170 personas y secuestraron a otras 250, según un recuento de la AFP con base en datos oficiales israelíes.

En respuesta, Israel prometió "aniquilar" Hamás, que considera una organización terrorista al igual que la Unión Europea y Estados Unidos, y lanzó una ofensiva aérea y terrestre en la Franja de Gaza.

La operación militar ya dejó 34.049 muertos, según el Ministerio de Salud del estrecho territorio, gobernado por el grupo islamista desde 2007.

El jefe de Hamás, Ismail Haniyeh, se reunió en Turquía con el presidente Recep Tayyip Erdogan, cuando Catar afirma querer "reexaminar" su papel de mediador en el conflicto.

"Es vital que los palestinos actúen con unidad en este proceso. La respuesta más fuerte a Israel y el camino hacia la victoria pasan por la unidad y la integridad", declaró Erdogan, según un comunicado de la Presidencia turca.

El ejército israelí indicó el sábado que bombardeó a "decenas de objetivos terroristas" en el norte de Gaza.

Otro ataque israelí mató a nueve miembros de una misma familia en Rafah, en el extremo sur de territorio, según la Defensa Civil. En esa localidad se encuentran hacinados millón y medio de palestinos desplazados por la guerra, según la ONU.

Incursión en Cisjordania ocupada

El presunto ataque israelí contra Irán avivó los temores de una escalada en Oriente Medio, sobre todo después de que Irán lanzara la noche del 13 de abril un ataque sin precedentes de drones y misiles contra territorio israelí, aunque la gran mayoría de proyectiles fueron interceptados.

Teherán presentó esta operación como un acto de "legítima defensa", en respuesta al bombardeo contra su consulado en Damasco el 1 de abril, en el que murieron siete Guardianes de la Revolución.

En Irak, una "explosión" nocturna en una base militar dejó al menos un muerto y ocho heridos, informaron las autoridades este sábado. Las circunstancias del incidente aún no están claras.

Y en el sur de Líbano, fronterizo con Israel, tres combatientes del movimiento proiraní Hezbolá murieron en un bombardeo israelí, indicó una fuente cercana al grupo a la AFP.

La violencia también se ha intensificado en Cisjordania, donde "las fuerzas de seguridad eliminaron a 10 terroristas durante los enfrentamientos", indicó el ejército, en una operación que se lleva a cabo "desde hace más de 40 horas".

La Autoridad Palestina, la instancia que administra parcialmente Cisjordania ocupada, informó que "reconsiderará" sus relaciones con Estados Unidos, tras el veto de Washington a la admisión de Palestina como miembro pleno de la ONU.

AFP


Las Más Vistas