Recibieron al expresidente Evo Morales en condición de asilado y recibirá estatus de refugiado

La nueva presidencia argentina no reconoce al gobierno de transición de Jeanine Áñez en Bolivia, al tiempo que Morales no podrá hacer declaraciones políticas como refugiado.

Evo Morales se trasladó a Argentina donde entró en calidad de asilado político. Llegó al aeropuerto internacional de Ezeiza poco antes de las 11 de la mañana y solicitó de inmediato la condición de refugiado, que en el vecino país concede el Ministerio del Interior.

Según explicó el nuevo canciller Felipe Solá, ese estatus que está reglamentado, implica entre otras cosas que Morales se compromete a no realizar declaraciones políticas mientras permanezca en Argentina. El expresidente boliviano se expresó a través de la red Twitter, donde agradeció a México y Argentina por su apoyo y solidaridad. Dijo que seguirá luchando por los más humildes y para unir a la Patria Grande.

Morales renunció el 10 de noviembre luego de perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y en medio de una convulsión social, tras un proceso electoral considerado fraudulento por la misión de observación de la OEA. Primero se exilió en México, junto a su exvicepresidente Álvaro García Linera, el excanciller Diego Pary, la exministra de Salud Gabriela Montaño y el exembajador de Bolivia ante la OEA José Alberto Gonzales.

Todos viajaron ahora a Buenos Aires, donde ya están instalados los dos hijos de Morales, desde el 23 de noviembre. La nueva presidencia argentina no reconoce al gobierno de transición de Jeanine Áñez en Bolivia, que adelantó este mismo jueves que espera que Argentina cumpla rigurosamente con las normas del asilo y que Morales no realice actividades políticas públicas.

Mientras tanto, en su primer jornada de trabajo, el nuevo gobierno argentino anunció conversaciones con el FMI, con quien necesita renegociar las condiciones del pago de la deuda contraída. El ministro de Economía Martin Guzmán, dijo que el nuevo gobierno ya ha tenido acercamientos con el organismo.

“Como les decía, ya hemos tenido conversaciones con el FMI y hay un reconocimiento del fracaso del programa (económico) anterior. Ahora lo que sigue es entender la necesidad de transitar hacia un programa distinto que es el que nosotros estamos implementando”, dijo el nuevo ministro de Economía argentino, Martín Guzmán.

Argentina tiene desde 2018 un acuerdo de ajuste fiscal con el organismo multilateral, que otorgó un crédito por 57.000 millones de dólares, de los cuales ha desembolsado ya unos 44.000 millones.


Las Más Vistas