Naciones Unidas alertó por el aumento de los casos de trata de personas en zonas de conflicto – Teledoce.com

Naciones Unidas alertó por el aumento de los casos de trata de personas en zonas de conflicto

En un informe documentaron más de 24 mil casos en 142 países.

Se le llama la esclavitud del siglo XXI. Según la ONU el fenómeno sigue creciendo porque grupos armados en zonas de conflicto utilizan con más frecuencia la trata de personas para financiarse y atraer nuevos reclutas, con la promesa, por ejemplo, de recompensarles con mujeres como esclavas sexuales.

El Informe Global sobre Trata de Personas 2018, difundido en Viena, analiza unos 24.000 casos documentados en 2016 en 142 países, y la explotación sexual (59 %) sigue siendo el delito más frecuente seguido por el trabajo forzado (34 %).

Estas cifras de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) son solo la punta del iceberg, ya que muchas de las víctimas no son detectadas y no todos los Estados cuentan con los mecanismos para perseguir este delito.

Según el estudio, más del 70 % de las víctimas globales de trata son mujeres.Los hombres representan el 21 % de las víctimas documentadas y los niños, el 7 %.

Mientras que la mayoría de las víctimas de explotación sexual son femeninas, los hombres conforman el mayor grupo en los casos de trabajos forzados.

Si bien la forma más conocida de trata es la explotación sexual, miles de víctimas también trabajan en condiciones de esclavitud en tareas domésticas o en sectores como la minería y la pesca o, incluso, son utilizadas para la mendicidad infantil o la extracción de órganos.

La trata consiste en trasladar y retener a una persona mediante la fuerza o la coerción, con el fin de explotarla sexual o laboralmente.

La mayor parte de los casos son detectados en los países de origen de las víctimas, pero los Estados ricos suelen ser destinos frecuentes de personas que caen en la trata transnacional después de ser engañadas por redes delictivas que ofrecen trabajos falsos.

Las bandas delictivas se benefician de la situación de vulnerabilidad de las víctimas, lo que se agudiza en las zonas de conflicto debido al desmoronamiento del Estado, el desplazamiento de la población, la fragmentación familiar y la necesidad de bienes básicos.

La ONUDD no ofrece datos sobre el número de víctimas totales en zonas de guerra, pero afirma que milicias y grupos criminales han tratado de explotar a la población desplazada por los conflictos de Siria, Irak y Afganistán, así como la minoría rohinyá en Birmania.


Las Más Vistas