Ministro brasileño pidió licencia por una grabación telefónica que lo incrimina

En la conversación, que el jerarca calificó de "manipulación malintencionada", dice que la destitución de Dilma podría detener las investigaciones del caso Petrobras.

El ministro de Planificación del gobierno interino de Brasil, Romero Jucá, pidió licencia de su cargo luego de que se revelara la grabación de una conversación telefónica en la que aseguró que la destitución de Dilma Rousseff detendría las investigaciones judiciales en el caso Petrobras, en el que está involucrado.

Esa conversación la habría tenido cuando era senador, antes de que se confirmara el proceso de juicio político contra la presidenta suspendida. Calificó a la divulgación del material de “manipulación malintencionada” y dijo que se aparta del cargo para no manchar al gobierno.

En la grabación, con otro legislador también investigado, se habló de mantener una estructura para proteger a los acusados, “porque si alguien habla no va a quedar piedra sobre piedra”. Esto se debe a que la causa comenzó con una delación premiada, es decir una reducción de la condena por corrupción a cambio de dar información y ayudar a la Justicia.

Según el diario, Jucá dijo que tenía poca gente en el Supremo Tribunal de Justicia, y que el relator que lleva adelante la operación Lava Jato, Teori Zavascki, es una persona inaccesible y cerrada.


Las Más Vistas