Tiroteo en una discoteca LGBT de Orlando deja al menos 50 muertos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó el tiroteo como un acto de "terrorismo y odio".

El autor de la masacre este domingo en una discoteca gay en Orlando, Florida, que dejó 50 muertos, podría tener “simpatías” por el movimiento islamista según el FBI, pero su padre niega cualquier vínculo con la religión. Horas más tarde, ISIS reivindicó el ataque.

El sospechoso era, según medios estadounidenses, Omar Seddique Mateen, ciudadano estadounidense de origen afgano de 29 años, que vivía unos 200 km al sureste de Orlando, en la ciudad de Port Saint Lucie.

Antes de perpetrar el peor tiroteo de la historia de Estados Unidos, su legajo judicial estaba en blanco. Sin embargo, las autoridades investigan si el sospechoso tenía “inclinaciones” extremistas islamistas.

El FBI lo identificó pero no quiso dar detalles. El hombre murió en un intercambio de disparos con las fuerzas del orden en la discoteca.

El atacante llevaba un revólver, un rifle de asalto AR-15 y un número desconocido de cargadores.

El club Pulse, lugar de la masacre de Orlando, es uno de los sitios nocturnos más emblemáticos de la causa de las personas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) en Florida y Estados Unidos.

El establecimiento fue fundado en 2004 tras un drama familiar: la muerte en 1991 del hermano de la cofundadora y coproprietaria del lugar, a causa del Sida.

Pulse hace parte de una red comunitaria dinámica en Florida para “despertar las consciencias” sobre la homosexualidad en Estados Unidos y el mundo.

El FBI abrió una investigación por “acto de terrorismo”. Los policías buscan determinar qué llevó al hombre a entrar en el club con un fusil de asalto y un revólver la noche del Orgullo Gay en Estados Unidos.

El FBI evocó “simpatías por esta ideología particular”, en alusión al movimiento islamista.

Según fuentes policiales citadas por CNN y NBC, el sospechoso hizo una llamada al 911 poco antes de la masacre en la que expresó lealtad al grupo yihadista Estado Islámico.

Pero el padre del sospechoso, Mir Seddique, afirmó que “esto no tiene nada que ver con la religión”. Seddique explicó a la cadena NBC que su hijo se enfureció hace algún tiempo cuando vio a dos hombres besarse frente a su esposa y a su hijo.

El ataque al club Pulse coincide con el mes del Orgullo Gay en Estados Unidos, con desfiles y eventos en todo el país, incluyendo Orlando, la semana pasada.

El presidente estadounidense condenó este domingo como un “acto de terror y odio” el peor tiroteo en la historia el país, que causó la muerte de 50 personas en una discoteca gay en Florida (sur).

Obama expresó su consternación ante la “horrible masacre” y dijo que, aunque la investigación está en fase preliminar, “sabemos lo suficiente para decir que esto fue un acto de terror y de odio”.

“El FBI apropiadamente está investigando esto como un acto de terrorismo”, señaló el mandatario, al leer un breve comunicado en la Casa Blanca.

Pero Obama también llamó a no caer en desesperación, al decir que “ningún acto de terror u odio puede cambiar lo que somos”.

El mandatario ordenó el izado de banderas a media asta en todos los edificios federales en honor a los 50 muertos y 53 heridos que dejó el ataque.

Las autoridades no confirmaron oficialmente la identidad del atacante, presentado por los medios como Omar Mateen, un ciudadano estadounidense de origen afgano, de 29 años, que vivía en Florida. AFP.

 


Las Más Vistas