Michelle Bachelet termina su mandato y empieza el gobierno de Sebastián Piñera

Este domingo será el acto de asunción a la presidencia de Chile.

El segundo mandato de Michelle Bachelet llegará a su fin el domingo con la entrega, por segunda vez, de la banda presidencial a Sebastián Piñera, un empresario  conservador que recibirá la economía en pleno crecimiento.

Bachelet legará a su sucesor una batería de reformas -algunas inconclusas o en pleno trámite de aprobación- con las que intentó borrar los cimientos instalados por la dictadura de Augusto Pinochet (entre 1973-1990) y dotar a Chile de una mayor red de protección social.

Primera mujer en asumir la Presidencia de Chile, en 2006, deja su segundo gobierno con una popularidad en torno al 30 %, muy lejos del 80 % con el que se fue en su primera administración, en medio de opiniones divididas sobre el alcance de sus reformas.

Piñera, volverá a tomar el poder tras un primer gobierno, entre 2010 y 2014, con un congreso dividido -con la irrupción de la izquierda radical- y la presión de movimientos sociales dispuestos a profundizar las reformas que Bachelet dejó inconclusas.

Si Bachelet lidió con la promesa de otorgar gratuidad en la educación superior, Piñera deberá administrar una ley educativa que ya aseguró estudios gratuitos para 300.000 estudiantes, muy lejos de ser universal.

Además, el sur de Chile mantiene un foco de tensión constante tras las reivindicaciones de tierras por parte de grupos indígenas mapuche. El discurso de Piñera hace pensar que incrementará la presión pues cree que detrás de la serie de ataques se encuentran grupos terroristas.

En frente, los líderes mapuches prometen llevar al estado chileno a instancias internacionales por supuestas violaciones de sus derechos y persecución política.

En lo social, Piñera deberá abordar la agenda inconclusa de derechos civiles y de género que puso en marcha Bachelet.

Esta semana la presidenta trató de dar un empujón más y dejar amarrado el proyecto de ley de identidad de género, aprovechando el entusiasmo provocado en el país por el óscar que obtuvo la película chilena “una mujer fantástica”, protagonizada por la actriz transgénero Daniela Vega.

Pero será el gobierno de Piñera el que tendrá la misión de transformar en ley este proyecto que establece el derecho a rectificar el nombre y el sexo en el registro civil.

Otro frente del gobierno y del nuevo congreso será acordar una ley de migración que ponga reglas claras para regular la oleada migratoria que vive el país.


Las Más Vistas