Temer defiende en la ONU la democracia de Brasil y felicita la paz en Colombia

Barack Obama dio su último discurso como presidente de Estados Unidos ante la ONU y pidió apoyo sostenido a la diplomacia en Siria.

El nuevo presidente brasileño, el conservador Michel Temer, se estrenó en la ONU este martes en Nueva York defendiendo la democracia en su país y felicitando a los colombianos por el acuerdo de paz.

En su discurso en el arranque de la Asamblea General de la ONU, Temer afirmó que el juicio político que sacó del poder a su antecesora Dilma Rousseff y lo llevó al poder “transcurrió dentro del más absoluto orden constitucional”.

La destitución de la presidenta demostró al mundo que “no hay democracia ni estado de derecho en el que las normas no se apliquen por igual a todos, inclusive a los más poderosos”.

Respecto a Siria, cuyo conflicto ha dominado las conversaciones, Temer dijo que “es urgente alcanzar una solución política” y pidió a las partes del conflicto que aseguren el acceso humanitario a la población civil.

“La guerra en Siria sigue siendo fuente de enorme sufrimiento y las mujeres y los niños son sus principales víctimas”, detalló.

Temer se refirió en particular a su par colombiano, Juan Manuel Santos, a quien felicitó por llegar a un acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC.

“El acuerdo reciente entre Colombia y las FARC nos permite ver el fin del último conflicto armado de nuestro continente y por ello quiero felicitar al presidente Juan Manuel Santos y a todos los colombianos”, dijo el presidente.

“Brasil está muy dispuesto a contribuir a la paz en Colombia”, añadió el presidente.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo también el martes en el discurso de apertura de la 71ª Asamblea General que la ONU “apoyará al pueblo colombiano en cada paso que dé” y viajará el lunes para asistir a la firma del acuerdo en Cartagena.

El gobierno de Colombia y las FARC sellaron el 24 de agosto un importante acuerdo para poner fin a un conflicto armado que desangró al país durante cinco décadas, con unos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,8 millones de desplazados.

Ese acuerdo deberá ser ratificado o rechazado en un plebiscito que se realizará el 2 de octubre. De acuerdo con los últimos sondeos, un 55,4% de los colombianos apoyaría la aprobación del acuerdo de paz.

Mientras tanto el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, formuló este martes en la Asamblea General de la ONU un dramático llamado a la comunidad internacional a continuar la “difícil tarea” de la diplomacia para poner punto final a la violencia en Siria.

“En un lugar como Siria no se puede alcanzar una victoria militar, y tenemos que continuar con la difícil tarea de la diplomacia que se propone interrumpir la violencia y hacer llegar ayuda a aquellos que la necesitan”, expresó el mandatario.

El discurso de Obama tuvo lugar poco después que cancilleres de 23 países realizaran una reunión de urgencia en un hotel de Nueva York para tratar de mantener de pié el endeble cese del fuego negociado por Estados Unidos y Rusia y que duró escasamente una semana en Siria.

Sin embargo, en su pronunciamiento Obama no ahorró críticas a Moscú, su principal asociado para hallar una salida a la tragedia siria.

De acuerdo con Obama, Rusia busca recuperar “su gloria pasada por la fuerza”, y ello pone presión en las relaciones internacionales.

“Si Rusia continúa interfiriendo en los asuntos internos de sus vecinos, eso podrá ser popular en su país. Podrá impulsar fervor nacionalista por algún tiempo. Pero con el paso del tiempo, también va a disminuir su estatura y hacer que sus fronteras sean menos seguras”, dijo Obama.

El presidente estadounidense también pidió a la comunidad internacional que fortalezca sus esfuerzos en favor de los millones de refugiados.

“Juntos tenemos que abrir nuestros corazones y haber más para ayudar refugiados que están desesperados por un techo”, dijo Obama.

La comunidad internacional, añadió, debe recibir de brazos abiertos las declaraciones de intención en ayudar. “Pero tenemos que ir a fondo, aún cuando las políticas sean difíciles. (…) Debemos imaginarnos como sería con nuestra familia, con nuestros hijos”, acotó.

Obama también pidió poner en práctica el acuerdo de París sobre el clima lo antes posible, para señalar que “si no actuamos enérgicamente, tendremos emigraciones masivas y ciudades sumergidas y naciones desplazadas y reservas de alimentos diezmados”.

Sin embargo, Obama formuló un alerta ante el fortalecimiento de lo que denominó el “burdo populismo”, tanto en Estados Unidos como alrededor del mundo.

“Mientras estos problemas han sido descuidados, las visiones alternativas del mundo han estado abriéndose paso”, dijo en mensaje a la Asamblea General de la ONU.


Las Más Vistas