Luego de mucha discusión, el Parlamento griego aprobó reformas

El primer ministro Alexis Tsipras convenció a la oposición y, con el respaldo de las autoridades europeas, se encamina a destrabar la crisis.

Ya en la madrugada del sábado, el Parlamento griego trabajó a contrarreloj para llegar a un acuerdo sobre el plan de reformas que permitirá al país salir de la crisis, o por lo menos encaminarse en ese sentido. Y parece haberlo conseguido. Con un principio de visto bueno del Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), todo indica hacia una salida airosa de Grecia de una crisis que hizo tambalear a todo el viejo continente.

El jueves, el primer ministro Alexis Tsipras fue forzado por las autoridades del FMI y la Unión Europea a presentar una oferta de reformas internas, para poder pedir así un tercer rescate que impida el colapso financiero y la posible salida del euro de Grecia. La oferta de Tsipras fue muy similar a la que el pueblo del país balcánico -liderado por el propio Tsipras- rechazó el domingo pasado en un referéndum, por lo que se esperaba que fuera difícil para él convencer a la oposición y a su propia coalición de gobierno. Sin embargo, el primer ministro obtuvo el respaldo de la oposición moderada y tuvo menos rechazo de lo que se esperaba dentro de su propio partido, el izquierdista radical Syriza.

La decisión, declaró Tsipras según el diario El País de Madrid, era “entre una propuesta mala y otra catastrófica”: la salida de la Unión Europea. A pesar de que la noticia no cayó bien en la sociedad griega que ya había rechazado la propuesta de manera democrática (se popularizó el hashtag #ExplainNoToTsipras -explíquenle el “no” a Tsipras-), el primer mandatario consideró que era la única salida posible. El presidente francés François Hollande respaldó el programa presentado por el gobierno griego y lo calificó como “serio y creíble”.

La gente en Grecia tiene miedo de que los bancos se queden sin dinero o que reabran tras el feriado bancario con menos dinero del que tenía si la Unión Europea fuerza a Atenas a que se quede con un porcentaje de los depósitos bancarios para ayudar a pagar la deuda astronómica del país., algo que le sucedió a Chipre en 2013.


Las Más Vistas