Más de 4.000 obreros de la industria automotriz fueron suspendidos en Argentina esta semana

La situación crítica en la industria encendió una luz de alarma en el país vecino.

Unos 4.350 obreros de la industria automotriz fueron suspendidos esta semana en Argentina, en medio de la crítica situación por la caída de las ventas a Brasil y por exceso de stocks, informó el martes una fuente sindical.

“El total comprende unos 1.900 trabajadores de la fábrica Fiat y unos 500 en la fábrica de camiones Iveco, además de unos 350 obreros de un sector de Volkswagen suspendidos todos los lunes hasta fin de año”, dijo a la AFP el portavoz gremial Leonardo Almada, de la provincia de Córdoba (centro), donde están instaladas numerosas plantas automotrices. Otros 1.600 operarios de la automotriz Renault tampoco trabajan esta semana, a raíz de una “parada técnica”, explicó.

El lunes la fábrica de camiones Iveco anunció la suspensión hasta el 18 de julio de los 500 operarios debido “al exceso de stock”, por la caída de las ventas a Brasil. La medida solo afecta a la planta de Iveco y no al resto de las subsidarias del Grupo Fiat, que integra el Grupo CNH Industrial, que además de camiones fabrica tractores, cosechadoras, colectivos y motores, señaló la empresa.

En el caso de Fiat, “el problema viene de larga data. Vienen trabajando tres o dos días por semana y la planta estuvo cerrada la primera semana de julio”, precisó Almada.

La empresa Volkswagen en tanto suspendió a 350 operarios el lunes, de la planta MQ200, que fabrica cajas de velocidades para exportar a Brasil. “Los suspendidos cobran 75% de su salario. Las empresas ofrecen retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas”, contó Almada.

La producción de autos de Argentina cayó 14% en el primer semestre en forma interanual. Sólo en junio la caída fue de 19,8% en igual período de medición. En tanto, las exportaciones del sector se desplomaron 30,9% en los primeros seis meses de 2016 en forma interanual, de acuerdo a datos de la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA).

“El problema no es solamente la caída de Brasil. En el frente interno, hay políticas desacertadas como algunos aumentos en los autos más baratos”, advirtió el sindicalista.

El gobierno informó que la economía sufrió una caída de 0,7% en el primer trimestre, comparada con el último trimestre de 2015. La inflación en los últimos 12 meses ronda el 44%, según estadísticas oficiales.

Almada advirtió que “durante años, el motor de las ventas fueron los autos chicos, cuyo precio aumentó 50% a principio de año y eso se nota”. Según el sindicalista, el vehículo más vendido en el primer semestre fue la camioneta Toyota. Cuesta unos 54.000 dólares. La compran productores agrícolas, beneficiados por la quita de impuestos a las exportaciones desde la asunción del presidente Mauricio Macri en diciembre pasado.

AFP


Las Más Vistas