Representantes de todos los partidos festejaron el principio del fin del embargo a Cuba

Sanguinetti, Abreu y Lorier aplaudieron la decisión.

Julio María Sanguinetti era presidente del Uruguay durante la visita de Fidel Castro al país, que provocó un enfriamiento de la relación oriental con Estados Unidos. En aquella instancia, Castro -que recibió las llaves de Montevideo- había calificado al embargo de “acto genocida”. Sanguinetti se mostró alegre por el anuncio, si bien afirmó que es apenas el comienzo de un proceso:

Es levantar uno de los últimos vestigios de la Guerra Fría que quedaban allí pendientes. De modo que esto no puede ser sino mirado con beneplácito. Creo que es una buena cosa, del mismo modo que la política norteamericana de embargo históricamente solo sirvió para consolidar aún más la situación dictatorial de Cuba. Los regímenes cerrados se abren abriendo ventanas y abriendo puertas. Así pasó con Europa del Este: el descongelamiento empezó con la visita del papa Juan Pablo II a Polonia. Es decir, la apertura es lo único que genera aperturas, valga la reiteración. De modo que esto lo celebramos con alegría, y también diría que es el comienzo de un proceso, y no un final.

El secretario general del Partido Comunista Eduardo Lorier calificó el hecho como un “triunfo de la paz”:

Es un día de enorme alegría, porque además están los patriotas cubanos que estaban  detenidos desde hace quince años y también van a ser liberados, y uno se pone en el lugar de las familias y se pone en el lugar del pueblo cubano, y ve esto como un gran triunfo de todos aquellos que en el mundo desde distintos ángulos buscamos que las discrepancias, las contradicciones entre países con regímenes político-sociales se diriman pacíficamente. La coexistencia pacífica. La paz. Yo creo que hay un gran triunfador hoy, que es la paz.

Sergio Abreu, excanciller y actual senador, celebró el restablecimiento de relaciones como “una excelente noticia”:

Nosotros siempre hemos sostenido que el bloqueo a Cuba es una medida contraria al derecho internacional. No solo es a Cuba sino también a cualquier bloqueo que se plantee, como se plantea también en el protocolo de Unasur respecto de la cláusula democrática. Creo que esto tiene que ser un elemento para que el derecho internacional rija, para que los pueblos no sufran las decisiones de los gobiernos, para que la libertad de comercio se restablezca, y para que esto sea un ejemplo de cómo deben respetarse los derechos del principio internacional.

Foto de Lorier: Presidencia


Las Más Vistas