“Tirá esa basura por la ventana” y “Llevátelo y no lo traigas nunca más”: el diálogo de los pilotos que trasladaron a Lula da Silva

Desde Brasil, Martín Sarthou cubre todas las repercusiones del procesamiento del expresidente.

Una conversación entre la torre de control y los pilotos que trasladaban a Lula da Silva desde San Pablo hasta Curitiba, donde finalmente quedó detenido, se filtró a los medios brasileños y encendió la polémica.

El audio es de la noche del sábado, cuando el piloto del avión de la Policía Federal de Brasil pidió permiso para despegar desde el aeropuerto de Congonhas de San Pablo con el ex presidente a bordo.

La respuesta fue contundente: “Llevalo y no lo traigas nunca más”, le dice presuntamente un controlador de vuelo de la Fuerza Aérea. Ante la sorpresa por la respuesta, el piloto replicó: “Vamos a respetar nuestro trabajo, hablemos de lo necesario”. Sin embargo, la advertencia no fue suficiente. “Yo respeto… pero tirá esa basura por la ventana”, agregó la torre de control.

Acto seguido, la voz de una mujer se sumó al diálogo y advirtió que la conversación estaba siendo grabada y que podría ser usada en su contra. Aunque el diálogo volvió rápidamente a tomar el tono formal de la ocasión, la noticia generó revuelo en el país vecino, sobre todo porque la Fuerza Aérea confirmó luego la veracidad de las grabaciones, pero no informó las identidades de los responsables del audio.

La FAB aseguró que las frecuencias para comunicaciones aeronáuticas son “abiertas” y, como fueron usadas de un “modo inadecuado por algunos usuarios” que no se identificaron, no tiene cómo saber quiénes fueron los responsables.

“Tira esa basura por la ventana” y “Llevátelo y no lo traigas nunca más”. Son dos frases, aparentemente dirigidas al piloto que el sábado trasladó al expresidente Lula da Silva al lugar de su detención, fueron registradas en la línea de radiofrecuencia, filtradas a la prensa brasileña y encendieron la polémica. Después de que los audios empezaran a circular en medios locales sin que quedara claro si eran o no verídicos, la Fuerza Aérea Brasileña confirmó anoche en un comunicado que sí son “verdaderos”.

En tanto, mientras cumplía el primer día de su sentencia a doce años y  un mes por corrupción y lavado de dinero, Lula da Silva envió un mensaje este domingo a sus seguidores a través de las redes sociales, grabado en san pablo antes de entregarse a la policía.

“Quiero decirles que estoy muy tranquilo. Por increíble que parezca estoy muy bien con mi conciencia, muy bien con mi vida. Lo que me hace estar bien es la tranquilidad de mi conciencia. Yo dudo que le Moro, dudo que le Dallagnol, dudo que los que dijeron todas esas mentiras contra mí, estén en la noche con la conciencia tranquila que yo acostumbro y durmiendo con el sueño que yo duermo”.

Partidos políticos y movimientos sociales de izquierda comenzaron a montar este domingo una “vigilia permanente” en las afueras de la sede de la policía federal en Curitiba. Según la Central Única de Trabajadores, el movimiento espera de decenas de caravanas de todas partes de Brasil.

El expresidente podría ser liberado rápidamente si la corte suprema modifica esta semana la norma que autoriza encarcelar a personas condenadas en segunda instancia que aún disponen de recursos judiciales. Un juez anunció que el próximo miércoles pedirá incluir en la agenda un nuevo debate que podría zanjar las divergencias internas que persisten en la corte sobre ese tema.


Las Más Vistas