Miles de personas se volvieron a manifestar en Jerusalén: acusaron a Netanyahu de "traidor" y pidieron "elecciones ya" en Israel

Actualmente, el jefe de gobierno, sometido a fuerte presión internacional, proclama su intención de llevar a cabo una operación terrestre en Rafah, en el sur de Gaza, en su implacable campaña para derrotar al movimiento islamista Hamás.

Miles de israelíes, entre ellos numerosos familiares de rehenes secuestrados en Gaza, volvieron a exigir este martes en Jerusalén la renuncia del primer ministro ultranacionalista Benjamin Netanyahu, a quien acusan de haber "traicionado" la confianza popular.

"Usted está en campaña contra mí, contra las familias de los rehenes, se ha puesto en contra de nosotros. Usted nos llama 'traidores' cuando usted es el traidor, un traidor a su pueblo, a sus electores, al Estado de Israel", proclamó micrófono en mano una de las manifestantes, Einav Zangauker.

Su hijo, Matan, es uno de los rehenes en manos de Hamás desde la letal incursión de milicianos islamistas en el sur de Israel, el 7 de octubre, que desencadenó la guerra en la Franja de Gaza.

Ejército israelí se retiró del hospital de Shifa en Gaza tras dos semanas de ataques; "quedó totalmente fuera de servicio", dijo el director del centro

"Usted tiene la responsabilidad del 7 de octubre de todas las formas posibles, usted es un obstáculo a un acuerdo sobre los rehenes, usted no nos deja opción, tiene que irse. Y nosotros seguiremos persiguiéndolo y usted no tendrá días ni noches mientras mi hijo Matan no tenga días ni noches", prosiguió la oradora, en esta cuarta protesta desde el sábado frente a la Knéset, el parlamento israelí.

El exprimer ministro laborista Ehud Barak llamó en el acto a celebrar "elecciones ya", una posibilidad que Netanyahu, quien durante mucho tiempo se presentó como el único dirigente capaz de garantizar la seguridad de Israel, descarta hasta ahora de plano.

Actualmente, el jefe de gobierno, sometido a fuerte presión internacional, proclama su intención de llevar a cabo una operación terrestre en Rafah, en el sur de Gaza, en su implacable campaña para derrotar al movimiento islamista Hamás, cuya letal incursión el Israel el 7 de octubre desencadenó la guerra.

Hamás pidió "disculpas" a la población de Gaza por las consecuencias de la guerra, pero reiteró que busca "la victoria y la libertad"

Barak consideró que Israel no puede esperar el cumplimiento de esos objetivos antes de la convocatoria a elecciones. "La entrada en Rafah se producirá dentro de unas semanas, pero la eliminación de Hamás dentro de algunos meses y hasta entonces todos los rehenes volverán en ataúdes", declaró.

Consideró además que "Hamás puede ser aplastado incluso si la liberación de los rehenes implica un cese el fuego". La guerra estalló el 7 de octubre cuando los milicianos islamistas mataron a 1.160 personas, la mayoría civiles, en el sur de Israel, según un recuento con base a datos israelíes.

Los comandos también tomaron unos 250 rehenes. Alrededor de 130 continúan en Gaza, de los que 34 habrían fallecido, según Israel.

En represalia, Israel lanzó una ofensiva para "aniquilar" a Hamás, que ha provocado hasta ahora 32.916 muertos, en su gran mayoría civiles, según el último balance del Ministerio de Salud del gobierno de Hamás en Gaza.

Multitudinaria manifestación en Israel en contra del primer ministro por su gestión de la guerra en Gaza y en reclamo de elecciones anticipadas


Las Más Vistas